Mercados españoles cerrados

Cómo pedir una hipoteca desde casa para no saltarse el confinamiento

Pedir una hipoteca durante la cuarentena.

Los que ya hayan reservado la compra de una vivienda o simplemente se lo estén pensando pueden pedir una hipoteca al banco pese al confinamiento decretado para frenar al coronavirus. Y es que las entidades financieras españolas han sabido adaptarse a esta situación y han hecho los cambios pertinentes para que todo el proceso de solicitud (o prácticamente todo) pueda completarse sin necesidad de salir de casa. A continuación detallaremos cuáles son los pasos que hay que seguir para poder conseguir un préstamo hipotecario. 

Paso 1: pedir información a distancia

El primer paso es pedir información sobre las condiciones de financiación que ofrecen varias entidades. Dependiendo del banco, esos datos se pueden encontrar en la propia página web o deben obtenerse mediante una llamada a la oficina (donde aún hay gestores) o a través del envío de un formulario online

En caso de que nos interesen las hipotecas de uno o de más bancos, lo siguiente que hay que hacer es ponerse en contacto con esas entidades y facilitar todos los documentos necesarios para que se lleve a cabo el análisis de riesgos. La documentación, a causa de la cuarentena, puede mandarse por correo electrónico a la persona que gestione la solicitud o puede subirse al área privada del usuario de la banca online. 

Artículos relacionados:

Esos bancos, además, necesitarán que les facilitemos una tasación homologada de la vivienda que nos interese. Si tenemos una con menos de seis meses de vigencia, podremos mandársela, mientras que si no contamos con ese informe, tendremos que encargárselo a una agencia. Podemos contactar con varias para asegurarnos de que se hará el trabajo, aunque si el ocupante del inmueble no permite la entrada del tasador, el proceso tendrá que paralizarse hasta que este cambie de opinión. 

Paso 2: estudiar la oferta 

En caso de que cumplamos los requisitos de solvencia impuestos por cada entidad, nuestra solicitud será aprobada y recibiremos una oferta final por parte de cada banco que haya aceptado nuestra petición. Es en este punto en el que recibiremos documentos como la FEIN, la FiAE o la copia del contrato, que contendrán las condiciones personalizadas de nuestra futura hipoteca.

Hay bancos, eso sí, que exigirán entregarnos esa documentación en mano, así que nos obligarán a acudir a sus oficinas (con cita previa). Para evitar que eso suceda, es aconsejable preguntar antes si sería necesario desplazarse o pedir directamente el préstamo a bancos online como Hipotecas.com o Coinc, pues estos siempre nos mandarán los papeles telemáticamente.

Tras estudiar las distintas ofertas, nos tendremos que decantar por la que nos parezca más interesante y se lo tendremos que comunicar al banco que la haya emitido. Una vez aceptadas sus condiciones, deberemos fijar una fecha para firmar ante notario la escritura tanto de la hipoteca como de la compraventa. 

Paso 3: firmar ante notario

En general, los notarios sí dan cita para escriturar compraventas con hipotecas si justificamos su urgencia, pero no todos lo hacen. Por ello, y dado que tenemos derecho a elegir notario, podemos contactar con varios que trabajen en nuestra zona para saber si nos abrirían sus notarías o podemos preguntar al banco si conoce a alguno que sí formalice estas operaciones. 

En caso de que encontremos a un notario dispuesto a escriturar nuestra futura hipoteca, tendremos que pedirle cita para dos fechas: una para la firma y una previa para que nos preste el asesoramiento gratuito establecido por ley. Ambas visitas se realizarán con las medidas sanitarias pertinentes para evitar que cualquiera de las partes pueda contagiarse (distancia mínima, firma con bolígrafo propio, etc.). 

En cambio, si ningún notario quiere formalizar la operación, tendremos que posponer la firma tanto de la compraventa como del préstamo hipotecario. En este escenario es aconsejable pactar con el vendedor para retrasar la fecha de vencimiento de las arras (para no perder el dinero adelantado) y llegar a un acuerdo con el banco para alargar el plazo de su oferta (para que no caduquen sus condiciones).