Mercados españoles cerrados en 5 hrs 15 min
  • IBEX 35

    6.891,40
    -2,00 (-0,03%)
     
  • Euro Stoxx 50

    3.150,57
    -48,29 (-1,51%)
     
  • Dólar/Euro

    1,1827
    -0,0041 (-0,34%)
     
  • Petróleo Brent

    41,02
    -0,75 (-1,80%)
     
  • Oro

    1.906,90
    +1,70 (+0,09%)
     
  • BTC-EUR

    11.116,75
    +79,29 (+0,72%)
     
  • CMC Crypto 200

    263,71
    +2,25 (+0,86%)
     
  • DAX

    12.369,27
    -276,48 (-2,19%)
     
  • FTSE 100

    5.846,88
    -13,40 (-0,23%)
     
  • S&P 500

    3.465,39
    +11,90 (+0,34%)
     
  • Dow Jones

    28.335,57
    -28,13 (-0,10%)
     
  • Nasdaq

    11.548,28
    +42,28 (+0,37%)
     
  • Petróleo WTI

    39,08
    -0,77 (-1,93%)
     
  • EUR/GBP

    0,9053
    -0,0041 (-0,45%)
     
  • Plata

    24,43
    -0,24 (-0,99%)
     
  • NIKKEI 225

    23.494,34
    -22,25 (-0,09%)
     

ANÁLISIS-Los veredictos sobre las vacunas de la COVID-19, el próximo gran riesgo bursátil

Por Lewis Krauskopf
·4 min de lectura
FOTO DE ARCHIVO: Sam Zell, fundador y presidente de Equity Group Investments, en Las Vegas

ANÁLISIS-Los veredictos sobre las vacunas de la COVID-19, el próximo gran riesgo bursátil

FOTO DE ARCHIVO: Sam Zell, fundador y presidente de Equity Group Investments, en Las Vegas

Por Lewis Krauskopf

22 sep (Reuters) - El optimismo sobre la inminencia de vacunas que pongan fin a la pandemia de coronavirus ha sido un factor importante en el resurgimiento de las bolsas de Estados Unidos de este año. Pero este sentimiento se enfrentará a una prueba crucial en las próximas semanas, cuando los inversores esperan saber si realmente funcionan con la publicación de datos clínicos.

Un análisis de UBS encontró que cerca del 40% de las ganancias de los mercados de valores registradas desde mayo se pueden vincular a las esperanzas generadas por las futuras vacunas de la COVID-19, que ha matado a más de 960.000 personas en todo el mundo y sacudió la economía mundial.

Los trabajos desarrollados por todo el mundo para producir una vacuna están llegando a su punto culminante, con la probabilidad de que se publiquen los datos de la última fase de los ensayos de compañías como Pfizer y Moderna en octubre o noviembre. Unos resultados decepcionantes podrían sacudir aún más unas bolsas que en los últimos tiempos se han vuelto turbulentas, inquietas por los retrasos en los estímulos fiscales en EEUU y por la incertidumbre sobre las elecciones presidenciales que celebrará el país el 3 de noviembre.

"La opinión generalizada es que esto (la vacuna) va a funcionar", dijo Walter Todd, jefe de inversiones de Greenwood Capital en Carolina del Sur. "Así que cualquier noticia contraria podría ser un riesgo para los mercados."

El número de vacunas en desarrollo podría amortiguar el impacto negativo en los mercados de cualquier contratiempo. Más de media docena de vacunas en todo el mundo se encuentran en la fase final de los ensayos clínicos de las más de 30 que se están probando actualmente en seres humanos, según la Organización Mundial de la Salud.

"Nos estamos preparando para un éxito según la lógica de que si se tiran suficientes espaguetis a la pared, con suerte al menos un fideo se pegará", dijo Liz Young, directora de estrategia de mercado de BNY Mellon Investment Management.

Eso podría explicar por qué las acciones en general apenas reaccionaron a principios de este mes, cuando AstraZeneca Plc y su socia la Universidad de Oxford detuvieron los ensayos en todo el mundo de una de las principales vacunas candidatas después de que un participante de sus ensayos en Reino Unido enfermara gravemente. Los ensayos se han reanudado en Reino Unido, Brasil y Sudáfrica, pero siguen en suspenso en Estados Unidos.

Algunos pronósticos sobre la disponibilidad de la vacuna se han vuelto menos optimistas. Good Judgment, una empresa cuyos pronósticos se basan en pruebas disponibles al público, sitúa en un 54% las posibilidades de que una vacuna se distribuya ampliamente en Estados Unidos para finales de marzo. Esto supone un aumento con respecto a la estimación de menos del 20% de principios de julio, pero un descenso con respecto a la del 70% de principios de este mes.

Pfizer y Moderna podrían publicar resultados iniciales sobre la eficacia de sus vacunas en octubre o noviembre basados en una lectura temprana de datos, seguidos por datos de compañías como AstraZeneca, Johnson & Johnson y Novavax Inc.

Una aprobación o autorización de uso de emergencia para este año podría dar lugar a subidas de las acciones de los sectores de los viajes, el ocio y otros que se han visto diezmadas por los confinamientos impuestos por la pandemia, al tiempo que impulsaría el tan esperado cambio hacia las inversiones en valor, que van desde los valores tecnológicos a otras acciones de crecimiento que han liderado los mercados durante años.

Incluso si se aprueba una vacuna, persisten las dudas sobre la facilidad y rapidez con que podrá distribuirse. El presidente de EEUU, Donald Trump, así como sus dirigentes sanitarios han emitido predicciones contradictorias sobre cuándo podría estar disponible una vacuna para el público general.

"La potencial desilusión del mercado probablemente provendrá de la comprensión de que una amplia fabricación y distribución llevará más tiempo", dijo Art Hogan, estratega jefe de mercado de National Securities.

Una vacuna aprobada, ampliamente distribuida y aceptada podría resultar en una ganancia de unos 300 puntos para el S&P 500, o más del 8% sobre el nivel actual del índice, según Keith Parker, jefe de la estrategia de valores de EEUU y global de UBS.

Si una vacuna se distribuye ampliamente en el primer trimestre, BofA Global Research proyecta un crecimiento del producto interior bruto (PIB) mundial del 6,3% en 2021, en comparación con el del 5,6% si esto no ocurre hasta el tercer trimestre.

Unas noticias decepcionantes sobre los ensayos clínicos podrían resultar en una pérdida de 100 puntos del S&P 500, alrededor del 3%, estima Parker.

Mientras que el mercado podría ser capaz de digerir un revés sobre la vacuna "razonablemente bien", varios reveses podrían dar lugar a un replanteamiento de la evolución de la vacuna, dijo.

(Información de Lewis Krauskopf; editado por Ira Iosebashvili y Bill Berkrot; traducido por Darío Fernández en la redacción de Gdansk)