Mercados españoles abiertos en 39 mins.

Aflora el dinero negro a borbotones: se acabó el secreto bancario en Andorra

J. Quirós –  El tiempo siempre pone las cosas en su sitio. Durante los últimos años hemos visto como, con el auge de las actuaciones corruptas, se ha puesto en la escena del debate el secreto bancario, que permitía esconder las responsabilidades fiscales y el dinero de dudosa procedencia. En el caso de España, no había que irse muy lejos para ocultar el patrimonio personal, puesto que Andorra permitía esa posibilidad.

Sin embargo, los continuos casos de corrupción, efectivamente, han sido lo suficientemente sonados como para que estas prácticas se modifiquen. Sólo basta con ver el escándalo de Banco Madrid, propiedad al 100% de Banca Privada de Andorra, que fue intervenida en 2015 por el Instituto Andorrano de Finanzas, debido al anuncio del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos de considerar a la entidad andorrana como una institución financiera extranjera sometida a preocupación de primer orden en materia de blanqueo de capitales.

También, el sonado caso de la ocultación de los bienes de la familia Pujol en la causa del 3%, en el que ocultaban, presuntamente, miles de millones de euros en entidades andorranas. Una situación que volvió a abrir el melón de replantearse cómo se debía proceder ante los países que eran más permisivos en cuanto al secreto bancario.

También de interés: La fórmula noruega contra la evasión de impuestos 

Jordi Pujol (2nd por la izquierda) y su mujer Marta Ferrusola (izquierda) abandonando los juzgados de Madrid en febrero de 2016. REUTERS/Sergio Perez

Así pues, la aprobación definitiva en las últimas semanas por parte del gobierno andorrano del final del secreto bancario en el Principado es el principio del fin y ha disparado las regularizaciones fiscales que se estaban realizando desde principios de 2016.

Y es que el próximo 1 de enero, el Ejecutivo de Andorra hará una recopilación de información fiscal del conjunto global de las cuentas depositadas en las entidades andorranas para remitir todos los datos fiscales en el 2018 a las agencias tributarias de todos los países miembros de la Unión Europea, en los que también se encuentra España.

En este sentido, el avance de las regularizaciones responde a que el suministro de todos los datos fiscales sobre los residentes españoles a Hacienda se hará de una forma automática, de tal forma que se conocerá el dinero que no ha sido declarado. Lo que supondrá el final de las actitudes corruptas dentro del país pirenaico.

Ángel Sáez, economista de Ros Petit, apuntaba en declaraciones que recogía La Vanguardia, que, como norma general, el coste de una regularización “es de un 70% del importe depositado”.

Así pues, en la amplia mayoría de los supuestos, el procedimiento aprovechando que la prescripción es por cinco años consiste en declarar el dinero opaco depositado en Andorra como ingresos en el año 2012 y declarar los rendimientos obtenidos en los años siguientes: 2013, 2014 y 2015.

A aquellos que quieren blanquear capitales se les va agotando las vías para hacerlo. El problema es que van surgiendo o conociéndose otros nuevos paraísos para el dinero negro. Veáse si no, los Paradise Papers. ¿Siempre se abre una puerta para los defraudadores?

En laces relacionados con el tema:

10 claves para entender los Paradise Papers

Las tácticas usadas por los ricos para esconder su dinero y evadir impuestos

IDNet Noticias