Mercados españoles cerrados

Año nuevo, vida nueva: 3 retos para ahorrar lo que te propongas en 2020

Billete de 100 dólares

Si improvisásemos una encuesta a pie de calle sobre propósitos de año nuevo, probablemente ahorrar sería uno de los más repetidos. Pero del dicho al hecho, hay un trecho. Si este año queremos, por fin, lograr este propósito y no fracasar en el intento, lo primero que debemos es fijarnos una meta de ahorro realista, acorde con nuestros ingresos. Según la regla 50/30/20, deberíamos ahorrar cada mes una quinta parte de nuestra nómina. Así, si por ejemplo ganamos 1.500 euros, 300 euros deberían ir directos a la cuenta de ahorro. La forma más fácil de lograrlo es ahorrar a principios de mes, algo que podemos conseguir fácilmente programando una transferencia automática desde nuestra cuenta corriente a una de ahorro. Precisamente, el error que solemos cometer es dejar el ahorro para el final y destinar únicamente aquella parte de nuestros ingresos que no hayamos gastado, lo que dificulta que seamos constantes.

Además, si queremos ahorrar de una forma amena, podemos plantearnos retos de ahorro, siempre con cantidades realistas, que nos permitan ver resultados a corto y medio plazo.

1- Reto del céntimo

El método del céntimo es sencillo. Consiste en ahorrar un céntimo el primer día, dos céntimos el segundo, tres el tercero y así sucesivamente hasta completar un ciclo de un año. El último día deberíamos guardar 3,65 euros. Si lo cumplimos, al cabo de doce meses habremos ahorrado 668 euros. Una forma sencilla de lograrlo es aprovechar las vueltas de las compras y los céntimos que acumulamos cada día en el bolsillo.

Reto del céntimo

Si somos más ambiciosos, podemos partir de una cantidad inicial superior. Por ejemplo, si en lugar de ahorrar un céntimo el primer día, ahorramos cinco o diez y aumentamos en la misma cantidad el ahorro diario, al cabo de un año habríamos acumulado 3.340 euros y 6.680 euros respectivamente. Eso sí, debemos ser conscientes de que el esfuerzo es mayor a medida que pasa el tiempo, por lo que si el reto es demasiado ambicioso, es probable que no podamos cumplirlo. Por ejemplo, en el caso de partir de un céntimo, el ahorro total en el mes de diciembre sería de 105 euros, pero si partimos de cinco o de diez, el último mes del año tendríamos que ahorrar 526 y 1.052 euros respectivamente.

2- Reto de los 30 días

Si queremos ver resultados a corto plazo, el reto de los 30 días puede ayudarnos a ahorrar y a motivarnos. Como el anterior, se basa en la idea del ahorro constante y progresivo. En este caso, se partiría de un euro y se ahorraría cada día una cantidad igual al número de la jornada: un euro el primer día, dos el segundo, diez el décimo y 30 el último. Con este método, el ahorro al cabo de un mes sería de 465 euros. Si reiniciásemos el reto cada mes durante un año, al final habríamos acumulado 5.580 euros.

Reto de los 30 días

Y como en el caso anterior, podemos personalizarlo a nuestro gusto. Por ejemplo, podemos ahorrar la mitad, partiendo de 50 céntimos, o el doble, iniciando el proceso con dos euros, en cuyo caso tras 30 días habríamos ahorrado 233 y 930 euros respectivamente.

3- Reto de las 52 semanas

A diferencia de los anteriores, con este sistema solo tendremos que preocuparnos de ahorrar una vez a la semana. El método es sencillo: empezamos ahorrando un euro la primera semana, dos la segunda y así progresivamente hasta guardar en la hucha 52 euros la última semana. Si logramos llegar hasta el final, el ahorro acumulado sería de 1.378 euros. Una vez más, el límite lo ponemos nosotros, ya que podemos adaptar la cifra a nuestras necesidades.