Mercados españoles cerrados

El conglomerado publicitario WPP nombra a un nuevo director

WPP, que el martes publicará sus resultados del primer semestre, fue creada por Martin Sorrell en los años 1980, que transformó lo que era un fabricante de paneles metálicos (Wire and Plastic Products) en una multinacional a base de adquisiciones

El conglomerado publicitario británico WPP (Frankfurt: A1J2BZ - noticias) anunció este lunes el nombramiento de Mark Read como nuevo director general para suceder al fundador del grupo, Martin Sorrell, que dimitió en abril.

Read, hasta ahora director de operaciones, ya ha asumido sus funciones, indicó el grupo en un comunicado, y tendrá como objetivo buscar una nueva estrategia para WPP tras la salida de Sorrell y los resultados peores de lo esperado.

El consejo de administración decidió por unanimidad poner el grupo en manos de Read, de 51 años, tras un largo proceso de selección y tras haber analizado varias candidaturas internas y externas.

"Este proceso y la manera inteligente y eficaz con la que Mark ha conducido la empresa en los últimos meses hace que no tengamos ninguna duda de que es buen líder para el grupo", dijo Roberto Quarta, el presidente del consejo de administración que asumió funciones ejecutivas a la espera de designar a un nuevo presidente.

Desde la salida de Sorrell, WPP busca un nuevo rumbo y ya anunció la intención de simplificar su estructura empresarial, que abarca el sector de la publicidad pero también las relaciones públicas, la investigación o la consultoría.

WPP, que el martes publicará sus resultados del primer semestre, fue creada por Martin Sorrell en los años 1980, que transformó lo que era un fabricante de paneles metálicos (Wire and Plastic Products) en una multinacional a base de adquisiciones.

Sorrell renunció a sus funciones tras una investigación de la empresa por alegaciones de mal uso de los activos de la compañía.

Aunque las conclusiones de la investigación son confidenciales, según la prensa Sorrell habría contratado servicios sexuales en Londres, algo que él desmiente.