Mercados españoles cerrados en 7 hrs 5 min

Amazon sabe el día en el que miles de personas se quedarán sin trabajo: dentro de una década

Amazon es una de las empresas punteras en cuanto a automatización de procesos. Aunque no llega al nivel de un fabricante de coches o de Siemens -que fabrica todo tipo de maquinaria con robots- la compañía de Jeff Bezos ha sido capaz de crear unos almacenes gigantescos en los que las máquinas llevan de un lado a otro paquetes. Pero a pesar de esta alta presencia de ayuda robotizada, todavía hay muchos seres humanos que son fundamentales. Sin embargo, parece claro que Amazon quiere eliminar sus puestos -sobre todo, por el sueldo que tienen- y sustituirlos por humanoides. ¿Cuándo? En menos de 10 años.

Esa fecha no la ponemos nosotros. La ha puesto Scott Anderson, el director del área de Desarrollo y cumplimiento de robótica de la empresa, quien asegura en una entrevista concedida a Reuters que el punto en el cual un almacén de Amazon está totalmente automatizado, de extremo a extremo se cumplirá en una década. Es decir, desde el momento que un usuario haga un pedido y llegue a las manos del mensajero, ningún ser humano participará en el proceso. 

Amazon sabe cuándo despedirá a miles  (Paul Hennessy/NurPhoto via Getty Images)

 En 2019, los robots de Amazon son capaces de transportar grandes columnas llenas de paquetes, o moverse por gigantescas estanterías para acercar un determinado pedido a un operario, que previamente ha utilizado una tableta para solicitarlo. En un futuro próximo, será un robot el que le pida a otro robot que le traiga un teléfono, un televisor o lo que sea que haya pedido el cliente desde su casa.

¿Qué desafíos tiene que superar la ingeniería robótica para poder hacer el trabajo que hoy en día hace un humano en un almacén de Amazon? Según Anderson, el gran problema es la visión y la agilidad de las máquinas. Hoy en día, estos aparatos no ven el mundo ni lo interpretan de la forma tan creativa como lo hacen los humanos, y tampoco son capaces de moverse con total libertad, esquivando rápidamente cualquier obstáculo -ya sea una puerta o un montón de paquete que hayan caído en el lugar equivocado-. Sin embargo, dentro de 10 años los robots sí que podrán corretear de forma libre y visualizar lo que tienen a su alrededor comprendiendo mejor el espacio.

Para Anderson, la clave está en la Inteligencia Artificial de los robots, que debe desarrollarse más rápidemante. Por eso Amazon está haciendo un esfuerzo importante en este campo, ya que en el futuro le puede dar grandes beneficios. Eso sí, puede que no todo el campo sea orégano: gurús de la tecnología como Bill Gates consideran que estas máquinas deberían pagar los mismos impuestos -o incluso más- que los trabajadores, para así contribuir al bien común. Así que puede que dentro de diez años, tener un robot en una empresa sea más caro que tener a un trabajador de carne y hueso.