La agencia Fitch saca al BPI del "bono basura" tras la opa de Caixabank

Lisboa, 9 feb (EFE).- La agencia Fitch mejoró hoy dos escalones la calificación del Banco Portugués de Inversiones (BPI), hasta el primer nivel por encima del "bono basura" ("BBB-") y con perspectiva "estable", después de que el español Caixabank se hiciese con el control de la entidad a través de una opa.

En un comunicado, Fitch explicó que esta revisión refleja la "alta probabilidad" de que el banco reciba apoyo de Caixabank en caso de necesidad, después de que la entidad catalana consiguiese el control del 84,5 % del BPI.

"Fitch cree que Portugal es un mercado estratégicamente importante para Caixabank, como demuestra su inversión en el BPI (con una participación minoritaria desde 1995) y su disposición para tomar el control del banco, a pesar del desembolso de capital y de las dificultades de una compra en el extranjero", señaló.

Además, la agencia retiró al BPI de "observación negativa", después de que la entidad cediese el control del Banco de Fomento de Angola (BFA) a la empresaria Isabel Dos Santos, con lo que redujo su exposición al país africano y evitó sanciones de Bruselas.

Fitch considera que el nivel de capitalización del banco es "aceptable" para el contexto portugués, a pesar de que necesita emitir 206 millones de euros en deuda subordinada para reforzar sus ratios.

Tras la revisión, la calificación del BPI se sitúa un escalón por debajo de la de Caixabank, pero por encima de la nota de Portugal y del resto de entidades portuguesas (a excepción del Santander Totta, división lusa del Grupo Santander).

Caixabank cerró con éxito su opa sobre el BPI y pasó a controlar el 84,5 % del capital del banco, gracias a un desembolso de 644,5 millones de euros.

La entidad, que estará liderada por el español Pablo Forero, mantendrá su marca en Portugal y de momento seguirá cotizando en la Bolsa de Lisboa, aunque hoy saldrá de su principal índice, el PSI-20.

Así va la Bolsa