Mercados españoles abiertos en 7 hrs 7 min

¿Dónde está Elizabeth Holmes? El caso de fraude criminal de Theranos

Esta semana HBO estrenó su documental sobre la fundadora de Theranos, Elizabeth Holmes, pero el drama que rodea a la desertora de Stanford y su ahora desaparecida startup de análisis de sangre aún tiene que presentarse ante un tribunal de California.

Holmes, quien ahora tiene 35 años de edad, y Ramesh “Sunny” Balwani, el ex Director de Operaciones de Theranos, tienen un caso de fraude penal pendiente en su contra en un tribunal federal de San José, el corazón de Silicon Valley. Si los fiscales se salen con la suya, los dos pueden ir a la cárcel acusados por cargos de defraudar a inversionistas, médicos y pacientes.

“Es probable que este sea el caso de fraude de mayor perfil en el Distrito Norte de California”, señaló Peter J. Henning, profesor y autor de la columna White Collar Watch de The New York Times. “Existe cierta presión sobre los fiscales para obtener una condena”.

Theranos fue fundada en 2003 pero no fue hasta una década más tarde que atrajo una atención significativa. Fue entonces cuando la compañía de Holmes comenzó a promocionar una tecnología que supuestamente eliminaba la necesidad de usar grandes agujas para realizar una amplia gama de análisis de sangre. Más tarde la compañía de tecnología aparentemente revolucionaria alcanzó una valoración de 9.000 millones de dólares y reclutó una junta de luminarias, incluyendo al ex secretario de Estado Henry Kissinger.

Elizabeth Holmes, fundadora y Directora Ejecutiva de Theranos Inc., hablando durante el Fortune Global Forum 2015 celebrado en San Francisco, California, Estados Unidos, el lunes 2 de noviembre de 2015. (Foto: David Paul Morris/Bloomberg vía Getty Images)

En 2013, Theranos lanzó “Centros de Bienestar” en las farmacias de Walgreens (WBA) en Palo Alto, California y Phoenix, Arizona. Para los pacientes que temen a las agujas grandes, la posibilidad de analizar una sola gota de sangre era simplemente demasiado buena para ser cierta. De hecho, fue así, la tecnología nunca despegó. La empresa no cumplió sus promesas a los inversores y al público.

El supuesto fraude, y Holmes con sus jerséis de cuello alto negro inspirados en el look de Steve Jobs en el centro, se convirtieron en un tema de especulación, no solo en Silicon Valley sino más allá.

La historia de Theranos y Holmes ha proporcionado contenido para un podcast, un libro que parece un auténtico thriller criminal, y ahora el documental de HBO. Incluso hay una versión dramatizada en la que Jennifer Lawrence encarna a Holmes, quien abandonó Stanford a la edad de 19 años para comenzar su proyecto en Theranos. Pero la historia en la vida real podría ser incluso más fascinante, si el caso de fraude llega a juicio.

Un anuncio de Theranos. (Fuente: Theranos)

“Las víctimas reales”

Holmes y Balwani, quien también es su ex novio, fueron procesados ​​en junio de 2018 y se declararon inocentes. Fueron liberados con una fianza de 500.000 dólares y ahora el caso está en “descubrimiento”, lo cual significa que la defensa y los fiscales han estado analizando e intercambiando información.

Si bien la gran mayoría de los casos federales acaban en acuerdos de declaración de culpabilidad, es probable que los casos contra Holmes y Balwani vayan a juicio. Por un lado, es posible que los fiscales no quieran ofrecerle a Holmes un acuerdo que no prevea un tiempo de prisión considerable. Henning, el profesor de derecho, sugirió que si condenan a Holmes las pautas de sentencia estarían en el rango de 18 a 21 años.

“Si haces un trato y tu cliente recibe 10 años de prisión, no es un buen trato”, dijo Henning, señalando que Holmes tiene un equipo de abogados muy capaz, la prestigiosa firma Williams & Connolly, que puede estar preparándose para defender el caso.

Si los fiscales llevan el caso a juicio, es probable que sea en algún momento a lo largo de 2020 ya que existen millones de páginas de documentos por revisar en la fase de descubrimiento, indicó Henning.

“Si se va a juicio, no será un caso corto”, señaló Henning. “Hay mucha información y se trata de una línea de tiempo bastante larga”.

Para condenar a Holmes por fraude, los fiscales tendrían que demostrar que sabía que los análisis de sangre de Theranos no funcionaban o que había ignorado las señales de que los dispositivos eran una farsa, lo cual se conoce como instrucción del avestruz.

La ex fundadora y Directora Ejecutiva de Theranos, Elizabeth Holmes (izquierda) abandona el Tribunal Federal Robert F. Peckham de Estados Unidos el 14 de enero de 2019 en San José, California. (Foto por Justin Sullivan/Getty Images)

Al presentar su caso, es probable que los fiscales llamen a declarar a las presuntas víctimas de Holmes. Si bien los inversionistas de alto perfil como Rupert Murdoch y la Secretaria de Educación Betsy DeVos podrían clasificarse como víctimas del presunto fraude, son los pacientes que dicen que les realizaron análisis de sangre defectuosos quienes pueden despertar más simpatía en el jurado.

“Las personas que ingresan a ese centro de diagnóstico, son víctimas reales… y eso va a funcionar mejor ante el jurado”, afirmó.

Por su parte, los abogados de Holmes probablemente argumentarán que ella realmente creía en su tecnología de análisis de sangre.

Si bien el caso criminal podría tomar años en resolverse, Theranos y Holmes ya han solucionado los cargos civiles presentados por la Comisión de Bolsa y Valores. La agencia calificó a la compañía de análisis de sangre como un “fraude masivo” y Holmes aceptó pagar una multa de 500.000 dólares, acató la prohibición de ser funcionaria o directora de una compañía pública por una década y devolvió las acciones restantes de Theranos.

Mientras espera su juicio penal, Holmes vive en un lujoso apartamento en San Francisco y está comprometida con un heredero de la hostelería que trabaja en el sector tecnológico, según reportó Nick Bilton en Vanity Fair. Su abogado no respondió inmediatamente a nuestra solicitud de comentarios.

Erin Fuchs