Mercados españoles abiertos en 6 hrs 2 min

El cofundador de Android revela un original y extraño teléfono

Estefania Oliver
Foto publicada en Twitter por @Arubin / Andy Rubin

No se parece a nada de lo que se haya lanzado o de lo que suponemos que podría llegar a corto plazo al mercado. El teléfono que ha mostrado Andy Rubin, uno de los cofundadores de Android, es totalmente diferente y único al mismo tiempo.

En las fotos que ha compartido en su cuenta de Twitter, vemos un teléfono más estrecho y alargado -que se parece más bien a un control remoto o al mando del televisor- con un acabado trasero brillante en diferentes colores.

Lo que nos confirma que es un teléfono son las imágenes que muestran la parte delantera del mismo y un tuit desde la cuenta de Essential  (la compañía que creó Rubin tras abandonar Google).

“Hemos estado trabajando en un nuevo dispositivo para replantear tu perspectiva móvil. Ahora está siendo sometido a pruebas con nuestro equipo fuera del laboratorio. ¡Esperamos compartir más en un futuro próximo!”.

Y no solo eso, sino que, además, Essential ya ha avanzado algo sobre su nombre usando el hashtag #ProjectGEM.

Por lo que muestran las fotos, este nuevo dispositivo se ve bastante pequeño en las manos y viene con un botón grande para el control del volumen y otro pequeño en el lateral derecho. También cuenta con un lector de huellas en la parte trasera, por debajo de lo que podría ser el módulo de la cámara.

Por otra parte, The Verge recuerda que, a finales de 2018, Bloomberg ya informó que Essential estaba trabajando en un teléfono con una pantalla más pequeña y que podría controlarse por voz. Después, la propia Essential confirmaba que estaba desarrollando en un segundo teléfono.

Sin embargo, este avance que nos han proporcionado Rubin y Essential nos deja todavía muchas dudas en el aire. ¿Cuándo se lanzará finalmente este nuevo dispositivo ahora en pruebas? ¿Cuánto costará este original teléfono?

De momento, tendremos que contentarnos con estas imágenes que, la verdad, nos han llamado, y mucho, la atención.