Mercados españoles abiertos en 5 hrs 41 min
  • S&P 500

    3.963,94
    -62,18 (-1,54%)
     
  • Nasdaq

    11.049,50
    -176,86 (-1,58%)
     
  • NIKKEI 225

    28.030,30
    -132,53 (-0,47%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0362
    +0,0017 (+0,17%)
     
  • Petróleo Brent

    83,28
    +0,09 (+0,11%)
     
  • BTC-EUR

    15.695,03
    +12,26 (+0,08%)
     
  • CMC Crypto 200

    382,68
    +2,39 (+0,63%)
     
  • Oro

    1.744,60
    +4,30 (+0,25%)
     
  • HANG SENG

    17.683,06
    +385,12 (+2,23%)
     
  • Petróleo WTI

    77,36
    +0,12 (+0,16%)
     
  • EUR/GBP

    0,8637
    -0,0007 (-0,08%)
     
  • Plata

    21,08
    +0,17 (+0,81%)
     
  • IBEX 35

    8.323,20
    -93,40 (-1,11%)
     
  • FTSE 100

    7.474,02
    -12,65 (-0,17%)
     

Cómo nos afecta el estrés cuando queremos perder peso

Photo credit: PeopleImages - Getty Images
Photo credit: PeopleImages - Getty Images

Si alguna vez te has preguntado si el estrés te hace ganar peso, la respuesta es sí. Pero... ¿qué es exactamente el estrés? ¿Hay varios tipos de estrés? ¿Se puede controlar? ¿Por qué nos puede hacer aumentar el peso? Pues bien, el estrés es la respuesta que genera nuestro cuerpo y nuestra mente cuando nuestro cerebro de supervivencia advierte una situación de amenaza.

El estrés activa nuestro sistema nervioso y nos alerta, es una reacción biológica normal y necesaria para un mayor rendimiento. Por lo que el estrés puntual no solo es positivo, es necesario, sin embargo el problema aparece cuando mantenemos un estrés sostenido en el tiempo, es este estrés el que podría derivar en un aumento de peso. (7 señales clave del cuerpo contra el estrés y la ansiedad).

El papel del cortisol en la gestión del estrés

¿Por qué? La respuesta la tiene el cortisol. Una de las hormonas que se activan en picos de estrés es el cortisol, que es secretada por las glándulas adrenales localizadas sobre cada riñón, obtiene su nivel más alto por la mañana para activarnos y va descendiendo a lo largo del día para conducirnos a nuestras horas de sueño, no obstante, cuando estamos muy estresados el cortisol se mantiene activo durante más tiempo-

¿Y cómo afecta el cortisol a tus almacenes de grasa? Para comprender hay que comprender lo que ocurre con la glucosa que pasa a tu torrente sanguíneo: una parte de esta glucosa se convierte en glucógeno y otra, mayor, se convierte en grasa y se almacena. La que se destina al músculo es utilizada por nuestra musculatura como combustible, ahora bien, el cortisol hace que esta cantidad sea menor, dejando disponible una porción mayor de glucosa para ser transformada en grasas.

Photo credit: Dermot Conlan - Getty Images
Photo credit: Dermot Conlan - Getty Images

¿Por qué el cortisol actúa de este modo? Quiere protegernos, es un sistema que fue ideado por nuestro cerebro primitivo para sobrevivir y lo básico para la supervivencia son las reservas, por lo que ante una situación de emergencia, sea cual sea, nuestro organismo va a aumentarlas con el fin de que no nos falten a futuro.

Así mismo, cuando estamos muy estresados nuestra tensión nerviosa aumenta, esto deriva en que nuestro cerebro busque modos de eliminar la tensión, lo que en muchas ocasiones nos lleva a comer alimentos que activan nuestra dopamina o sistema de recompensa, para hacernos sentir mejor y en numerosas ocasiones son alimentos azucarados, poco saludables o en cantidades excesivas. (Cómo la dopamina influye en nuestro cerebro).

Por otra parte, en épocas de mucho estrés nuestro cuerpo libera cortisonas, las cuales, como los estudios han demostrado, conduce a mayor acumulación de grasa en el área abdominal. Entonces... ¿qué puedes hacer ante situaciones de estrés? Es muy importante que aprendas a gestionar tus momentos de activación: parando de vez en cuando, escuchando a tu organismo, dosificando la carga y cuidando bien tus hábitos. Si comes de una manera equilibrada y realizas ejercicio moderado podrás disminuir la presión y derivar esa tensión en acciones realmente saludables que te ayuden a mantener el estrés en su lugar.