Mercados españoles abiertos en 46 mins

Carlota Prado rompe su silencio y pone a 'Gran Hermano' contra las cuerdas

·5 min de lectura

Gran Hermano Revolution, la edición emitida en 2017, marcó un antes y un después en el reality de convivencia más popular de Telecinco. Y es que la concursante Carlota Prado sufrió presuntamente (todavía no existe una sentencia en firme) un abuso sexual por parte de José María López, que por entonces era su pareja, durante una fiesta celebrada en la casa de Guadalix de la Sierra en la madrugada del viernes 3 de noviembre de aquel año mientras la joven se encontraba en estado de embriaguez e inconsciente.

Si bien el participante fue expulsado de manera disciplinaria y la dirección del programa decidió denunciarle ante la Guardia Civil, cuatro años después la malagueña ha roto su silencio con Coto Matamoros poniendo otra vez a la marca contra las cuerdas. Y es que la joven ha revelado que la organización ya sabía que le habían violado de pequeña.

©Mediaset
©Mediaset

En 2019 estalló la polémica contra Gran Hermano después de que El Confidencial publicara un vídeo en el que mostraba cómo la organización del reality de Telecinco había abordado el presunto abuso sexual sufrido por Carlota Prado. La joven descubrió el vídeo en el confesionario sin que nadie le ofreciera en ese instante ningún tipo de apoyo psicológico. De hecho, en un momento dado, se tapó la boca con una mano y se tiró un buen rato insistiendo a la organización que quitaran el sonido del montaje: "Que sigue el puto audio, Súper, quítalo". La angustia de la concursante fue tal que estuvo al borde de un ataque de nervios. La malagueña abandonó la casa de Guadalix de la Sierra momentáneamente y, tras cuatro días apartada en un hotel con personal de la productora, decidió regresar al concurso siendo expulsada por la audiencia al poco tiempo.

Esta falta de tacto con la concursante tras ser violada presuntamente en una fiesta celebrada en la casa con alcohol de por medio causó un gran revuelo mediático hasta el punto de que varias empresas retiraron su publicidad de GH VIP. Eso sí, en el intento optaron por recordar que el formato es uno de los más seguidos de la televisión mediante el hashtag #MegustaGHVIP. Una fuga de anunciantes que amenazó con fulminar la marca para siempre y que incluso provocó que Mediaset tomara la decisión de cancelar la segunda edición de Gran Hermano Dúo.

Si bien Mediaset ha procurado dejar atrás este oscuro episodio que le colocó en el ojo del huracán como posible cómplice del silencio y que incluso tuvo repercusión mundial, Carlota Prado acaba de romper su silencio con el mismísimo Coto Matamoros (colaborador estrella del programa Crónicas Marcianas y hermano de Kiko Matamoros). La joven, que tuvo que recibir tratamiento psicológico tras el presunto abuso sexual por parte del murciano, ha concedido su primera entrevista física a través del canal Wamac.

En la primera parte de la charla Carlota Prado ha contado qué le motivó a participar en el concurso a la par que ha cuestionando el protocolo que Zeppelin TV siguió después de que se detectara la supuesta violación: “Cuando sufres una situación de ese calibre entras en estado de shock y ese estado de shock puede perdurar en el tiempo X. Yo no era consciente hasta muchísimo después. Ahora me pregunto ¿por qué grabaron esas imágenes en el confesionario? Es una pregunta que me hago muy a menudo. ¿Cuál era el propósito? ¿Utilizarlo? Si tú decides no denunciar en el momento en que ellos quieren denunciar ahí no pueden espectacularizar absolutamente nada”.

Asimismo ha añadido que en aquel momento mi padre no estaba en España y yo tenía clarísimo que ante cualquier tipo de decisión judicial que quisiese acometer no lo iba a hacer sin hablarlo previamente. Lo tenía clarísimo, pero no entraba dentro de sus cálculos”.

Después de tachar al programa de manipulador y de insistir en que en este momento de su vida no tiene miedo a contar la verdad, la joven ha destapado que supieron desde el primer día que ella ya había vivido un episodio similar: "Voy a contar una cosa. No estaba convencida de hacerlo, pero creo que es importante. Cuando tú te presentas a ese programa hay una serie de test, preguntas pero tú pasas por un psicólogo. Yo cuando me entrevisto con la psicóloga le confieso que a mí de pequeña me han violado. Y a mí me dice: cuidado Carlota porque en este programa hay muchas personas que entran y que cuentan cosas de su vida que no saben manejar o que no pretendían decir, ¿esto lo sabe tu familia? Y le digo no, no lo sabe. Y dice: quiero que sepas que puede salir”.

"Para mí es increíble que las decisiones que tomaron no tuvieran en cuenta eso. Cuando a mí me meten en el confesionario, las dos personas que entran después, una de ellas es esa psicóloga con la que yo había hablado. Entonces, cómo tú siendo consciente de que una persona que ha pasado por algo así ya, decidís que pasen 14 horas y después la metéis en una sala sola a ver las imágenes. Es una tortura psicológica de un nivel tan frío, tan frívolo, es alevosía en estado puro. Sabían que yo ya había pasado por algo así", ha continuado la joven.

Si bien Gran Hermano no se ha vuelto a emitir desde aquel escándalo y el proceso penal está pendiente de juicio (la Fiscalía pide una pena de dos años y medio de cárcel para José María López por un delito de abuso sexual y 6.000 euros por daños morales, además de 6.000 euros más que reclama a Zeppelin por enseñarle a Carlota Prado las imágenes de su propia violación), todo apunta a que la joven está dispuesta a seguir contando su verdad le pese a quien le pese. Y es que sus palabras conforman la primera parte de un relato que tendrá su segundo y último capítulo la semana que viene.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Mediaset

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente