Mercados españoles cerrados

Esta campaña le da la vuelta a la tortilla del distanciamiento social: hagamos que el coronavirus se sienta solo

Desde que empezó la pandemia de coronavirus, y especialmente ahora que la desescalada empieza a dar sus primeros pasos, las autoridades sanitarias han insistido en la importancia del distanciamiento social para evitar la propagación del virus.

Tras meses sin poder abrazar a nuestros seres queridos, es normal que la sensación de soledad haya calado entre la gente y que cada vez cueste más esfuerzo respetar estas normas. Por eso, esta campaña nos anima a perseverar con un mensaje que le da la vuelta a la tortilla: cuando nos distanciamos, es el coronavirus el que se siente solo.

Los virus han fascinado a la humanidad desde que en 1930 se descubrió el primero, un agente infeccioso que producía manchas en la planta del tabaco. Consisten básicamente en fragmentos de material genético encapsulado y están por todas partes: si se los considerase como seres vivos, serían los organismos más abundantes de nuestro planeta. Los virus son estrictamente parásitos y la principal razón por la que no se han hecho merecedores de ingresar en la lista de las cosas vivas es, precisamente, esa: al carecer de un metabolismo propio, necesitan introducirse en una célula viva para poder replicarse.

Es por esto por lo que, aunque un virus pueda permanecer viable durante un cierto tiempo en superficies inertes, será incapaz de reproducirse en ellas: para prosperar necesita organismos vivos a los que colonizar y estos organismos, para el Sars-Cov-2, somos precisamente nosotros. Es importante entender que el distanciamiento social es la medida más efectiva a la hora de frenar la expansión del coronavirus.

Por este motivo, los creativos Matthew Fonne y Rich Brown han ideado una campaña con la que pretenden concienciar a la gente de la necesidad de seguir respetando las distancias, pero lo han hecho de una manera original y con cierto sentido del humor negro. En vez de centrarse en los sentimientos negativos que nos produce el distanciamiento, el anuncio pone el foco en los “sentimientos” de la otra parte.

Lo que han hecho es crear un personaje animado con cuerpo antropomórfico y cara de coronavirus que se siente muy solo porque las calles están vacías, no hay gente en los parques, nadie va a fiestas... A medida que recorre diferentes lugares sin encontrarse a nadie, cada vez está más abatido, lo que se traduce en que nosotros ganamos la batalla. El mensaje final está claro: “el covid no se ha acabado hasta que se haya acabado. Venzámoslo juntos. Haz que se sienta solo”.

Imagen de la campaña
Imagen de la campaña
Imagen de la campaña

Más historias que te pueden interesar: