Mercados españoles cerrados

EE.UU. puede asestar golpe mortal a la OMC antes de lo esperado

Bryce Baschuk

(Bloomberg) -- Un abogado estadounidense, uno de los últimos miembros restantes de un panel internacional que dictamina sobre disputas comerciales, podría renunciar en diciembre, una medida que paralizaría el sistema global de solución de conflictos.

La partida voluntaria de Thomas Graham, quien ha servido en el panel de la Organización Mundial del Comercio desde 2011, aceleraría la inminente desaparición del organismo de apelación y obligaría a los países a repensar fundamentalmente su dependencia de la OMC para resolver el creciente número de disputas comerciales.

Si bien el mandato de Graham finaliza el 10 de diciembre, los miembros del panel en el pasado se quedaron para terminar los casos de la OMC en los que están involucrados. Si renuncia, el organismo de siete miembros ya no tendría quórum para pronunciarse sobre los casos pendientes de apelación ante la OMC.

“Todavía no lo he decidido y estoy observando de cerca los acontecimientos”, dijo Graham en una entrevista en la sede de la OMC en Ginebra.

Limbo jurídico

El presidente de EE.UU., Donald Trump, el representante Comercial de EE.UU., Robert Lighthizer, y otros críticos estadounidenses argumentan que el sistema de solución de controversias de la OMC amenaza los derechos soberanos de EE.UU. En respuesta, la Unión Europea, Canadá y otros países miembro están discutiendo reformas al órgano de apelación para abordar las críticas de EE.UU. de que se ha desviado de su mandato.

La administración Trump, que ha amenazado con abandonar la OMC, se ha negado a considerar candidatos para llenar las cuatro vacantes en el panel. Estados Unidos dice que los miembros del panel han sobrepasado su mandato incumpliendo su plazo de 90 días para decidir sobre las apelaciones; permitiendo a los miembros del panel servir más allá de sus términos; y emitiendo opiniones sobre asuntos no necesarios para resolver una disputa.

La partida de Graham arrojaría todas las apelaciones pendientes y futuras al limbo jurídico, ya que no habría suficientes miembros de apelación para resolver disputas. Eso esencialmente permitiría a cualquier miembro vetar un reclamo en su contra.

“No creo que Estados Unidos objete su renuncia”, dijo en una entrevista Scott Miller, asesor principal del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales con sede en Washington, DC. “Tácticamente, Estados Unidos está obteniendo lo que quería, deshabilitando el cuerpo de apelación”.

Hay una docena de casos de apelación pendientes, incluida una disputa sobre las restricciones de la UE a las importaciones rusas de gas natural y un par de disputas entre Estados Unidos y Canadá sobre papel y madera blanda.

Es posible que el órgano de apelación emita una resolución final sobre cualquiera de estos casos antes de la fecha límite del 10 de diciembre. También es probable que los miembros de la OMC soliciten al órgano de apelación que incluya un tramo de nuevas apelaciones a su cartera entre ahora y el 10 de diciembre.

Nota Original:The U.S. May Strike a Fatal Blow to the WTO Sooner Than Expected

Para contactar al editor responsable de la traducción de esta nota: Carlos Manuel Rodriguez, carlosmr@bloomberg.net

Reportero en la nota original: Bryce Baschuk en Geneva, bbaschuk2@bloomberg.net

Editores responsables de la nota original: Brendan Murray, brmurray@bloomberg.net, Tony Czuczka, Richard Bravo

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

©2019 Bloomberg L.P.