Mercados españoles abiertos en 8 hrs 47 min

Así puede cambiar la forma de comprar billetes de avión

Las aerolíneas llevan años realizando fuertes inversiones para atraer a los viajeros a sus propias webs y ‘apps’ sin éxito, pero esperan que la pandemia pueda inclinar la balanza a su favor.

A la hora de reservar un viaje, es habitual hacerlo mediante un comparador de precios, dada su gran utilidad para encontrar la tarifa más baja. Es precisamente este aspecto lo que complica que las aerolíneas aumenten sus ingresos, además de hacer más difícil la venta de productos adaptados.

Wall Street Journal ha desvelado que las reservas a través de este tipo de webs suponen, aproximadamente, la mitad del total. eDreams, por ejemplo, consigue el 80% de sus ventas a través de los vuelos que vende— a diferencia de Booking, Expedia o Trip.com, que se centran más en los alojamientos.

También de interés:

booking flight travel traveler search ticket reservation holiday air book research plan job space technology startup service professional now marketing equipment concept - stock image

Hasta ahora, el modelo de negocio era un win-win: por una parte, los comparadores y agencias reciben ingresos por la venta de billetes; por otra parte, las aerolíneas suman un canal de venta adicional sin necesidad de desplegar infraestructura propia. Teniendo en cuenta la delicada situación en la que el coronavirus ha dejado al sector turístico, las aerolíneas quieren pasar a concentrar el poder y los servicios adicionales, aumentando la incertidumbre frente al futuro de estos comparadores.

¿La muerte de los comparadores de precios?

Las aerolíneas se han quejado en múltiples ocasiones de que estas webs les suponen un gran problema, dado el éxito de sus estrategias de segmentación de productos. No obstante, los comparadores— de momento— no van a desaparecer: son fáciles, cómodos y rápidos de usar. No solo permiten encontrar vuelos a cualquier parte del mundo aplicando filtros de fecha y precio (entre otros), sino que también pueden servir para encontrar el mejor alojamiento en el destino elegido.

Un vuelo se puede reservar desde la página de la propia aerolínea sin problema, pero es cierto que el usuario no suele tener una compañía aérea de preferencia con la que vuele siempre, sino que adquiere el billete con aquella que le ofrezca el precio más competitivo. Por ello, este tipo de webs facilitan mucho la tarea a la hora de realizar esta comparativa, ya no solo en el caso de los viajes en avión, sino también para encontrar un hotel o transporte para moverse por el país, teniendo en cuenta la infinidad de opciones existentes.

Aunque también hay quienes solo utilizan estas webs para analizar precios y luego se dirigen a las webs de las aerolíneas para reservar, algunas compañías ya tienen en mente cobrar más por los billetes adquiridos mediante los comparadores.

Este recargo podría significar, a largo plazo, la muerte de los intermediarios; y es que el asunto es más sencillo de lo que parece: los intermediarios necesitan a las aerolíneas sí o sí, pero no a la inversa.

Artículo relacionado:

 

Laotracaradelamoneda

IDNET Noticias