Mercados españoles cerrados en 3 hrs 33 min

Brecha de género en capital de riesgo es peor para estas mujeres

Rebecca Greenfield

(Bloomberg) -- Cuando Daniela Perdomo salió este año a recaudar otra ronda de financiamiento para su emprendimiento de comunicaciones móviles, GoTenna, un inversionista le dijo que asumía que el director ejecutivo de una empresa de tecnología se parecería más a Reid Hoffman. Luego, se ofreció a presentarla a algunas mujeres capitalistas de riesgo. "Dijo: ’[c]reo que realmente te entenderían’", cuenta Daniela.

Otros inversionistas –todos hombres– cuestionaron la experiencia de Perdomo dirigiendo una compañía de "alta tecnología", asegura. Algunos se preguntaron si su producto, que ya tiene más de 200 clientes institucionales, realmente funcionaba. Finalmente, Perdomo recaudó US$24 millones.

Está bien documentado que las fundadoras enfrentan una batalla cuesta arriba cuando cortejan a inversionistas. Pero un estudio de la investigadora de mercado Crunchbase encontró que las mujeres tienen más dificultades para lanzar negocios considerados neutrales en cuanto al género. Del dinero que atraen las mujeres, una cantidad desproporcionada se destina a empresas con público femenino, como las empresas de moda, belleza y cosmética.

Las mujeres que dirigen compañías altamente técnicas dicen que el sexismo que enfrentan por parte de los inversionistas potenciales varía desde el subconsciente hasta el manifiesto. Dicen que no son tomadas en serio como expertas en su campo y que tienen que ir más allá para demostrar que existe un mercado para su producto o compañía, incluso si ya ganan dinero o tienen clientes que pagan.

Falon Fatemi, directora ejecutiva y fundadora de Node, un emprendimiento de inteligencia artificial, cuenta que un inversionista la preguntó si su IA sabía que no estaba circuncidado. "Y es normal", dice ella.

Leah LaSalla, directora de Astral AR LLC, un emprendimiento de drones con sede en Austin, Texas, afirma que los inversionistas han llamado a la ingeniera de 38 años de edad "joven" en los correos electrónicos de rechazo. "Cada vez que estos viejos blancos comienzan oraciones con ’jovencita’, sé que no me van a tomar en serio", asegura. "Soy latina. Se supone que yo soy la señora de la limpieza, no la directora ejecutiva".

Los capitalistas de riesgo masculinos a menudo expresan sorpresa cuando Sheri Atwood les dice que dirige el equipo técnico de su compañía, SupportPay. "Espera, escribes código", dijo un capitalista de riesgo; luego le pidió que lo probara. Atwood cuenta que lo hizo, preguntándose en voz alta con qué frecuencia hacía que los fundadores hombres se pusieran en la misma tarea. "Ser mujer es la razón número uno por la cual nadie cree que escribo código", dice Atwood.

Las mujeres también dicen que pasan una cantidad desproporcionada de tiempo pidiendo dinero a los inversionistas. Eso las pone aún más atrás que sus competidores masculinos, quienes pueden dedicar más tiempo a desarrollar sus negocios y cumplir los objetivos. Fatemi estima que tiene que hablar cuatro o cinco veces más a menudo que los hombres en su posición. Los capitalistas de riesgo "me rechazan por razones tontas", dice ella. "Se ejecuta un proceso de dos meses, y luego lo rechazan por una razón que podría haberse resuelto en la primera conversación".

Frida Polli, quien dirige una empresa de software de reclutamiento impulsada por inteligencia artificial llamada Pymetrics, dice que un capitalista realizó una amplia investigación sobre su empresa. Después, le envió un correo electrónico describiendo lo "increíble" que consideraba su compañía, pero no terminó invirtiendo. "Dijo: ’[h]ubo algo, no sabemos qué, pero no nos deja creer en su tesis de inversión’", cuenta Polli. "Yo pensaba, ¿en serio? Todas estas otras cosas son increíblemente positivas, ¿pero no puedes invertir?”.

No hay manera de saber si o cuánto sexismo influye en una decisión determinada, y los empresarios de cualquier género tienen que lidiar con el rechazo. Pero los datos sugieren que, en conjunto, las mujeres en los campos técnicos están perdiendo desproporcionadamente dólares de riesgo.

Crunchbase observó a más de 13.000 emprendimientos en cinco años, y los que comenzaron con mujeres en categorías neutrales al género, como la publicidad y los wearables, obtienen 54% menos fondos que las empresas fundadas por mujeres con servicios para mujeres.

Cabe aclarar que no hay muchos negocios centrados en las mujeres fundados por hombres, y algunas empresarias técnicas lograron recaudar una gran cantidad de dinero, incluida la cofundadora de VMware Inc., Diane Greene, y la de Insitro, Daphne Koller. Pero suelen ser las excepciones.

Perdomo comenzó GoTenna con su hermano, Jorge. Crunchbase no cuenta a GoTenna como una empresa fundada por mujeres, aunque Jorge ya no trabaja allí. Perdomo llevó a cabo la última ronda de financiación sola. Los datos, dice Perdomo, “son un punto de referencia. Dan un sentido direccional”.

Entre las 257 empresas de comunicaciones móviles creadas en los últimos cinco años, solo tres fueron fundadas por mujeres. Otras 17 fueron iniciadas por un equipo de género mixto. Según Crunchbase, esa pequeña cohorte de compañías fundadas por mujeres (1,2%) obtuvo una parte aún menor de la financiación: 0,3%. “¿Cree la sociedad que las mujeres solo pueden dirigir negocios enfocados en las mujeres?”, pregunta Perdomo.

Las empresas lideradas por mujeres más notables caen en lo que Crunchbase caracterizaría como empresas “con género”. Este año, los imperios de maquillaje y ventas al por menor Glossier Inc. y Rent the Runway Inc. alcanzaron el estatus de unicornio después de grandes rondas de financiamiento que valoraron cada negocio en más de US$1.000 millones. Stitch Fix Inc., la compañía de estilistas de ropa fundada por Katrina Lake que se hizo pública en 2017, se cita a menudo como una historia de éxito de una empresaria.

Crunchbase descubrió que esos tipos de negocios obtienen 110% de la financiación que se destina a empresas fundadas por mujeres. Es más fácil vendérselas a los inversionistas, dice Polli. "Son como, sí, eres mujer, entiendes las compras".

El aumento de los fondos dedicados a empresas dirigidas por mujeres y minorías, como Plum Alley y Backstage Capital, ha ayudado a enviar más dinero a las mujeres, pero solo hasta cierto punto.

"Si mi nombre fuera Jack y tuviera las mismas credenciales, probablemente habría podido obtener el doble de fondos al doble de la valoración", afirma Fatemi. "Y tengo inversionistas y amigos hombres que están de acuerdo conmigo en eso".

Nota Original:The Gender Gap in VC Funding Is Even Worse for These Women

--Con la colaboración de Sarah McBride.

Reportero en la nota original: Rebecca Greenfield en New York, rgreenfield@bloomberg.net

Editoras responsables de la nota original: Janet Paskin, jpaskin@bloomberg.net, Mark Milian

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

©2019 Bloomberg L.P.