Mercados españoles cerrados
  • S&P 500

    3.435,56
    -7,56 (-0,22%)
     
  • Nasdaq

    11.484,69
    -31,80 (-0,28%)
     
  • NIKKEI 225

    23.639,46
    +72,42 (+0,31%)
     
  • Dólar/Euro

    1,1867
    +0,0038 (+0,32%)
     
  • Petróleo Brent

    41,73
    -1,43 (-3,31%)
     
  • BTC-EUR

    10.839,35
    +1.491,95 (+15,96%)
     
  • CMC Crypto 200

    257,21
    +12,32 (+5,03%)
     
  • Oro

    1.927,70
    +12,30 (+0,64%)
     
  • HANG SENG

    24.754,42
    +184,88 (+0,75%)
     
  • Petróleo WTI

    40,00
    -1,70 (-4,08%)
     
  • EUR/GBP

    0,9021
    -0,0110 (-1,21%)
     
  • Plata

    25,18
    +0,20 (+0,80%)
     
  • IBEX 35

    6.811,50
    -115,80 (-1,67%)
     
  • FTSE 100

    5.776,50
    -112,72 (-1,91%)
     

Las razones de Amancio Ortega para cerrar ZARA en lugares emblemáticos sin cumplir la promesa que hizo a sus empleados

Borja González
·10 min de lectura
Una tienda Zara en Bruselas el 8 de febrero de 2018
El logotipo de la marca en una tienda Zara de Bruselas. (Fuente: Agencia EFE)

El grupo Inditex de Amancio Ortega anunció este año su primer trimestre de pérdidas desde que salió a Bolsa en 2001 debido a la crisis económica derivada del impacto del coronavirus. Aún así, esta está lejos de ser la razón principal por la que ZARA se ha marcado como objetivo cerrar más de 1.000 tiendas alrededor del mundo, unas 300 en suelo español. A la plantilla de las mismas se les ha prometido reubicación antes de nada, cosa que no se está cumpliendo del todo.

La pandemia no está precisamente detrás de la estrategia del grupo de acabar con tanta tienda física. Ya contaba con un plan para los dos próximos años de crecimiento online que para nada camina de la mano de mantener el mismo número de establecimientos. En este sentido, Pablo Isla, actual presidente de Inditex, anunció una inyección de 2.700 millones de euros.

– Adiós a su joya de París –

El pasado 22 de agosto ZARA echaba el cierre a su tienda emblema en la capital del país vecino. Una clausura que sorprende especialmente por su ubicación, en el barrio de Saint-Germain, considerado el más chic, el niño mimado de la ciudad, debido a sus boutiques de lujo y sus alquileres imposibles para la gran mayoría.

ZARA pierde esa asociación a una imagen de exclusividad, dejando a vecinos de renombre como Armani o Mont Blanc. Un estudio de investigación de más de un año ha acabado con la joya parisina de la marca, una pérdida de estatus irremplazable.

– Situación en España –

Si la tienda de Saint-Germain era un icono de la empresa en París, en diversas ciudades de España el cierre de ZARA en sus cascos antiguos supone la pérdida de piezas fundamentales económicamente hablando y, por qué no, de cierta sofisticación que suponía un argumento más para presentar estas ciudades como modernas de cara al resto del país.

En algunas, la determinación de la empresa sobre echar el cerrojo no está exenta de polémica por la herida que implica en su economía y sus ciudadanos.

Por ejemplo, en Huelva la fuga de ZARA no ha sentado nada bien en el Ayuntamiento y su alcalde, Gabriel Cruz, está haciendo todo lo posible por reunirse con los directivos de Inditex, hasta ahora sin suerte.

La marca anunció el cierre de la tienda más emblemática de la ciudad, situada en el centro de la misma, en julio, después de ser un sitio de referencia textil en la zona desde 1992. Como el propio Cruz la califica: “un establecimiento señero en la ciudad que, desde su apertura en 1992, se ha convertido y consolidado como un espacio inseparable del imaginario colectivo y de la fisonomía de nuestra ciudad”.

