(Am) Catorce empleados de Paradores se encierran en el de Toledo por la negociación del convenio

Reclaman a la empresa que "se siente y negocie seriamente"

TOLEDO, 24 (EUROPA PRESS)

Un total de 14 empleados de la empresa Paradores se han encerrado este viernes en el Parador de Toledo para exigir a la entidad que se siente a negociar el convenio colectivo que afecta a más de 4.300 trabajadores, con la intención de permanecer allí "hasta que se encuentre una solución".

El responsable de negociación colectiva de la sección sindical de CCOO y miembro del Comité Intercentros de Paradores, Jorge Carneiro, ha manifestado que desde el sindicato exigen a la empresa Paradores que se siente a negociar el convenio y que no descartan ir a la huelga si no llegan a un acuerdo con la dirección de la empresa.

En declaraciones a los medios, Carneiro ha detallado que el convenio, que se viene negociando desde 2010, afecta a 92 de los 94 centros, y en este momento "la cosa se ha puesto más difícil todavía porque la nueva Dirección tiene planteamientos regresivos".

El sindicalista ha aseverado que el convenio vigente "no está demasiado bien a nivel económico" pero sí a nivel normativo, aunque la Dirección "pretende eliminar las mejoras" alcanzadas en este ámbito.

El Comité Intercentros de Paradores y la dirección de la cadena hotelera pública volverán a sentarse a la mesa a partir del próximo 3 de septiembre, para retomar la negociación del convenio colectivo, tras el preacuerdo alcanzado con la compañía en julio, que ha propiciado la desconvocatoria de paros anunciada por CC.OO. y UGT para el 25 de agosto.

ANTECEDENTES.

No obstante, los sindicatos no ven con buenos ojos el aplazamiento de la negociación hasta septiembre.

Carneiro ha explicado que ya han tenido varias reuniones con la dirección de la empresa en los últimos meses, pero a finales de julio "explotó todo", y al no ver "seriedad" por parte de la empresa "se convocó una huelga para el 25 de agosto".

Tras la mediación del Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA), ambas partes llegaron a un acuerdo y los trabajadores desconvocaron la huelga a cambio de la garantía de que la empresa no acometería despidos y de que la negociación continuaría de forma "normalizada".

Pero, la siguiente reunión, el día 16 de agosto, "no sirvió para nada", ya que según Carneiro la empresa "lo único que hizo fue reflejar en acta cómo estaba la negociación y nos citó para el día 3 de septiembre".

"No estamos de acuerdo, con eso no se respeta el acuerdo que se había firmado en el SIMA y por eso estamos aquí, para reclamar a la empresa que se siente y negocie seriamente", ha dicho.

DISPUESTOS A CEDER.

El sindicalista ha subrayado que los trabajadores "son conscientes de que la situación es complicada y están en disposición de renunciar a ciertas cuestiones del convenio de forma temporal para superar la situación actual de crisis", como que no haya incremento salarial en el nuevo convenio.

"Renunciaríamos a cuestiones económicas y eso que desde el 2010 perdemos poder adquisitivo por un concepto ligado a la producción", ha asegurado Carneiro, que ha añadido que también valorarían "una de las cuestiones en las que la empresa hace mucho hincapié, como es el tema de la flexibilidad para adaptar los horarios a la ocupación de los Paradores".

Los trabajadores están dispuestos a alcanzar acuerdos en este sentido "pero con unos límites", ya que la empresa plantea medidas como un máximo de 12 horas de jornada, trabajar 14 días seguidos o que no haya un calendario anual. "A eso no estamos dispuestos a llegar, pero hay términos medios que podríamos aceptar, siempre de manera temporal y con el objetivo de superar la situación", ha concluido.

Así va la Bolsa

PUBLICIDAD