Mercados españoles cerrados

Se destruyeron 701.000 empleos en Estados Unidos en marzo por el coronavirus

Duro golpe del coronavirus al mercado laboral estadounidense. (AP Photo/Sue Ogrocki)

La economía de Estados Unidos destruyó 701.000 puestos de trabajo el pasado mes de marzo debido al impacto económico de la pandemia del coronavirus, según ha informado el Departamento de Empleo del país. Esto provocó que la tasa de desempleo se elevara al 4,4% desde el 3,5% de febrero, situándose en el nivel más alto desde 2017.

Se trata de la primera vez que el país pierde empleos en un mes desde 2010, ya que se encontraba en una etapa de plena expansión. Un abrupto final a la racha histórica de 113 meses seguidos de crecimiento en el mercado laboral.

Además, el dato conocido hoy es mucho peor de lo previsto, ya que los analistas consultados por Bloomberg y Reuters esperaban solo una destrucción de 100.000 puestos, tras la creación de 275.000 en febrero.

El dato de empleo de marzo es la primera pista de cómo las estrictas medidas para contener el avance del coronavirus impactarán en la economía estadounidense, que ha visto cerrar fábricas y negocios en los últimos días, confirmando la cercanía de una recesión.

Las cifras puede que sean peores

La pérdida real de empleos del mes pasado probablemente fue aún mayor porque el gobierno encuestó a los empleadores antes de los despidos más pesados ​​en las últimas dos semanas. Casi 10 millones de estadounidenses solicitaron prestaciones del gobierno por desempleo en las últimas dos semanas de marzo, superando con creces la cifra de cualquier período correspondiente registrado.

Los cierres inducidos por la pandemia han obligado a despidos generalizados en toda la economía, desde hoteles, restaurantes y cines hasta fábricas de automóviles, grandes almacenes y oficinas administrativas.

Una señal de cuán dolorosamente profundas serán las pérdidas de empleo: durante su racha de contratación de casi una década, la economía de Estados Unidos agregó 22,8 millones de empleos. Los economistas esperan que el informe del mercado laboral de abril, que se publicará a principios de mayo, mostrará cómo todos esos empleos se habrán perdido.

Con una actividad comercial estrictamente restringida, los analistas esperan una recesión muy fuerte. Los economistas de Goldman Sachs han pronosticado que la economía se encogerá a una tasa anual del 34% en el trimestre de abril a junio, la peor caída en los registros que datan de la Segunda Guerra Mundial.

Goldman espera que la economía se recupere con un crecimiento del 19% en el tercer trimestre, pero incluso para fines del próximo año, la economía no se habrá recuperado completamente del daño, proyecta Goldman.

Artículo elaborado con información de AP.

Artículos relacionados: