Mercados españoles cerrados en 1 hr 29 mins

Caos de Chile perjudica su reputación, parece el fin de una era

Eduardo Thomson y Sydney Maki

(Bloomberg) -- Chile está a punto de perder la reputación que ha ganado con tanto esfuerzo, pues la mayor agitación social en una generación pone en duda que sea la apuesta más segura en América Latina.

Un mes después de la ola de protestas masivas, los swaps de incumplimiento crediticio de Chile (conocidos como CDS) están cerca de los de los otros países más estables de la región. La brecha entre el diferencial en su CDS a cinco años y el de Perú se redujo en 21 puntos básicos, a dos puntos básicos. La brecha con Panamá ha desaparecido durante el mismo período; la nación centroamericana ahora se ubica 0,6 puntos básicos por debajo de Chile.

Casi 40 años de crecimiento constante han convertido a Chile en el país más rico de Suramérica. Tiene poca deuda pública, un gran fondo de riqueza soberana e inflación baja y estable, todo lo cual ha ayudado a construir su reputación de estrella brillante de América Latina. Pero ya no.

“Chile se ha ganado ese título de mercado desarrollado entre emergentes, aunque tengo la sensación de que está empezando a cambiar”, dijo Aaron Gifford, analista de soberanos de mercados emergentes en T Rowe Price Associates Inc. en Baltimore, Maryland. “Chile es un mercado emergente más, eso es lo que es”.

Chile ha estado bajo el yugo de protestas y disturbios durante casi cuatro semanas; las personas exigen mejores pensiones, atención médica y educación, así como una nueva Constitución. La policía parece haber perdido el control por momentos, con casi un tercio de los supermercados saqueados, más de US$2.000 millones en daños y miles de tiendas cerradas.

Los disturbios podrían costarle a Chile 300.000 empleos, según dijo el jueves el ministro de Hacienda, Ignacio Briones.

Aun así, los pilares que sostienen la economía, incluida la gigante industria del cobre, permanecen intactos y los CDS de Chile siguen muy por debajo de los de México o Brasil.

“Se necesitaría mucho más para realmente hacer mella en términos de fundamentos”, indicó Álvaro Vivanco, jefe de estrategia y análisis macro de América Latina en NatWest Markets Securities Inc., en una entrevista. “Es una economía extremadamente bien anclada. Eso no va a cambiar”.

Sin embargo, los inversionistas comienzan a preocuparse por la respuesta del Gobierno a la crisis. El presidente, Sebastián Piñera, ha prometido un gasto adicional de US$1.200 millones, incluido un nuevo ingreso mínimo y un aumento en las pensiones que paga el Estado.

También acordó abandonar la Constitución de Chile, que consagra las políticas de libre mercado establecidas bajo la dictadura de Augusto Pinochet. La perspectiva de una nueva Constitución envió el peso a mínimos históricos esta semana.

“Es incuestionable que debido a los acontecimientos recientes, la brecha entre el riesgo de Chile contra otros países se ha cerrado”, comentaron economistas de Credicorp Capital, entre ellos Tomás Sanhueza, en una nota a clientes. Los CDS podrían aumentar aún más “una vez que se definan las reformas sociales y se conozcan las implicaciones económicas de estos cambios”.

Nota Original:Chile’s Chaos Is Beginning to Look Like the End of an Era

Para contactar al editor responsable de la traducción de esta nota: Carlos Manuel Rodriguez, carlosmr@bloomberg.net

Reporteros en la nota original: Eduardo Thomson en Santiago, ethomson1@bloomberg.net;Sydney Maki en New York, smaki8@bloomberg.net

Editores responsables de la nota original: Carolina Wilson, cwilson166@bloomberg.net, Philip Sanders

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

©2019 Bloomberg L.P.