Mercados españoles abiertos en 5 hrs 46 min

Así gana cientos de miles de dólares en Internet con un negocio muy sencillo

(Photo Illustration by Rafael Henrique/SOPA Images/LightRocket via Getty Images)

En 2017, Christopher Wane se acercaba a los 30 años y ni siquiera podía pagar su hipoteca. Aunque esto era lo menos importante. Lo más grave estaba en las facturas y las deudas que se iban acumulando.

Desde entonces han pasado dos años, y este británico residente en Manchester ya pagó la hipoteca de su nueva casa, acaba de regresar de un viaje de dos semanas por Estados Unidos y tiene muchas historias que contar.

“Es una locura —relata Wane para MarketWatch—. Básicamente puedo ir a donde quiero y no preocuparme por los aspectos financieros. Hace dos años, no podía pagar ni un taxi”.

Un día a Wane se le ocurrió echar a andar un negocio de comercio electrónico por envío directo, que es una fórmula en la que un minorista no necesita llevar un inventario ya que es el proveedor externo el que les envía los productos a los consumidores.

“Escuché sobre el envío directo hace un par de años, y quería probarlo -relata-. Realmente solo quería 200 libras adicionales al mes para ayudar a pagar las facturas y tal vez ahorrar para unas vacaciones”.

Pero de súbito, tras algunos contratiempos, las ventas empezaron a ser más abundantes y el dinero se hizo realidad. Aunque Wane no quiso revelar cuál fue su proveedor de éxito, sí confirma que ha vendido de todo, desde gafas de nieve y de sol, hasta lámparas y productos de jardinería. Y que, tras lograr más de 700,000 dólares en ventas, su beneficio neto fue de 125,000 dólares.

Como era de esperar, Wane no es el único. De hecho, no pocos de estos nuevos comerciantes en boga suben a la red de redes videos en los que abundan sobre los millones de dólares que han ganado gracias a este tipo de negocios.

Así lo consiguió

Según cuenta, Wane usa Shopify para vender sus productos, una plataforma que por 29 dólares al mes les permite a los usuarios crear un sitio web para vender sus productos.

También existen BigCommerce, cuyo plan mensual estándar es de 29.95 dólares, y Volusion, que le cuesta entre 15 y 135 dólares al mes, según el plan escogido.

Los vendedores crean un sitio web a través de estas plataformas y se hacen de productos para sus páginas directamente con minoristas chinos como AliExpress.

“Hay una aplicación llamada Oberlo, que te permite agregar productos de AliExpress a tu página web en Shopify —explica Wane—. Básicamente, esta app encuentra productos, los importa a tu tienda, cambia su descripción para que se vean más profesionales y les modifica el precio”. Luego están los anuncios de Facebook para llegar a los consumidores.

Lo mejor: sin inventario, sin riesgo

De acuerdo con Wane, la peculiaridad que tiene la mayoría de las personas que quieren participar como gestoras en el “envío directo” es que no controlan en ningún momento un inventario”.

Una vez que los anuncios impacten en el consumidor, éste elige el producto y lo ordena. Entonces es el proveedor el que se lo envía directamente.

La mayor desventaja de este tipo de negocio es su tasa de devolución, que llega al 2.59% de los clientes, según Shopify.

Pero no estamos ante la gallina de los huevos de oro. Wane estima que la mayoría de quienes abren este tipo de negocios en internet no llega a ganar mucho dinero. Ya sea porque ofrecen los productos equivocados o porque no han diseñado correctamente su página web.

El factor más importante es Facebook. “Mis primeras cinco tiendas fallaron porque no sabía cómo usar los anuncios de Facebook correctamente. Facebook tiene mucha información sobre nosotros y los anuncios pueden ser muy específicos. Pero si destinas mil dólares en anuncios y te diriges al grupo equivocado, no realizarás ninguna venta".

Las críticas a este modelo

Pero este sistema también tiene su ejército de detractores. “Quienes venden estos productos nunca los han visto —lamenta Anne Carlson, cuya madre tuvo dos malas experiencias al adquirir ropa que no se correspondía con la propaganda—. Ellos no están interesados ​​en atender a los clientes. Solo quieren ganar dinero rápido”.

Sin embargo, Wane asegura que examina a todos sus proveedores y a los productos que fabrican antes de anunciarlos. Él estima que apenas entre el 1 y el 2% de sus clientes intentan devolver sus pedidos. Cuando eso ocurre, les ofrece un descuento del 15%. Si todavía están decididos a devolver el producto, les pide que se lo envíen y reembolsa el pedido por completo.

“Muchos dicen que solo vendemos productos chinos baratos en internet —insiste—. Pero es que son los mismos que ellos compran en Amazon, y están muy felices simplemente porque confían en el nombre de Amazon. No hay diferencia”.

Artículos relacionados que te pueden interesar: