Mercados españoles cerrados en 3 hrs 19 min

Carrera de aceleración diésel: BMW frente a Mercedes-Benz y Audi

feedback@motor1.com (José A. Guzmán)

Tres modelos dotados de mecánicas turbodiésel y una recta casi infinita... para acelerar sin compasión.

Nos encontramos en una situación en la que el gasóleo, como combustible, no vive sus mejores momentos. Tanto en Europa, como en Estados Unidos, donde no se ha utilizado tan masivamente, su demanda ha caído a mínimos históricos.

En términos de versiones deportivas, su utilización no ha sido, tradicionalmente, elegida por los diferentes fabricantes, que han optado por superdeportivos equipados con potentes motores de gasolina, turboalimentados o de aspiración atmosférica.

Sin embargo, en los últimos años, diferentes fabricantes, especialmente los alemanes, han apostado por desarrollar potentes mecánicas de ciclo diésel que, en algunos casos, han animado a modelos de corte deportivo.

Los tres automóviles que aquí os mostramos no responden a ese patrón, pero sí que equipan, debajo del capó, tres mecánicas turboalimentadas, con 3,0 litros de cilindrada y arquitectura de seis cilindros. La grabación que acompaña a esta noticia muestra la capacidad de aceleración de cada uno de ellos, en una curiosa 'drag race' alimentada con gasóleo.

Los fabricantes alemanes siguen su particular juego de tronos

Gracias al último vídeo de los chicos de Carwow, podemos ver esta 'curiosa' carrera de aceleración entre tres de los vehículos con motor turbodiésel más potentes del panorama actual.

Hablamos del BMW 840d xDrive, el Mercedes-Benz E 400 d 4MATIC Coupé y el Audi A8 50 TDI quattro, tres vehículos a la venta en nuestro mercado. En cualquier caso, a pesar de las diferentes denominaciones que lucen cada uno de ellos, todos comparten una genética mecánica muy parecida. 

Motores con turbo y seis cilindros

Si pasamos a analizar los detalles técnicos de cada vehículo, comprobaremos que el modelo de BMW desarrolla 320 CV de potencia, gracias a su propulsor de seis cilindros en línea; en el caso de Mercedes-Benz, también opta por esta misma arquitectura, pero eleva la potencia hasta los 340 CV. Por último, el Audi A8 recurre al conocido motor 3.0 V6 TDI, con 'solo' 286 CV. Todos los vehículos disponen de tracción integral y caja de cambios automática.

De entrada no suena demasiado emocionante. Sin embargo, las elevadas cifras de par motor de los tres concursantes convierten esta carrera de aceleración en una prueba bastante interesante. Además, el sonido que emiten cada uno de los tres es más atractivo de lo que cabría pensar en un principio.

BMW Serie 8 Cabrio 2019

Para finalizar, no queremos desvelar, antes de tiempo, el resultado final de la prueba, pero solo te diremos que, en este caso, más potencia no significa, necesariamente, ser más rápido. Existen otros factores fundamentales a tener en cuenta en este tipo de competiciones. Ahora, disfruta del vídeo.