El regidor está desesperado, pidiendo a la compañía de Amancio Ortega ser escuchado y, sobre todo, ansioso por saber cuáles son los planes de ZARA en la ciudad y qué va a pasar con todos sus trabajadores. No hay respuestas. Según informa Huelva24.com, se procederá al cierre el 2 de octubre y desde el 21 de agosto que se solicitó la reunión “nada más se agitó”. Es decir, que han hecho oídos sordos.

En Talavera de la Reina pasa tres cuartos de lo mismo. Su alcaldesa, Tita García Élez, ha mandado una carta a Inditex con el objetivo de que reconsidere el cierre del único ZARA de la ciudad, ubicado en el centro de la misma desde hace 20 años. Un lugar, por tanto, ya emblemático, ubicado en la rúa más famosa del municipio, la calle San Sebastián.

“Es mi intención transmitirle que la desaparición de la firma Zara será una pérdida irremediable en un momento en el que el tejido comercial y la pequeña y mediana empresa están realizando un grandísimo esfuerzo por contribuir a que la ciudad siga adelante”, la menta la alcaldesa en su carta.

También se ha interesado por la situación de los trabajadores de la tienda, alrededor de los cuales existe cierto desconcierto. El cierre se llevará a cabo el próximo 3 de octubre, a pesar de que estaba programados para enero del 2021.

En Elche tampoco están de enhorabuena. En nada, el 19 de septiembre, el ZARA del centro de la ciudad dejará de existir. Duele especialmente a los ilicitanos porque Inditex es propietaria del edificio donde está la tienda establecida, el antiguo y simbólico cine Capitolio. Esto es lo que más preocupa al Ayuntamiento, poder recuperar su patrimonio, cosa que se antoja complicada ya que el alcalde, Carlos González Serna, no se ha mostrado muy ágil al respecto al enseñar sus cartas antes de ponerse a negociar: “considero que un espacio tan emblemático y con un indudable valor patrimonial como es el capitolio debería tener en el futuro un uso cultural”. Amancio Ortega se frota las manos.

En Almería, a ZARA poco le ha importado el plan del Ayuntamiento para semipeatonizar el Paseo con el fin de reanimar el centro de la ciudad. Allí, ZARA ha anunciado que el 2 de octubre baja la persiana para siempre. Según cuenta La Voz de Almería, los empleados para entonces ya estarán reubicados. ¿Será verdad? Eso es un tema que trataremos más adelante debido a la controversia que está generando.

Esta decisión asola en cierto sentido al centro de Almería, en el que es complicado que un nuevo propietario invierta en el local, propiedad de Inditex.

Por su parte, la asociación de comerciantes Almería Centro-Centro Comercial Abierto ha recogido firmas para evitar el cierre. Carmen Sánchez, la gerente del colectivo, considera ZARA “un importante motor económico para el tejido comercial del centro de la ciudad” y ha confirmado que han intentado ponerse en contacto con el director general de la marca. Sin éxito, como el alcalde de la localidad andaluza, Ramón Fernández-Pacheco.

En Cádiz fue todo más precipitado. Durante la fase 2 de la desescalada marcada por el Gobierno para salir del confinamiento que desencadenó el impacto del coronavirus, ZARA decidió no abrir más, dos semanas antes de cuando estaba programado el cierre definitivo de dos tiendas en la ciudad. Con ello, Cádiz ha dejado de contar la marca en la ciudad. Una capital de provincia sin tiendas ZARA, impensable hasta hace unos meses.

De las dos tiendas, la que se encontraba en la calle Columela es la ausencia que más irrita a los gaditanos, ya que su edificio está considerado la milla de oro del sector y existe un temor de que el Goiko Grill que se va a abrir suponga un golpe casi letal al sector de la moda. Una vez más, ZARA abandona un lugar emblemático.

