Mercados españoles cerrados en 43 mins

Carga eléctrica: Glencore apuesta fuerte por metales para baterías de coche

Por Barbara Lewis y Maiya Keidan

LONDRES (Reuters) - Glencore ha aumentado la producción de metales utilizados para fabricar baterías de automóviles a mayor ritmo que sus principales rivales mineras, según con un análisis de toda la industria que muestra el impacto de una estrategia que tiene potencialmente grandes riesgos y recompensas.

La producción de cobalto y cobre de la compañía anglo-suiza casi se duplicó en los cinco años anteriores a 2016, mientras que su producción de níquel se cuadruplicó, según muestra la investigación recopilada para Reuters por S&P Global Market Intelligence.

Los metales para vehículos eléctricos representan aproximadamente el 50 por ciento del resultado de explotación de Glencore, más del doble que sus principales competidores: BHP,, Rio Tinto, y Anglo American.

El análisis, basado en los informes de las empresas, respalda la afirmación de Glencore de que está bien posicionada para capitalizar el anticipado aumento de la demanda de automóviles eléctricos en la próxima década.

Sin embargo, también tiene peligros potenciales; la mayor parte de la producción se ha integrado mediante adquisiciones, y Glencore acumuló más deuda que sus competidores, según S&P Global Market Intelligence.

Tenía 28.400 millones de dólares de deuda neta frente a los 16.300 BHP, 8.100 millones de dólares de Rio Tinto y 5.500 millones de dólares de Anglo American, según el estudio recopilado en noviembre.

Las preocupaciones sobre el tamaño de las deudas de Glencore en un momento de caída de los precios de las materias primas llevaron a que sus acciones cayeran a un mínimo histórico en 2015 y los gestores inyectaron más fondos e implementaron un plan de reducción de deuda.

La acción se ha recuperado desde entonces, impulsada por el aumento de los precios de las 'commodities' y los esfuerzos de Glencore para fortalecer su balance.

Glencore se negó a realizar comentarios para esta información, diciendo que emitiría una actualización a sus inversores la próxima semana. El CEO Ivan Glasenberg ha dicho muchas veces este año que el despliegue de vehículos eléctricos impulsará la demanda de cobre, cobalto y níquel.

La compañía calcula su deuda de manera diferente al resto de la industria, compensando parte con inventarios de 'commodities' que pueden convertirse fácilmente en efectivo. A finales de junio, dijo que su deuda era de 13.900 millones de dólares.

La dependencia de Glencore en la República Democrática del Congo para el cobalto y el cobre presenta otro riesgo. Los otros grandes del sector evitan el país, que está plagado de focos de anarquía y conflicto, tumulto político, trabajo infantil y un sistema legal opaco.

Los analistas e inversores reconocen el riesgo, pero muchos consideran que vale la pena.

"El mundo necesita cobalto y la República Democrática del Congo necesita entradas de moneda extranjera", dijo Ryan Seaborne, gerente de cartera en 36ONE Asset Management de Sudáfrica, que posee acciones de la minera.

"Seguimos siendo alcistas Glencore como compañía y como los activos de cobalto de la RDC".


CAMINOS DIVERGENTES

La voluntad de Glencore de operar en el Congo lo ha convertido en el principal productor mundial de cobalto entre las principales mineras. Aumentó su producción de cobalto de 12.880 toneladas en 2011 a 28.300 el año pasado, lo que representa más de un cuarto del mercado mundial de aproximadamente 100.000 toneladas, según el análisis.

También elevó la producción de cobre de 700.000 a 1,4 millones de toneladas, mientras que su producción de níquel aumentó de 28.500 a 115.100 toneladas y el de zinc de 563.100 a 1,1 millones de toneladas.

Aunque no es ampliamente considerado como mineral apto para los vehículos eléctrico, algunas investigaciones han encontrado que el zinc, utilizado principalmente para galvanizar acero, podría usarse en baterías si otros minerales se vuelven demasiado caros o difíciles de encontrar.

Un ritmo acelerado de desarrollo tecnológico significa que la mezcla de metales necesaria para las baterías de los coches eléctricos podría cambiar radicalmente, según los analistas, lo que podría socavar las ambiciones de la compañía. Pero esta es una amenaza es a más largo plazo debido al tiempo que los fabricantes de automóviles necesitan para incorporar innovaciones.

Los rivales de Glencore tienen diferentes estrategias.

BHP, por ejemplo, dice que un cambio masivo hacia el coche eléctrico está a más de una década de distancia. Se espera que la demanda de petróleo para vehículos ligeros llegue a su punto máximo en 2030.

Anglo American, el principal proveedor de platino del mundo, busca sacar más ganancias de sus importantes reservas y apuesta por los vehículos propulsados ​​por células de combustible de hidrógeno en las que el platino actúa como catalizador.

Mientras que los competidores de Glencore tienen menores producciones de cobalto, níquel y zinc, todos están interesados ​​en el cobre, que tiene muchos usos como uno de los mejores conductores de electricidad, incluso aunque sean cautelosos con respecto a la velocidad a la que llegarán los vehículos eléctricos.

Entre los principales rivales cotizados, BHP obtiene la mayor proporción de sus ganancias de los metales de vehículos eléctricos después de Glencore, alrededor de una quinta parte, y esto es principalmente gracias al cobre.

Rio Tinto, el mayor productor de mineral de hierro del mundo, está trabajando en una masiva expansión subterránea en la mina de cobre Oyu Tolgoi en Mongolia. También tiene un proyecto de litio en Serbia, pero no entrará en producción antes de la próxima década.

El litio es un metal para batería que pone nerviosos a muchos inversores. Predecir los niveles de precios es difícil, ya que es abundante y hay muchos nuevos proyectos en marcha. Para Glencore, ansioso por tener cierto control sobre los precios, no es una apuesta tentadora.


SALTO EN LAS ACCIONES

Desde sus mínimos de 2015, el precio de las acciones de Glencore se ha recuperado en más de un 400 por ciento. La acción ha subido más del 20 por ciento este año, más que las otras tres mineras diversificadas cotizadas más grandes, aunque se ha alejado de los máximos de octubre.

Glencore es el mayor exportador mundial de carbón con calidad de exportación y algunas agencias de calificación citan la relación de la compañía con el contaminante mineral como un riesgo a la baja en el largo plazo.

Algunos inversoes han comenzado a tomar beneficios.

David Livermore, fundador y director general del gestor de activos Livermore Partners, dijo a Reuters que había reducido su participación debido a que parece difícil, aunque no imposible, que la acción mantenga su impulso.

"No veo potencial alcista en esta acción. Viene de fuertes subidas", dijo.

Livermore ha reducido su participación a 1 millón de dólares cuando tenía 2,6 millones en septiembre de 2015, cuando las acciones cayeron por debajo de 70 peniques, obteniendo ganancias de 3.1 millones de dólares.