Mercados españoles cerrados

Analistas de la bolsa de Wall Street coinciden: 2018 será un año genial

Los estrategas de la bolsa de Wall Street han comenzado a desvelar sus objetivos para 2018, y hay consenso en que el mercado tendrá una tendencia alcista. Credit Suisse, Deutsche Bank, UBS y BMO Capital se encuentran entre las firmas que están diciendo a sus clientes que se preparen para ganancias de dos dígitos porcentuales en el S&P 500 (^GSPC).

Relato básico: el crecimiento económico nacional e internacional continuará impulsando las ganancias, mientras que las bajas tasas de interés mantendrán altas las valoraciones.

En un artículo dirigido a sus clientes publicado el viernes, Brian Belski de BMO Capital dijo que su situación proyectada es que el S&P subirá a 2.950 para finales de 2018. Esto supone un 14% más respecto al nivel al que cerró el S&P el viernes.

Un corredor con unas gafas con forma de 2017 trabaja en la Bolsa de Nueva York el 30 de diciembre de 2016 (Michael Nagle / Bloomberg).

“Las ganancias de las empresas y la economía estadounidenses están mejorando, una tendencia que debería impulsar de nuevo el alza de los precios de las acciones en 2018”, decía. Su hipótesis de partida da por hechas tres cosas: “En términos generales, se mantienen estables las primas de riesgo y se disparan las tasas de interés, pero menos de lo esperado; el crecimiento de los beneficios por acción (BPA) coincide con las actuales expectativas optimistas, lo cual ofrece una fuente de apoyos; y los debates/cuestiones políticos siguen creando períodos de elevada volatilidad en torno a la retórica”.

“Creemos que es momento de aceptar las reglas básicas y olvidarnos de la retórica”, decía Belski.

Cada vez hay más economistas e inversores que están caracterizando la economía estadounidense con el principio de “Ricitos de oro”, una situación en la que la inflación es reducida y el crecimiento se encuentra por encima de la tendencia. Este es un tipo de predisposición que puede hacer que este mercado alcista de ocho años siga durante varios años más.

Son más probables las oportunidades que las amenazas – UBS

El miércoles, Keith Parker de UBS dijo que el S&P 500 cerraría 2018 a 2.900 puntos. Respecto a la política, Parker explicó que veía que el mercado crecería aún más si la bajada de impuestos se convertía en ley.

“Creemos que nuestro escenario positivo, basado en el hecho de que el Congreso apruebe una bajada de impuestos, es más probable que un escenario negativo, y el mejor escenario positivo (S&P 500 a 3.300) supera al escenario negativo por dos”, dijo Parker. “A medida que la Reserva Federal sigue aumentando, parece que las valoraciones de las acciones están fijando precios más altos, aunque nunca por encima del crecimiento de las ganancias esperado a medio plazo ni por debajo de la volatilidad básica de las ganancias”.

Parker sostiene que el mercado está dirigido por cuatro factores: cambios demográficos que benefician al servicio de atención sanitaria, la construcción de viviendas, los seguros, los productos del hogar y los automóviles; aumento de los beneficios empresariales que alimenta el gasto de las empresas, lo cual irá en detrimento del crecimiento del consumo personal motivado por una caída en la capacidad de ahorro; aumento de los márgenes de beneficio motivado por las ganancias por productividad; y empresas con altas tasas impositivas que consiguen mejores resultados que aquellas con tasas impositivas bajas.

La recuperación del mercado ha estado vinculada a las ganancias – Deutsche Bank

Binky Chadha de Deutsche Bank ve un S&P alcanzando los 2.850 puntos. Aunque es un poco más conservador que sus pares, de todas formas da por hecho una ganancia del 10% respecto al nivel en el que cerró el viernes.

En su artículo de investigación, que fue publicado el 10 de noviembre, Chadha destacaba cómo los movimientos del mercado han estado vinculados a las ganancias.

Las acciones y las ganancias se han movido juntas los últimos años.

“A raíz del movimiento del Banco Central Europeo hacia tasa negativas a mediados de 2014 y el consecuente impacto en el dólar y las acciones del petróleo, el crecimiento de las ganancias primero se desaceleró y luego se volvió negativo, y las acciones se quedaron igual por un año y medio”, observaba Chadha. “En el contexto de esta tendencia, el S&P 500 se movió de lo más alto a lo más bajo de la tendencia, cayendo brevemente por debajo en el primer trimestre de 2016 por el creciente temor y la depresión de las ganancias. Después del mínimo de ganancias en el primer trimestre de 2016, los precios de las acciones comenzaron a aumentar, rompiendo su período de un año y medio casi sin moverse hasta alcanzar un nuevo pico a mediados de 2016; luego se detuvieron, como es habitual en el momento previo a las elecciones, para recuperarse fuertemente después”.

Chadha espera que los beneficios por acción (BPS) del S&P suban a 146 dólares en 2018, por encima del 11% respecto a los 131 dólares estimados para 2017. Para él, los precios y las ganancias del mercado de acciones de cotización múltiple “se mantienen prácticamente igual”, lo que significa que las acciones volverán a reportar ganancias.

Las acciones de cotización múltiple podrían expandirse – Credit Suisse

No todo el mundo espera que el mercado de acciones de cotización múltiple se quede invariable. De hecho, es probable que alguna gente piense que deberían contraerse.

Y luego hay analistas como Jonathan Golub de Credit Suisse que piensan que las acciones de cotización múltiple en realidad podrían expandirse.

“La sabiduría popular sostiene que el crecimiento de las tasas de interés amenaza la cotización de las acciones”, dijo Golub el 13 de noviembre en un artículo dirigido a sus clientes. “En contraste, los datos muestran que cuando se deprimen los retornos ‒como ocurre hoy‒, los precios de las acciones y las tasas de interés se mueven al unísono”.

Las cotizaciones podrían continuar subiendo.

“Los precios y las ganancias se han movido históricamente más y más hacia arriba hasta que el Tesoro a 10 años alcanza el 5%. Sin embargo, la investigación presentada en este artículo muestra que este punto de inflexión probablemente caiga a un 3,5%, en respuesta al actual ambiente de crecimiento más lento. Con unos rendimientos de los bonos del Tesoro por debajo del 2,5% a día de hoy, esto implica que las cotizaciones de las acciones no cambiarán por mucho tiempo debido al aumento de las tasas”.

En un artículo del 9 de octubre dirigido a sus clientes, Golub primero les decía que veía un S&P terminando 2018 a 2.875 puntos. Espera que las ganancias crezcan a un ritmo de medio dígito, aunque también que los precios de las acciones reciban un impulso adicional por la expansión de las acciones de cotización múltiple.

Aquí va un resumen de los objetivos mencionados:

  • Brian Belski de BMO Capital: objetivo para 2018 en el S&P: 2.950 puntos; BPA 145 dólares
  • Keith Parker de UBS: objetivo para 2018 en el S&P: 2.900 puntos; BPA 141 dólares
  • Binky Chadha de Deutsche Bank: objetivo para 2018 en el S&P puntos; 2.850; BPA 146 dólares
  • Jonathan Golub de Credit Suisse: objetivo para 2018 en el S&P: 2.875 puntos; BPA 139 dólares

Sam Ro