Multitud de tiendas ZARA en diferentes ciudades españolas han sido cerradas o van a echar el cierre próximamente, como en los casos anteriores, pero una de las decisiones que más sorpresa generó y que auguraba ya un futuro negro para ciertos lugares, fue la clausura del buque insignia de Inditex en La Rambla de Barcelona el pasado enero. En su lugar, ocupando una superficie de más de 430 metros cuadrados, se puede encontrar ahora una tienda Skechers.

– ‘Horizonte 2022’, ¿estrategia o recortes? –

Todos los cierres de tiendas, no sólo ZARA, pertenecientes a Inditex, están contempladas por el plan de la empresa para el periodo de 2020-2022, un proyecto, en palabras de su presidente Pablo Isla, “que va a transformar significativamente el perfil de la compañía”. El gran objetivo es la implantación de la tienda integrada, es decir, el desarrollo de ‘Inditex Open Platform’, una plataforma que servirá como base del sistema operativo para gestionar todas las actividades vinculadas al comercio online.

En castellano: Inditex cierra tiendas para ahorrarse los gastos que suponen y conseguir que el 14% actual que genera la venta online suponga un 25% en dos años. Lo que sostiene la compañía es que echar el cerrojo llevará a reducir el comercio físico a las tiendas con mayor superficie, debido a que las de menos tamaño no cumplen los requisitos para la adaptación a las nuevas tecnologías.

Se cerrarán en total unas 1.200 tiendas que a día de hoy representan el 6% de las ventas totales. Cuesta creer que funcionen y se decida acabar con ellas y más cuando muchas de ellas ayudan a impulsar el comercio de muchas ciudades, incluso el ajeno.

Las tiendas físicas contarán con dispositivos que te dirán dónde está la prenda que buscas situada, lo que de siempre ha hecho un dependiente. Incluso no hará falta utilizarlos, con un smartphone será suficiente. Es más, se podrá evitar el trato humano directo, entrando en una tienda y comprando lo que veas que te guste con el móvil, yendo directamente al mostrador para recogerlo.

La realidad es que la empresa dejará el nivel de tiendas en España como estaba en 2004, en menos de un 20% del total del grupo de un 60% que se ha llegado a alcanzar. Un varapalo para la economía del país. Es más, en España se cierran tiendas, pero hay proyectos enormes de nuevas aperturas son en Edimburgo (Escocia), Riad (Arabia Saudí), Bogotá (Colombia) y Pekín (China).

¿Qué pasa con los empleados de todas las tiendas que desaparecen? Según Inditex todos serían reubicados para cubrir la demanda de puestos que su nueva estrategia de expansión online indica antes de que las tiendas cierren. Todo ello en consenso con los agentes sociales en una mesa de diálogo. Eso prometieron. Una promesa incumplida, más allá de que no tiene ni pies ni cabeza pensar que se vayan a necesitar los mismo empleados de una tienda física para hacer frente a la demanda de una tienda online, en la que muchas actividades de factor humana ya se ven suplidas por la propia aplicación.

Según Comisiones Obreras, la multinacional de Amancio Ortega está procediendo a su antojo en este sentido, sin haberse alcanzado un acuerdo laboral global que asegure la recolocación de todos los afectados. Por el contrario, el grupo está mandando ofertas individuales, reubicando a dedo, y además cerrando establecimientos sin avisar. Es por eso que CCOO exige que se paralicen las clausuras de tiendas hasta que no se cuente con los sindicatos, como se acordó.

Las tensiones van en aumento y las prácticas de Inditex no están gustando nada a los sindicatos de trabajadores.

En definitiva, las razones del cierre de tiendas ZARA en lugares emblemáticos, sobre todo en territorio nacional, están camufladas en una estrategia que está levantando ampollas en diversas ciudades y que no acaba de convencer a sus habitantes ni a sus empleados directamente damnificados.

VÍDEO | Califican de “insulto a China” que una modelo de Zara tenga pecas

Más historias que te pueden interesar: