Mercados españoles abiertos en 7 hrs 41 min

El gráfico que muestra que el coronavirus ha convertido a Wall Street en un 'casino'

El S&P 500 (^GSPC), uno de los índices más importantes de Estados Unidos y considerado el más indicativo de la situación real del mercado bursátil, se puso esta semana en positivo en el cómputo de lo que va de año después del durísimo castigo que había recibido por el miedo del impacto del coronavirus en la economía. La subida ha sido meteórica, del 40% desde los mínimos de marzo.

A medida que el coronavirus se extendía por el mundo, las bolsas se iban desplomando a ritmos históricos. Sin embargo, tras solo tres meses, ya se están registrando máximos en Wall Street. Las acciones en Estados Unidos han subido hasta tal punto de que el índice Nasdaq (^IXIC), que recoge los valores de las compañías más importantes del sector de la industria tecnológica, acaba de marcar su nivel más alto de la historia, después de seis días de ganancias.

Unas caídas y unas subidas brutales para Wall Street en tan corto periodo de tiempo

Una de las conclusiones que podemos sacar de todo esto es que la Bolsa de Nueva York, la más seguida y con mayor negociación del mundo, la gran referencia, acostumbrada a movimientos moderados, parece haberse convertido en un ‘casino’. Para muestra sirve el interesante gráfico que han elaborado en Chartr.

En él, se pueden ver los últimos 10 mercados bajistas (se entra en uno cuando el índice S&P 500 cae más del 20% desde su máximo anterior) comparados con el de 2020. En el centro se encuentra el número 0, es decir, el momento en el que la bolsa tocó fondo; a la izquierda se puede ver la tendencia de caída y a la derecha la de subida o recuperación.

Este gráfico revela dos cosas sobre el mercado bajista de 2020: que fue simultáneamente el mayor descenso y el mayor repunte de cualquiera de los últimos 10 mercados bajistas. Los datos también nos dicen que después de llegar a su punto más bajo, el mercado de valores generalmente ha subido aproximadamente un 15% hasta este momento, pero el mercado bajista de 2020 ya está un 44%por encima de su punto más bajo.

El gráfico que muestra la locura que está viviendo Wall Street. Gráfico de Chartr.

¿Qué está pasando?

Los analistas financieros atribuyen estas subidas al alivio en las restricciones del confinamiento y a la reapertura de muchos negocios, lo que está permitiendo a miles de ciudadanos estadounidenses reincorporarse a sus puestos de trabajo.

Algunos se preguntarán si estas fuertes subidas seguirán hasta “el infinito y más allá” y si, por lo tanto, hay que invertir en bolsa. Mucho cuidado, porque en este entorno de tanta incertidumbre puede haber sustos.

Todavía hay muchas dudas que resolver y aunque los inversores se han mostrado muy optimistas en las últimas semanas también han mostrado sus dudas. El mejor ejemplo se vio este jueves 10 de junio, cuando el temor a una segunda ola de contagios en EEUU hizo retroceder a los índices de Wall Street un 7%.

No podemos olvidar que Estados Unidos lleva en recesión desde febrero, con unas características y dinámicas diferentes a las habituales por culpa de la pandemia, por lo que la recuperación total no va a ser tan rápida.

La Reserva Federal y la OCDE anticipan una recuperación larga y complicada

Porque como acaba de advertir la Fed, el panorama no es tan halagüeño ni en Estados Unidos ni en Europa. La idea de una recuperación económica rápida — o en forma de ‘V’— se aleja cada vez más.

Algunos analistas explican que el rally de estas semanas anteriores estaba soportado por los estímulos y por una sobrerreacción manifiesta al hecho de que las economías empezaban a reabrirse de manera demostrable, dejando atrás los peores datos históricos de actividad fruto de un ‘lockdown’ como no habíamos visto nunca. Y lo sabíamos todos, los que vemos desde fuera y los que forman parte en directo de esto tomando posiciones—que era lo único que se hacía en estas jornadas, tomar posiciones.

Tanto la Reserva Federal como la OCDE han descrito el panorama económico actual de forma muy sombría. El presidente de la Fed, Jay Powell, ha afirmado que no hay que dejarse engañar por las buenas cifras que están registrando los índices norteamericanos estos últimos días, puesto que las perspectivas para la economía muestran un escenario muy complicado. El PIB de Estados Unidos bajará un 6,5% este año y se prevé que la tasa de paro alcance un 9,3% a finales de 2020, una cifra inferior al 13,3% del mes de mayo, pero muy por encima de los niveles anteriores a la pandemia (el país cerró 2019 con una tasa de paro del 3,5%).

La OCDE, por su parte, prevé una caída del PIB del 14,4% para España, elevando la deuda al 129,5% este año. En caso de que se produjese un rebrote en otoño, la organización alerta que España será la más golpeada de todas las economías desarrolladas, lo que se explica por su gran dependencia del turismo y los servicios, duramente afectados por el cierre de las fronteras y las medidas de distanciamiento social. Así, también calcula que el paro llegue a situarse en torno al 20,1%, una cifra muy superior al 14,7% con el que se cerró el año anterior y que se aproxima a niveles similares a los de 2011.

No va a ser tan fácil reponerse de la inactividad de los últimos dos meses, sobre todo, teniendo en cuenta que vivimos en una sociedad globalizada e interconectada, donde unos países dependen de los otros, y donde no todos han sido castigados por la pandemia por igual ni tienen la misma capacidad de recuperación económica. Ojo con la bosa, por tanto, que sólo está para jugadores avezados y con mucha correa.

Artículos relacionados:


Laotracaradelamoneda

IDNET Noticias