Mercados españoles cerrados en 1 hr 58 mins
  • IBEX 35

    8.190,50
    -30,30 (-0,37%)
     
  • Euro Stoxx 50

    3.517,11
    -4,21 (-0,12%)
     
  • Dólar/Euro

    1,2162
    +0,0047 (+0,39%)
     
  • Petróleo Brent

    48,18
    -0,07 (-0,15%)
     
  • Oro

    1.844,80
    +14,60 (+0,80%)
     
  • BTC-EUR

    15.949,05
    +306,90 (+1,96%)
     
  • CMC Crypto 200

    381,23
    +6,82 (+1,82%)
     
  • DAX

    13.256,36
    -56,88 (-0,43%)
     
  • FTSE 100

    6.463,59
    +0,20 (+0,00%)
     
  • S&P 500

    3.671,22
    +2,21 (+0,06%)
     
  • Dow Jones

    29.934,99
    +51,20 (+0,17%)
     
  • Nasdaq

    12.384,28
    +34,91 (+0,28%)
     
  • Petróleo WTI

    45,12
    -0,16 (-0,35%)
     
  • EUR/GBP

    0,9026
    -0,0030 (-0,33%)
     
  • Plata

    24,16
    +0,08 (+0,31%)
     
  • NIKKEI 225

    26.809,37
    +8,39 (+0,03%)
     

Dudas sobre las mascarillas de tela: cuál es la mejor opción

Jaime Quirós
·4 min de lectura

Las mascarillas se han convertido en complemento indispensable para el día a día. Casi más importante que comprobar si llevamos llaves antes de salir de casa es coger la mascarilla. Lo tenemos claro: hay que llevarla. Tanto en la calle como en los sitios cerrados. Pero hubo un tiempo en el que no era así. Y es que no ha habido nada más cambiante desde que oyéramos por primera vez hablar del virus –el de Wuhan, el de la sopa del murciélago, el que estaba causando estragos en China, dejando imágenes inéditas de un desértico Año Nuevo, el de la rata, y provocando que se construyeran hospitales en tiempo récord– que el uso de las mascarillas.

Durante aquellos primeros y lejanos meses de 2020, cuando en España veíamos cada vez a más gente usar este instrumento sanitario en aeropuertos y otros espacios cerrados, lo atribuíamos a una hipocondría generalizada, a una histeria colectiva que se propagaba más rápido que el virus, que estaba lejos. Cosas de exagerados. Y aun cuando cerraban Italia, ya no tan lejos, e incluso, cuando en España se decretó el Estado de Alarma, nadie tenía muy claro todavía cómo iba a ser lo de las mascarillas. Según el propio ministro de Sanidad, era inútiles, y más en la calle, y muy al principio, se reservaba su uso a personas con riesgo de transmitir el virus. Tras varios cambios de criterios y opiniones diversas, el Gobierno anunciaba en mayo la regulación obligatoria de las mascarillas.

Las mascarillas de tela en ocasiones no se lavan, no llevan filtro o no cumplen con la normativa. Foto: Getty Creative.
Las mascarillas de tela en ocasiones no se lavan, no llevan filtro o no cumplen con la normativa. Foto: Getty Creative.

Hoy sabemos muchas cosas sobre las mascarillas: que no todas valen, que cada una es válida por un cierto tiempo, que con algunas protegemos a los demás, mientras que con otras nos podemos proteger también a nosotros mismos, que un simple trozo de tela no ejerce ningún tipo de función.

También tenemos claro que frenan considerablemente la difusión del virus, tanto como para extender su uso generalizado, y como no todas valen, conviene regularizar e incluso legalizar sobre ello.

Mascarillas que se consideran poco fiables

Es por ello por lo que el País Vasco ha dispuesto que se prohíban las mascarillas de tela en los centros sanitarios, porque generan incertidumbre. Demasiado empleo sin lavado o la falta de homologación –en ocasiones no pueden llevar filtro o una fabricación casera que no se ajuste a las normativas de la Unión Europea– son los fallos más generalizados en este tipo de protecciones.

Por ello, hace unos días se vetó la entrada en todos los centros sanitarios vascos a todas las personas que lleven una mascarilla de tela y se nieguen a cambiarla por una quirúrgica –que se ofertará de forma gratuita– o a ponerse ésta por encima de la suya de tela. Las autoridades de la región entienden que en muchas ocasiones, los ciudadanos no hacen un uso adecuado de esta protección y o bien no la lavan cuando se debería, no insertan un filtro o las llevan simplemente para evitar una multa por la calle.

La decisión tomada en el País Vasco es pionera en España y, además, podría sentar precedente. En algunas regiones como Galicia, ya se han empezado a interesar por copiar la medida y hacerla extensible también a sus centro de salud. Lugo, A Mariña o Cee han sido de los primeros ayuntamientos que han sugerido implantar el veto a las de tela, en una decisión que también se lleva a cabo en hospitales de la Comunidad Valenciana o Salamanca por iniciativa propia.

Ante la incertidumbre de qué puede pasar con las mascarillas de tela, recientemente se ha dado a conocer que, en toda España, otras de las mascarillas más comunes dejarán de venderse a partir de diciembre: las KN95. Aunque siguen siendo seguras siempre que cumplan con la normativa de la UE, dejarán de estar en tiendas y farmacias. Desde Sanidad siempre se ha recomendado su uso solo para población sanitaria, y no para el público en general.

La mascarilla quirúrgica

Ante la duda, la mascarilla quirúrgica se presenta como la mejor alternativa. El Ministerio de Sanidad publicaba al comienzo de la pandemia un documento en el que explicaba que las mascarillas higiénicas homologadas eran las más adecuadas para las personas sanas, mientras que reservaba las mascarillas quirúrgicas para las personas que presentaran síntomas.

Por su parte, las FFP2 debían destinarse exclusivamente para el personal sanitario. Sin embargo, el amplio surtido de mascarillas que alberga el mercado, junto con el auge de las caseras, ha llevado a varias administraciones públicas a desconfiar de las mascarillas higiénicas de tela. Así, las mascarillas quirúrgicas se posicionan como la mejor opción para estar seguros contra el virus. Las FFP2 o las KN95 son también seguras, pero demasiado restrictivas e incómodas.

Cada día conocemos cosas nuevas sobre el virus. Mientras no exista una vacuna, tendremos que acostumbrarnos a convivir con las diferentes medidas de seguridad sanitaria. Las mascarillas son un gran aliado en la lucha contra el avance de la pandemia. Su uso adecuado es absolutamente necesario para superar esta segunda ola.

También de interés:

VIDEO | Judíos ortodoxos queman mascarillas en Nueva York

Laotracaradelamoneda

IDNet Noticias