Mercados españoles abiertos en 3 hrs 44 min

Así es Colossus, el robot que ha salvado Notre Dame del desastre absoluto

El incendio de Notre Dame ha sido devastador. La catedral, una de las más importantes de Europa, fue pasto de las llamas el pasado lunes por la tarde. El templo se ha quedado sin techo, sin aguja y sin parte de la bóveda principal. La estructura ha sufrido daños tanto por el calor como por el agua que utilizaron los bomberos. Pero la tragedia pudo ser mucho peor si Colossus no hubiera participado en las labores de extinción.

Colossus es un robot de extinción de incendios por control remoto que pesa 500 kilos y maneja la Brigada de Bomberos de París. Tal y como informa Gizmodo, este humanoide está diseñado para soportar las condiciones más brutales, como temperaturas elevadísimas y llamas golpeando su estructura. Colossus es capaz de portar y utilizar una manguera contra incendios, transportar herramientas pesadas o incluso recoger y transportar a una persona herida.  Es decir, lo mismo que un bombero, pero siendo -evidentemente- mucho más torpe (por ejemplo, no puede subir escaleras-.

Colossus, el héroe del incendio de Notre Dame. (Aurelien Meunier/Getty Images)

En el caso del incendio de Notre Dame, los bomberos tenían un plan claro: bajar la temperatura que había dentro de la nave. El objetivo era que, aunque se quemase el tejado y los andamios que rodeaban al templo -estaba siendo restaurado-, la estructura de piedra no se viera excesivamente dañada por el calor infernal que se estaba formando.

Y en este plan Colossus tuvo un rol decisivo. Durante cinco largas horas, el pequeño gran robot disparó agua a zonas específicas del fuego para bajar la temperatura del lugar. No actuó según su parecer, sino que un bombero de carne y hueso lo controlaba a distancia, desde un ordenador.. Una vez que cumplió su misión, los seres humanos pudieron penetrar en el templo y rematar la faena.

Colossus es obra de la empresa franacesa Shark Robotics. Sus medidas son 1,6 metros de largo, 0,75 metros de ancho y algo menos de 0,8 metros de alto. Su  lo impulsan dos motores eléctricos que funcionan con seis baterías de iones de litio y tiene un sistema de frenos electromagnéticos. Además cuenta con sensores para detectar fugas de gas. Su velocidad máxima es de 3,5 kilómetros por hora (jamás ganará una carrera) pero a cambio puede transportar más de 1.000 kilos a sus espaldas, justo el doble de lo que pesa este gigantesco robot.

“Colossus es un gran aliado”, dijo a Le Figaro el portavoz de los bomberos de la capital francesa Gabriel Plus. “Puede transportar hasta una tonelada de carga, botellas de oxígeno o material, por ejemplo, y empujar hasta dos toneladas, puede mover un automóvil”. Lo dicho, todo un héroe… del siglo XXI.