Mercados españoles abiertos en 1 hr 55 mins

Ahorrar no es suficiente para tener más dinero

El principal antónimo de ‘gastar’ es ‘ahorrar’. El concepto de “acumular ingresos que superen los gastos” es un principio muy valioso que hay que tener en cuenta en la vida. Es simple: mientras menos gastas, más acumulas, lo cual te permite en el futuro gastar en algo más costoso o, siendo cauto, tener dinero de reserva para alguna eventualidad inesperada. De primero de colegio.

Pero no ha sido siempre bien visto: durante varios siglos, el ahorro se veía como un síntoma de la avaricia, considerado pecado capital en la religión católica. A menudo, el concepto conjuraba la imagen de un dragón enroscado posesivamente alrededor de un tesoro que jamás utilizaría.

Hoy ya no se ve el ahorro con una connotación tan negativa, pero han surgido razones para dudar de su eficacia. El asesor y empresario estadounidense Ramit Sethi afirma que se ha convertido en una pésima manera de respaldar el propio futuro financiero. Pero ¿cómo es que acumular riqueza puede ser suponer un detrimento?

El ahorro es importante, pero por sí solo resultará insuficiente para acumular e ir aumentando la riqueza. Foto: Getty Images.

La respuesta también es cuestión de simples matemáticas. Aunque la cifra de tu cuenta de ahorro puede aumentar con el interés, el verdadero valor de esa cifra se ve reducido progresivamente por la inflación. Por sí solo, el ahorro no te garantiza mantener tu riqueza.

Las cuentas de ahorro en teoría te permiten depositar dinero y generar cierta rentabilidad durante un periodo determinado basado en el monto ahorrado. Este interés, que representa generalmente una tasa anual equivalente, varía mucho según el banco y las condiciones de la cuenta. En España, por ejemplo, pueden ser entre el 0,1% y el 5%. Pero estos porcentajes son tramposos. Consideremos la cuenta que ofrece el mayor interés: te ofrece un 5% sólo durante el primer año, bajando a un 1,99% durante el segundo. Además, entre las condiciones necesarias para esta cuenta, se debe domiciliar la nómina, pensión o ingresos fijos por un valor igual o superior a los 1.000 euros netos mensuales.

El peor enemigo de los ahorros

Mientras tanto, la inflación trabaja en nuestra contra. Es un proceso económico que causa una subida continuada de los precios de productos y servicios y, por ende, una pérdida del valor del dinero para poder adquirirlos o hacer uso de ellos. A medida que suben los precios, el poder adquisitivo de la moneda es cada vez menor. Es un fenómeno complejo y muy difícil de controlar. Por ejemplo, la República Argentina actualmente tiene una inflación del 47,6%, un porcentaje que ha ido aumentando constantemente a lo largo de varias décadas. En otros países, la inflación durante ciertos periodos históricos ha marcado la moneda local permanentemente: es el caso de Chile, cuyas medidas de control inflacionario en la segunda mitad del siglo pasado provocaron unidades monetarias con cifras comparativamente altas.

España actualmente tiene una tasa de inflación del 0,98% (por debajo del 1,38% de la Eurozona), pero sigue siendo mayor que el interés de casi todas las cuentas de ahorro. Aunque no se gaste el dinero, pierde valor cada día.

La clave para aumentar nuestra riqueza

Por ello, para realmente aumentar tu capital, los ahorros no deben permanecer pasivos. Sethi propone varias medidas para hacerlo. Una de las recomendaciones más importantes es mantenerse informado: generalmente existen ciertas ventajas para ahorros destinados a la jubilación, y hay ciertas decisiones que uno puede tomar para reducir los gastos o el valor de la renta. También sugiere tratar de renegociar el salario, lo cual cobra más importancia cuando consideramos que éste no suele aumentar en base a la inflación.

Pero lo más importante es tratar de generar ingresos adicionales a largo plazo paralelamente al sueldo. La inversión en la bolsa de valores puede llegar a ser una manera tan eficaz para generar ganancias que, para algunas personas, hasta llega a superar el sueldo.

Hay opciones más seguras, como el oro o el mercado de propiedades, y hay algunas plataformas de inversión muy intuitivas o simples que permiten gestionar las inversiones de manera fácil para quienes no necesariamente conocen mucho de la inversión bursátil o no tienen mucho dinero para invertir. Aun así, es fundamental invertir algo de tiempo para investigar las mejores opciones.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Triunfar invirtiendo no solo es para valientes

Cómo multiplicar tu dinero de forma fácil

Siete métodos para ahorrar: de los sobres al reto de las 52 semanas

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias