Mercados españoles abiertos en 5 hrs 29 min

La aplaudida respuesta de una diseñadora a esta propuesta de trabajo

Redacción ElHuffPost

Sara, una diseñadora cuyo usuario en Twitter es @tope_ok, ha recibido el aplauso de muchos en esta red social tras compartir en un mensaje la situación que vivió con una oferta de trabajo.

En el tuit adjunta cuatro capturas de mensajes de WhatsApp que intercambió con un empresario que le propuso que diseñara un logo para su compañía.

"Me gustaría que me hicieras algún boceto de un logo. Si alguno me gusta, ya vemos el tema de la pasta", escribió el empresario.

Tras concretar cómo quería que fuera el diseño, recibió la respuesta de Sara. "Hola, la parte del diseño de bocetos entra dentro del encargo. Yo los encargos los cobro la mitad por adelantado y la otra mitad, en la entrega del arte final. Ya que la planificación e ideación del proyecto también lleva tiempo y esfuerzo", aclaró.

Algo que no gustó mucho a su interlocutor, que comenzó a plantear problemas. "Entiendo Sara, pero no puedo pagarte sin saber si me gustará el logo final. Si consigues convencerme, te pagaré gustosamente. Eso comprende que no puedo pagarte sin saber lo que puedes llegar a ofrecerme", afirmó.

La diseñadora no dio su brazo a torcer y defendió su posición: "Te guste o no el trabajo final, yo he invertido un tiempo y un esfuerzo que no me va a ser remunerado. El diseño es parte del encargo, tiene revisiones hasta el arte final, no es un trabajo de una sola entrega".

Y por si no había quedado claro, añadió: "Todos los trabajos de profesionales del diseño te van a decir lo mismo. Yo, si quieres, te paso mi portafolio, pero no voy a empezar un trabajo sin saber si me van a pagar por él".

Pese a que Sara adjuntó imágenes de su trabajo, el empresario no cedía. "Pienso que hacer un boceto debería ser cortesía del creador, porque como es lógico, no puedo comprar a ciegas. Es como si vas al supermercado y te obligan a comprar artículos sin ver su aspecto, no es muy correcto. Agradezco tu ofrecimiento, pero lamento decirte que antes no puedo pagarte".

La comparación no gustó nada a la diseñadora, que contestó con este otro símil: "Más bien es como si vas a una peluquería y te peinas y dices que si no te gusta cómo te dejan, no les pagas. No sé. No voy a hacer un trabajo que no se me pague. Suerte".

El mensaje de Sara lleva en menso de 24 horas más de 12.600 retuits y más de 27.900 'me gusta'.

Sigue leyendo en El HuffPost