Mercados españoles cerrados

Así engañó Macron a los hackers que buscaban desestabilizar su candidatura en favor de Le Pen

Tecnología y redes

La semana pasada saltaron las alarmas. A menos de 72 horas de la segunda votación de las Elecciones Presidenciales en Francia, la candidatura de Emmanuel Macron denunció que había sido víctima de un ciberataque. ¿Se filtraría algún tipo de información sensible que podría decantar la balanza hacia la candidata de extrema derecha Marine Le Pen? ¿Se repetiría la historia vivida en Estados Unidos con Hillary Clinton?

24 horas después de la cita electoral, parece que este hackeo no ha tenido ningún tipo de influencia en los resultados. Macron se ha impuesto con el 66,1% de los votos, frente al 33,9% de su rival. 

Macron, un día después de ganar las elecciones (AFP)

Pero que no haya tenido influencia no significa que no haya pasado. Ni tampoco significa que Macron no tenga nada que ocultar. Más bien parece que el equipo del liberal ha sido capaz de engañar a los delincuentes informáticos de una forma muy astuta.

Así lo parece tras leer una entrevista concedida por  Mounir Mahjoubi, responsable de seguridad digital de la candidatura de Macron, a la página The Daily Beast. 

En ella, Mahjoubi asegura que varios de los dirigentes de la campaña han recibido en los últimos meses numerosos correos electrónicos de phising. En ellos se incluían enlaces a páginas web falsas en las que se les solicitaban numerosos datos, como las contraseñas de sus cuentas o información personal.

El experto revela que las páginas estaban hechas a la perfección, y que era muy difícil darse cuenta del engaño. Aun así, entrenó a todo el equipo en fijarse en detalles para evitar caer en la trampa, como en que la dirección de la URL fuera la adecuada. 

Pero no solo entrenó a todo el mundo para que no fueran engañados, sino que también creó una estrategia maquiavélica para dar información falsa o inútil a los hackers. Por ejemplo, los empleados de Macron facilitaron contraseñas falsas y nombres de correo electrónico erróneos para que los delincuentes perdieran tiempo intentando acceder a ellos.

Otro truco fue el de crear cuentas de correo verdaderas, y llenarlas con información superficial o poco sensible. De ahí salieron los 9 Gb de datos sobre la campaña de Macron que alguien colgó en el foro 4Chan con intención de que otros usuarios buscaran datos que pudieran comprometer al candidato. Nadie los obtuvo, porque básicamente, no existía nada interesante o directamente era información falsa.  

Justo lo contrario de lo que sucedió con la candidatura de Hillary Clinton. La candidata demócrata sufrió un ataque que reveló la estrategia de la dirección de su partido, que en teoría debería ser objetivo, para encumbrarla a ella como cabeza de campaña frente a Bernie Sanders, su rival en las primarias.

Además, los hackers obtuvieron información sensible sobre las reuniones de Clinton con los banqueros de Wall Street, a los que prometió que no iba a modificar ninguna regulación que les afectara. Esots dos asuntos fueron exprimidos hasta la saciedad por Trump, que finalmente se llevó la victoria. Macron aprendió bien la lección, como bien ha quedado demostrado.