Consumo colaborativo, el trueque del siglo XXI

Cancelar un viaje ya no tiene por qué ser un drama económico. Gracias al auge del "consumo colaborativo", aquel que se dedica a aprovechar los recursos para crear riqueza, en la red se pueden encontrar páginas que ofrecen alternativas para vender esos billetes de avión que no puede disfrutar, u ofrecer a otros usuarios las habitaciones de hotel que no puede utilizar.

El auge de internet y el actual contexto de crisis económica han visto nacer una nueva manera de consumir "online": el consumo colaborativo, decir, lo que podría ser el trueque del S.XXI.

"Con la popularización de servicios como Flickr, Wikipedia o las redes sociales los usuarios han redescubierto que pueden compartir con otros usuarios y que su valor en la red aumenta cuanto más comparten", señala Albert Cañigueral, fundador y editor de la web consumocolaborativo.com.

A los ya conocidos "bancos de tiempo", un instrumento que recupera la cultura del trueque de servicios y fomenta las relaciones entre las personas, se le unió hace apenas dos años el llamado "crowdfunding" o financiación colectiva, mecanismo de financiación de proyectos por medio de pequeñas aportaciones económicas de una gran cantidad de personas, muy utilizado en Latinoamérica y España.

Pero internet ha puesto a disposición de cualquiera otros proyectos que no sólo asombrarán por su originalidad, sino por lo útiles que pueden llegar a ser en cualquier momento de nuestra vida.

Perder un avión, una reserva de un hotel o sacar dinero por la ropa usada de nuestro bebé ya no es un problema, al menos si se mira desde el punto de vista económico.

"VOLARE...¡OH, OH!".

En 2009 un grupo de amigos organizaron un viaje a París. Días antes de volar a la capital francesa, varios de ellos informaron al resto de que no podían volar por motivos laborales. Finalmente, sólo dos cogieron ése avión y, el resto perdió el dinero, el vuelo y tres días de diversión.

Esta es la historia de Iñaki Úriz, cofundador y director ejecutivo de "Changeyourflight.com", quien, junto a José Luis Vilar, idearon esta web.

"Damos servicio a nivel mundial tanto a pasajeros como a las compañías aéreas, porque no sólo le puede interesar recuperar algo de dinero al pasajero, sino que también las aerolíneas pueden vender ésa plaza que no se va a utilizar a otra persona", ha contado Úriz.

El usuario tan sólo tiene que colgar el billete que no puede utilizar, en algunos casos se admiten hasta dos horas antes de la salida del avión, y el personal de la web se pone en contacto con la aerolínea para que comience una reunión "online" para revenderlo al precio que se acuerde entre ambas partes.

"Changeyourflight.com", desde donde destacan que en Latinoamérica están muy "activamente" presentes, logra que, al menos el 80 % de sus usuarios consigan recuperar algo del dinero que invirtieron en el billete de avión, y "la mayoría recuperan el 50 % del dinero invertido", puntualiza, al tiempo que especifica que su servicio lo utilizan sobre todos los pasajeros acogidos a tarifas económicas con restricciones y no los que viajan en "bussines".

HABITACIONES VACIAS.

Normalmente, si perdemos el avión, va unida también la pérdida de la habitación o habitaciones de un hotel.

En este caso la página web "Hallstreet.com" consigue darle mayor "voz" al usuario, tal y como apunta Alfredo Ouro Villaraviz, fundador de esta web.

"Hoy en día el usuario no tiene más remedio que aceptar el precio de las habitaciones, pero nosotros entendíamos que había que liberarlo y darle un papel protagonista al consumidor", indica Ouro.

La idea es abogar por un mercado libre en el que "Hallstreet.com" hace de mediador para el comprador y que se pueda "acercar" al hotel y negociar el precio de la habitación que haya reservado en cualquier lugar del mundo.

Pero esta web no se queda ahí, y da "libertad" al usuario para poder vender esa habitación en el caso de que no pueda utilizarla. Este caso de comercio colaborativo va más allá. Si la reserva es triple, por ejemplo, y se te cae ésa tercera persona, "Hallstreet.com", da la posibilidad de "poner en venta" esa cama.

En este caso, se pone a disposición del usuario un cuestionario de las condiciones que se quieren poner a la persona interesada en compartir habitación: Requisitos como el de si roncas, si te gusta dormir con la persiana levantada, o la ropa que te gusta usar.

SACAR DINERO DE LO USADO.

La ropa usada es otro de los negocios que ha encontrado hueco en internet gracias al consumo colaborativo.

¿Por qué seguir gastando tanto dinero si tienes el armario lleno de ropa en perfecto estado que ya no usas cuando otras familias están en la misma situación? Este es el reclamo que usa "Grownies.com", la web de intercambio inteligente de la ropa de los hijos.

Así, esta web ofrece la posibilidad de hacer lotes con la ropa de los más pequeños de la casa que ya no se usa y venderla o intercambiarla por otro lote que le sea útil.

Pilar Martín-Valverde.

EFE-Reportajes.

Así va la Bolsa

  • Valores más activos
    Valores más activos
    NombrePrecioCambio
    6,137+0,13%
    BBVA.MC
    5,994-0,60%
    IBE.MC
    5,059+0,34%
    SAN.MC
    0,976-0,20%
    POP.MC
    1,316-0,30%
    SAB.MC
  • Los que más suben
    Los que más suben
    NombrePrecioCambio
    7,619+1,25%
    BKT.MC
    43,635+0,89%
    AMS.MC
    10,75+0,51%
    IDR.MC
    9,118+0,35%
    TEF.MC
    5,059+0,34%
    SAN.MC
  • Los que más bajan
    Los que más bajan
    NombrePrecioCambio
    3,97-2,34%
    NHH.MC
    11,33-1,22%
    TL5.MC
    29,525-1,20%
    ACS.MC
    17,535-1,13%
    FER.MC
    24,01-1,01%
    ENG.MC