Mercados españoles cerrados

La carne de perro regresa a la mesa de los chinos

Vendedores ofrecen carne de perro en un mercado de Yulin, en la provincia China de Guangxi. Foto AFP/Getty Images

El dramático incremento en los precios de la carne de cerdo en China, debido a la escasez ocasionada por una peste porcina que ha obligado a sacrificar a más de 100 millones de animales, ha llevado a que algunas comunidades rurales vuelvan a una dieta que incluye al perro y el conejo en el menú ante la imposibilidad de tener la carne más popular del país en la mesa.

En la mayoría de los restaurantes chinos de provincia los comensales van directamente a la cocina y escogen las verduras, el pescado y la carne crudas, luego le dicen al chef como la quieren preparada y esperan en la mesa su plato cocinado. Pero en los últimos meses, el cerdo ha comenzado a escasear y la carne más popular en toda China brilla por su ausencia.

Eso ha llevado a que muchos lugareños estén optando por un plato que era tradicional, pero había perdido atractivo recientemente: la carne de perro.

“¿Por qué no elegir carne de perro si quieres un poco de carne?”, le recomendó uno de los camareros a un comensal en la aldea de Wan, ubicada en la provincia de Jiangxi, según reseñó el diario South China Morning Post (SCMP).

El mismo camarero aseguró que los precios altos han llevado a que la mayoría de las personas que visitan ese restaurante piensen que ya no vale la pena pedir carne de cerdo y además se avecina la temporada invernal, época en la que es tradicional este tipo de comida porque se cree que es medicinal y calienta el cuerpo.

Una costumbre antigua

Un renovado interés por la carne de perro ha empezado a surgir en las zonas provinciales donde era tradicional comerlos, pero las campañas mediáticas y la lucha de organizaciones defensoras de los derechos de los animales han desincentivado su consumo en los últimos años.

La carne de perro no solo se come en China, también es un plato especial en otros países como Vietnam, Corea del Sur, Tailandia, India, Indonesia y Filipinas.

La epidemia de peste porcina ha obligado a las autoridades a sacrificar a más de 100 millones de cerdos desde mediados del año pasado y expertos en la industria agrícola estiman que entre 150 y 200 millones morirán infectados o sacrificados, lo que significa una cuarta parte del total del suministro mundial.

Un trabajador realiza una inspección a cerdos en una granja de la provincia china de Sichuan. Foto: Getty Images

El precio ha aumentado en un 70 por ciento interanual y siendo China no solo el mayor productor sino también el más grande consumidor mundial de carne de cerdo, las consecuencias de esa escasez ya se notan en las mesas de las áreas rurales.

El descontento crece entre las personas, en especial las de bajos ingresos, que ven como el precio de la carne de cerdo está por los 72 yuanes por kilogramo (10 dólares) en las zonas rurales, casi el doble del año pasado, a mismo nivel de ciudades como Pekín y Shanghái, donde se puede conseguir pero a precios altos.

De otro lado, el precio de la carne de perro está por los 30 yuanes por kilogramo (4,2 dólares) y el conejo se vende en promoción por 43,6 yuanes por kilogramo (6,2 dólares).

La carne de perro se come en China hace miles de años y es una práctica socialmente aceptable en varias regiones del país donde es popular, especialmente en el noreste cerca de la frontera con Corea del Norte, aunque también en algunas regiones del sur de Guangdong, Guizhou y Guangxi.

Un perro encerrado en una jaula antes de ser sacrificado en u mercado de China. Foto: Guillaume Payen/SOPA Images/LightRocket via Getty Images.

Alimentarse con este tipo de carne es tan normal que en 2003 que el primer hombre en el espacio de China, Yang Liwei, reveló que mientras estaba en órbita, él y la tripulación de la misión Shenzhou Cinco consumieron carne de perro cocinada en una ciudad de la provincia china de Guangdong.

Quejas de los animalistas

Organizaciones defensoras de los derechos de los animales estiman que anualmente se matan cerca de 10 millones de perros por su carne o piel tan solo en China. Además, durante su vida están confinados a jaulas rodeadas de suciedad y tienen una pobre dieta que los lleva a padecer enfermedades e incluso canibalismo entre ellos.

Existe una celebración anual todos los solsticios de verano en el que más de 10.000 perros son sacrificados para consumo. Se trata de una práctica que se ha resistido a desaparecer, a pesar de una ley que desde hace dos años prohíbe la venta de ese tipo de carne y las protestas online (en China las manifestaciones están restringidas) de organizaciones defensoras de los derechos de los animales.

El festival de la carne de perro de Yulin nació en 1990 como una estrategia de los vendedores de carne de perro para incrementar sus ventas, pero ha sido tan criticado dentro y fuera de China que las autoridades no lo respaldan. Aún así se mantiene como la tradición de comer carne de perro.