Los cuatro hijos de Gonzalo Pascual y la esposa de De Cabo declaran hoy ante la Audiencia Nacional

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

Los cuatro hijos del expropietario de Marsans Gonzalo Pascual y la mujer del empresario Ángel de Cabo declaran este jueves en calidad de imputados ante el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco en la causa que investiga el supuesto vaciamiento patrimonial del grupo empresarial para evitar el pago a sus acreedores, según informaron fuentes jurídicas.

Los cuatro hijos de quien fuera socio del expresidente de la CEOE Gerardo Díaz-Ferrán, Gonzalo, Ignacio, José María y Diana, y la mujer de De Cabo, Consuelo Garrido, han sido citados a declarar en el marco de la 'operación Crucero' ante el titular del Juzgado Central de Instrucción número 6.

El nombre del ya fallecido Gonzalo Pascual ha estado siempre ligado al de empresario Gerardo Díaz Ferrán, con el que se asoció en varias aventuras empresariales como las de Spanair y Viajes Marsans

El juez Eloy Velasco instruye este procedimiento a partir de una denuncia presentada en febrero pasado por las mayoristas AC Hoteles, Meliá, Pullmantur y el grupo Orizonia, podría imputar a los detenidos los delitos de alzamiento de bienes, blanqueo de capitales e insolvencia punible.

PARAÍSOS FISCALES

El juez investiga si Díaz Ferrán y su socio Gonzalo Pascual, que falleció en junio pasado, utilizaron las empresas de De Cabo para evadir el patrimonio de Marsans a paraísos fiscales y no pagar las deudas con los acreedores, que las mayoristas denunciantes cuantifican en 45 millones de euros.

Para investigar el rastro de las posibles transacciones financieras y determinar si los detenidos tienen activos inmobiliarios en el extranjero, el juez tiene previsto cursar comisiones rogatorias a Liechtenstein, Suiza, Irlanda, Chipre, Panamá y Colombia. De igual modo, se estudia si Díaz Ferrán y Pascual llevaron a cabo la cesión ficticia de bienes muebles a Posibilitum.

Los investigadores también creen que Díaz Ferrán trató de ocultar a través de una sociedad interpuesta la propiedad de dos pisos de lujo en Nueva York por los que pagó, respectivamente, 7,8 y 2,7 millones de dólares; un chalet en Calviá (Mallorca) y un yate de 27 metros de eslora llamado 'Leuqar' --Raquel al revés, nombre de la esposa de Díaz Ferrán, Raquel Santamaría--. El 5 de junio pasado el juez Velasco ordenó el bloqueo del yate, que estaba atracado en el puerto de Barcelona, para evitar un intento de traslado de la embarcación fuera del territorio de la Unión Europea (UE).

Además, Gonzalo Pascual, fallecido en junio pasado, habría donado antes de morir a sus cuatro hijos sus participaciones empresariales en tres empresas propietarias de varias fincas de caza en Toledo.

Los denunciantes acusaban a Díaz Ferrán y su socio de llevar a cabo "un deliberado, sistemático, doloso y perfectamente planificado proceso de alzamiento y ocultación apresurada de sus bienes personales con la finalidad de intentar eludir sus innumerables e importantísimas obligaciones de pago con respecto a sus acreedores".

En el domicilio del expresidente de la patronal la Policía encontró un kilo de oro y 150.000 euros en metálico. Según la cotización actual del oro, la cantidad de ese metal precioso estaría valorada en torno a los 60.000 euros. Además, los agentes intervinieron varios coches de alta gama.

Así va la Bolsa

PUBLICIDAD