Mercados españoles cerrados en 58 mins

¿Airbnb o un hotel? Las claves para saber cuál te interesa más

Ruth Vasquez
Colaboradora
Elegir bien el alojamiento puede ser un factor determinante para disfrutar o no de tus vacaciones. Foto: Getty Image.

Desde que Airbnb apareció en la escena del servicio de hospedaje en 2008, las reglas cambiaron para beneficio del viajero, quien ahora cuenta con más opciones en precios y experiencias en alojamientos. Pero, ¿cuándo es mejor usar un hotel o Airbnb?

Conoce los pro y los contras de estos servicios para que los elijas según las características de tus viajes y lo que necesitas en el sitio donde te alojarás.

Los 5 elementos claves para escoger entre Airbnb y un hotel:

1. Confiabilidad

Aunque en general, el servicio de Airbnb es confiable, siempre existe la posibilidad de que el dueño cancele la reservación.

“Cuando estábamos en París recibimos un correo electrónico de Airbnb informando que el dueño había cancelado nuestra reserva la noche anterior. Pasamos horas buscando un hotel que, por la inmediatez y la temporada alta, nos terminó costando casi el doble del precio que habíamos conseguido en Airbnb hacía meses”, comentó Viviana Fernández, especialista en comunicaciones y usuaria de Airbnb.

En realidad, no existe forma de prevenir una cancelación por parte de los dueños en Airbnb. Lo único que puedes hacer para protegerte de esta peligrosa posibilidad es revisar si hay comentarios relacionadas de quienes han rentado o avisos de cancelación de Airbnb. Todo se puede encontrar en el mismo perfil de la propiedad.

En contraste, los hoteles mantienen la reserva del cliente, incluso sin necesidad de depósito.

Por cierto que algunos dueños en Airbnb se apegan a las llamadas pólizas Super Estrictas en las que si cancelas 60 días antes de viajar, el anfitrión se queda con el 50 por ciento de tu depósito que es la mitad del pago total. Lo que implica que puedes perder el 25 por ciento de la inversión en hospedaje planeada para tus vacaciones.

Airbnb ha supuesto una auténtica revolución en el mundo del turismo. ¿Realmente es mejor que alojarse en un hotel? Eso dependerá de tus necesidades. Foto: Getty Images.

2. Precios

Los precios de las propiedades de Airbnb son más bajos que en hoteles similares en el área y una de las principales razones son los impuestos. En general, Airbnb no tiene las regulaciones de un hotel, ni los dueños de propiedades pagan los impuestos por ocupación hotelera. Esto podría cambiar en un futuro.

En el caso de Europa, Airbnb no siempre ha estado sujeta a las leyes de impuestos de ocupación y, en ocasiones, no ha pagado el impuesto a las ventas del gobierno local, de acuerdo con Investopedia. Sin embargo, afirma el mismo sitio web, al igual que un hotel, Airbnb aplica al cliente un impuesto al valor agregado (IVA) dentro de sus tarifas de servicio, el cual se calcula sobre la base del pago total.

Por otro lado, si acostumbras alojarte en una cadena o grupo de hoteles, puedes recibir noches gratis si tienes membresía. Estas generalmente no implican obligación o costo.

Otra opción que resulta incluso más económica que Airbnb son los hostales que pueden ser la opción perfecta para quienes viajan sin niños y son flexibles en cuanto a compartir espacio con otros viajeros.

3. ¿Viajas por trabajo o por placer?

Si viajas por trabajo o por corto tiempo, los hoteles son tu mejor opción, pues no solo se encuentran ubicados más cerca de centros de oficinas. Su atención personalizada las 24 horas, los siete días de la semana, hacen la diferencia en comodidad y conveniencia.

Ya sea que necesites un Wifi y comunicaciones telefónicas confiables, imprimir algún documento, la comida en tu habitación o la llamada para despertarte, los hoteles son para quien prefiera dejarse consentir.

En calidad de atención y servicio, los hoteles suelen salir ganando en la comparativa con Airbnb. Foto: Getty Images.

Pero, si el caso es que vas de vacaciones con tu familia por varios días, Airbnb es la mejor alternativa, pues si rentas un lugar completo cuentas con casi todas las conveniencias de un hogar y el espacio es mayor por el mismo precio de una habitación de hotel o por menos.

En el caso de que quieras considerar un hotel para tus vacaciones familiares, siempre puedes pedir que te conecten varias habitaciones. Sin embargo, lo más probable es que el costo sea mayor que el de un Airbnb.

4. ¿Viajas solo o con la familia? ¿Y qué tal la mascota?

Una limitación en las propiedades de Airbnb es que la gran mayoría de los dueños no aceptan mascotas, mientras que muchos hoteles de 2, 3, 4 y hasta 5 estrellas le dan la bienvenida a los que también forman parte de tu familia.

Recuerda que si estás con Airbnb no debes esperar mucho en atención por parte del dueño y que eres responsable de cualquier daño en la propiedad. Este es un riesgo que aumenta si hay niños, pues muchas de estas propiedades tienen detalles decorativos que pueden resultar difíciles de reemplazar.

5. Seguridad

En materia de seguridad, los hoteles cuentan con una importante ventaja competitiva, pues aunque no están exentos de que puedan ocurrir incidentes en sus instalaciones, las normas y medidas de seguridad son exigentes en la industria hotelera.

En Airbnb es muy poco probable que el dueño o anfitrión de la propiedad te reciba en persona. Aunque algunos usan cajas con códigos de seguridad para guardar las llaves, muchos las dejan bajo la alfombra en la puerta de entrada o en un negocio cercano. Y esa misma llave seguramente es la que han usado otros clientes, así que más de una persona puede tener copia o conocer el código de acceso en el caso de cerraduras dígitales.

Para mayor seguridad, busca quedarte en propiedades con anfitriones calificados por Airbnb como Súper Hosts. Antes de hacer tu reserva, revisa los comentarios de los usuarios y escribe al anfitrión para aclarar cualquier duda que tengas.

Una vez que hayas hecho la reservación y recibas la dirección de la propiedad, confírmala en el mapa de Google y mira las imágenes exteriores. Si no te sientes cómodo con lo que ves, cancela de inmediato para que no pierdas tu depósito. Además, antes de partir a tu viaje, deja con tus familiares la dirección del lugar y los datos del anfitrión.

Artículos relacionados que te pueden interesar: