ArcelorMittal suprimirá 1.300 empleos en su planta de Lieja tras cerrar definitivamente parte de su actividad

LUXEMBURGO, 24 (EUROPA PRESS)

La multinacional siderúrgica Arcelor Mittal suprimirá alrededor de 1.300 empleos en su planta de la localidad belga de Leija después de decidir el cierre permanente de sus actividades de coque y seis líneas de producción en sus instalaciones en la ciudad, según informó la empresa en un comunicado.

"ArcelorMittal Liege ha comunicado con pesar al comité de empresa su intención de cerrar de forma permanente una serie de activos adicionales debido al mayor debilitamiento de la economía europea y la consecuente baja demanda de sus productos", explica.

La empresa reconoce que esta propuesta, que afecta a 1.300 personas, será "muy complicada" para la comunidad local, por lo que se comprometió a encontrar una solución "socialmente aceptable para todos los afectados", lo que incluye conversaciones con los sindicatos sobre todos los medios posibles para reducir el impacto social, incluida la posibilidad de recolocación en otras plantas del grupo.

El consejero de ArcelorMittal Lieja, Bernard Dehut, afirmó que la compañía lamenta "profundamente" que la situación económica se haya deteriorado más hasta el punto de que la propuesta de nuevos cierres en Lieja es necesaria. "Reconocemos que es un anuncio muy difícil para los empleados en Lieja, en particular al producirse tan cerca del cierre de la primera fase", agregó.

La compañía anunció el 14 de octubre de 2011 su intención de detener de forma permanente la fase líquida debido a la sobrecapacidad estructural que existía en el Norte de Europa y tenía previsto que en el futuro la planta de Lieja se centrara en actividades de 'downstream', operando cinco líneas principales (que dan empleo a 800 personas) y seis líneas flexibles.

En este sentido, recuerda que bajo un modelo flexible, rechazado por los sindicatos, estas líneas hubieran operado entre el 0% y el 100% en función de la demanda de mercado, pero añade que, lamentablemente, desde 2011 la perspectiva económica se ha deteriorado. "La demanda de acero en Europa cayó entre un 8% y un 9% más en 2012 y está ahora un 29% por debajo de los niveles anteriores en la crisis", apunta.

En concreto, señala que "clientes claves" del sector del automóvil han anunciado grandes procesos de reestructuración en sus plantas y, como resultado, hay insuficiente demanda para apoyar el funcionamiento de estas facilidades flexibles. Además, agrega que no prevé que mejore la situación en el medio plazo.

A pesar del cierre de los altos hornos, las instalaciones de Lieja registraron unas pérdidas antes de intereses e impuestos de más de 200 millones de euros en los nuevo primeros meses de 2012 y no se prevé ninguna mejora para 2013, debido a la continua debilidad del mercado europeo. "Esto es insostenible", asegura.

Por otro lado, también tiene previsto cerrar de forma permanente su planta de coque en las instalaciones de Lieja, que ya no es viable debido al exceso de oferta de este derivado del carbón en Europa.