Mercados españoles cerrados en 6 hrs 21 min

Cuatro horas de retraso para embarcar y encontrarse el baño del avión “asqueroso”, la denuncia de un pasajero de Ryanair

Ben Perry tenía un billete para volar el pasado 8 de junio con Ryanair del aeropuerto de Comiso, en Sicilia, a Londres. Después de cuatro horas de retraso consiguió, junto con el resto de pasajeros, embarcar y poner rumbo a su destino. Pero lo que se encontró al subir al avión y visitar el baño fue tan “asqueroso” que decidió grabarlo y compartirlo en Twitter.

Un pasajero de un vuelo de Ryanair de Sicilia a Londres graba el estado “repugnante” en el que se encontró el baño del avión al embarcar. (Foto: EFE/Archivo)

Lo que halló al entrar en este minúsculo habitáculo de la nave es que este estaba especialmente sucio. Se puede comprobar en el vídeo colgado por Perry, con el que varios medios se han puesto en contacto a través de esta red social para que cuente su historia.

Según explica en su tuit, al comprobar el estado en el que se encontraba el baño -se pueden apreciar restos de suciedad tanto en el inodoro como en el espejo y el techo– este pasajero decidió comunicarle a la tripulación lo que había visto. Su sorpresa fue aún mayor cuando por toda repuesta recibió un “no es nuestro problema”.

“Ya veo que el bienestar del cliente no es muy importante”, se lamentaba Perry en su tuit de protesta contra lo ocurrido.

Desde The Sun, como refleja New York Post, se pusieron en contacto con la compañía irlandesa para conocer su versión. Un portavoz explicó que “todos los aviones de Ryanair son limpiados minuciosamente por profesionales al final de cada día, de acuerdo con los estándares de la industria, y el personal de cabina lleva a cabo una inspección de cabina y aseo al final de cada vuelo”.

Sobre por qué el baño se encontraba en el estado “asqueroso” que denuncia este pasajero y la respuesta de la persona de la tripulación a la que se dirigió, nada. Pero sí aclara este portavoz de Ryanair que el retraso en este vuelo no fue de cuatro horas, si no de dos, y que la culpa fue de la “escasez de personal de control de tráfico aéreo”.

Además, añade que “Ryanair se disculpó con todos los clientes afectados”.