Mercados españoles abiertos en 8 hrs 57 min

ANÁLISIS-¿Uno para todos y todos para uno?: el "coronabono" pone a prueba a la zona euro

Por Dhara Ranasinghe y Sujata Rao

Por Dhara Ranasinghe y Sujata Rao

LONDRES, 7 abr (Reuters) - Paso a paso, la crisis del coronavirus está obligando a la zona euro a una mayor integración, pero, al igual que la crisis de deuda antes, puede que el bloque no haga lo que los mercados de bonos realmente anhelan.

El llamado para un bono conjunto de la zona euro está de vuelta en la agenda, pero la resistencia alemana y holandesa a la petición de muchos estados del sur de Europa y del Banco Central Europeo para emitir un coronabono, nuevamente está probando la cohesión del bloque de la moneda única.

Para países como Italia, la medida destacaría el compromiso de unos con otros dentro del bloque en momentos de necesidad. Pero, para Alemania, es un sendero estrecho que lleva a un camino en que el norte rico subsidia directamente al sur.

Sin embargo, la magnitud de la crisis del coronavirus y la difícil situación de España e Italia ya ha suavizado la posición de Berlín sobre las normas presupuestarias europeas y la estricta condicionalidad de los rescates del Mecanismo Europeo de Estabilidad, grandes cambios frente a su línea dura durante la crisis de la deuda griega de 2011.

Los partidarios del "coronabono" argumentan que sería solo por una sola vez. Para los mercados y el BCE, los bonos ofrecerían una tasa de referencia de la zona euro "libre de riesgo" sobre la que avanzar, si fuera necesario.

"Si hay un momento para los bonos conjuntos, es ahora", dijo Luca Paolini, estratega jefe de Pictet Asset Management.

Durante cualquier crisis futura, un respaldo de este tipo protegería a los estados más pobres de aumentos paralizantes en los costos de los préstamos. Y a largo plazo, podría fortalecer al euro como moneda de reserva.

"Políticamente, es muy importante cuando hay una emergencia que los costos se compartan equitativamente en toda la zona del euro. Italia está pagando un 2% más que Alemania", dijo Paolini, refiriéndose a los costos de endeudamiento soberano a 10 años.

Un bono conjunto podría emitirse con un rendimiento de alrededor de un 0%, señaló, mientras que Italia paga el 1,5% por efectivo a 10 años. En una colocación de 1.000 millones de euros, la diferencia anual es de 15 millones de euros.

Si bien un bono simple -pago de intereses periódicos y de capital al vencimiento- hasta ahora parece poco probable, están sobre la mesa compromisos como la emisión de coronabonos a través de un fondo de rescate europeo creado especialmente.

Los problemas que enfrenta el bloque recuerdan las predicciones del padre fundador de la Unión Europea, Jean Monnet, de que la integración gradual generaría crisis, cada una de las cuales acercaría al bloque, en una especie de reacción en cadena.

Alemania y los Países Bajos se opusieron a la compra de bonos del BCE durante años, citando una regla de no rescate y por el temor a tener que garantizar deudas nacionales. Se necesitó una crisis de deuda existencial, una recesión brutal y precedentes establecidos de otros bancos centrales importantes para suavizar su oposición en 2015.

"(Los responsables políticos europeos) tienen una historia de solo avanzar hacia un acuerdo sobre asuntos monetarios o fiscales cuando una crisis lo requiere", dijo Mike Riddell, jefe de renta fija del Reino Unido en Allianz Global Investors.

"Este es ciertamente uno de esos momentos", añadió.


(Reporte de Dhara Ranasinghe y Sujata Rao; Editado en español por Javier López de Lérida)