Mercados españoles cerrados en 2 hrs 33 min

¿Una chapuza encubierta? Acusan a Elon Musk de engaño con su donación de respiradores contra el COVID-19

La epidemia del coronavirus está dejando noticias surrealistas. Los aviones cargados de material sanitario por el que la Comunidad de Madrid pagó 23 millones de euros y que nadie sabe dónde están o las decisión del Rey de Tailandia de encerrarse con 20 concubinas en un hotel de lujo para aguantar la cuarentena son algunas de ellas. La última es la donación por parte de Elon Musk de 1.000 respiradores a un hospital. Parece un gesto altruista, pero se ha descubierto que dichos respiradores no son excelentemente máquinas hospitalarias, sino dispositivos para aliviar los ronquidos nocturnos.

El pasado martes, Elon Musk, uno de los hombres más ricos del mundo y CEO de Tesla (TSLA) y de Starlink, anunció vía Twitter su intención de donar 1.000 respiradores para combatir la crisis del COVID-19.

¿Una chapuza encubierta? Acusan a Elon Musk de engaño con su donación de respiradores contra el COVID-19 REUTERS/Steve Nesius

Tenemos respiradores adicionales aprobados por la FDA. Se enviará a hospitales de todo el mundo dentro de las regiones de entrega de Tesla. El dispositivo y el costo de envío son gratuitos. El único requisito es que los respiraderos sean necesarios de inmediato para los pacientes, no almacenados en un almacén ", tuiteó Musk, solicitando que las consultas se dirigieran a él y a Tesla.

El presidente ejecutivo de Tesla dijo la semana pasada que el fabricante de automóviles eléctricos había comprado más de 1.200 respiradores excedentes de China y los había enviado a los EE. UU.

Sin embargo, este gesto altruista puede ser en realidad una chapuza de proporciones cósmicas. Un periodista de Los Angeles Times llamado Russ Mitchell revela en su cuenta de Twitter que el fabricante de dichos aparatos respiradores, la compañía estadounidense Resmed, asegura que no son material hospitalario.

Al parecer, los aparatos se llaman Resmed BiPap, y son unos aparatos que se utilizan para tratar los ronquidos y la apnea de sueño, problemas más mundanos que a los que sufren las personas hospitalizadas por COVID-19. El mismo periodista asegura que los médicos no pueden hacer mucho con este tipo de máquinas en la situación de grave deterioro respiratorio que padecen las víctimas del coronavirus.

Mitchell va un paso más allá y aventura que Musk compró los aparatos que debían estar almacenados en China como sobrantes de stock con un gran descuento. Pero esta última afirmación es una teoría de este redactor, no un hecho comprobable en este momento.

Numerosos usuarios de Twitter han contestado a Mitchell rebatiendo sus argumentos y reconociendo que aunque este tipo de aparatos no pueden servir de respiradores, sí que pueden servir para administrar aerosoles, un tipo de medicamento que se está utilizando para combatir el coronavirus.

El anuncio de Musk llega en medio de una guerra publicitaria que están librando las marcas de automóviles de Estados Unidos por ver quién es la que más arrima el hombro para luchar contra el coronavirus. Numerosas empresas de EE. UU. han ofrecido sus recursos para combatir el virus, incluidas varias empresas que se han ofrecido para fabricar equipos de protección personal y respiradores, este último un suministro crítico para los hospitales afectados por la pandemia. El presidente Trump también ha presionado a General Motors para que fabrique respiradores.

Más historias que te pueden interesar:

Dónde descargar libros gratis para pasar mejor la cuarentena por coronavirus

La saturación de Internet por culpa del coronavirus: ¿está en riesgo el acceso a Netflix o YouTube?

Así serían los logos de las grandes marcas bajo las normas impuestas para evitar la expansión del coronavirus

Cómo desinfectar la pantalla del móvil de forma correcta

Los robots nos roban los trabajos, pero, ¿por qué no nos salvan del coronavirus?

Teletrabajo y coronavirus: algunas empresas controlan a los empleados con fotografías cada cinco minutos y videovigilancia