Mercados españoles cerrados
  • IBEX 35

    8.225,00
    -92,80 (-1,12%)
     
  • Euro Stoxx 50

    3.636,44
    -48,84 (-1,33%)
     
  • Dólar/Euro

    1,2074
    -0,0112 (-0,92%)
     
  • Petróleo Brent

    66,08
    -0,80 (-1,20%)
     
  • Oro

    1.733,00
    -42,40 (-2,39%)
     
  • BTC-EUR

    36.152,54
    -3.114,01 (-7,93%)
     
  • CMC Crypto 200

    912,88
    -20,25 (-2,17%)
     
  • DAX

    13.786,29
    -93,01 (-0,67%)
     
  • FTSE 100

    6.483,43
    -168,53 (-2,53%)
     
  • S&P 500

    3.811,15
    -18,19 (-0,48%)
     
  • Dow Jones

    30.932,37
    -469,63 (-1,50%)
     
  • Nasdaq

    13.192,35
    +72,95 (+0,56%)
     
  • Petróleo WTI

    61,66
    -1,87 (-2,94%)
     
  • EUR/GBP

    0,8657
    -0,0036 (-0,41%)
     
  • Plata

    26,70
    -0,98 (-3,56%)
     
  • NIKKEI 225

    28.966,01
    -1.202,29 (-3,99%)
     

A ver si nos enteramos de una vez: los antibióticos no curan la gripe ni el resfriado

Abusar de los medicamentos podría tener efectos secundarios importantes

image

Los antibióticos sólo son efectivos para las infecciones causadas por bacterias, no por los virus causantes de los procesos gripales. (Foto: Getty Images)

Aún no ha llegado el frío, pero falta poco y antes de que empecemos con la moquera, la tos y la carraspera conviene que tengamos claro cómo hacer frente a los problemas de salud más frecuentes del otoño.

La gripe es el más común, una enfermedad respiratoria de origen vírico cuyos principales síntomas son fiebre elevada, tos, dolor de cabeza y malestar general.

En la mayoría de los casos, la recuperación total se produce en una o dos semanas sin necesidad de recibir tratamiento con fármacos específicos.

Sin embargo la mayoría de nosotros nos empeñamos en atiborrarnos a pastillas: paracetamol, ibuprofeno, antigripales compuestos, jarabes para la tos (antitusivos), caramelos para chupar, descongestionantes, antihistamínicos o corticiodes. Es cierto que gran parte de la responsabilidad de este mal uso de los medicamentos no es nuestra, puesto que conocidos, familiares, farmaceúticos, médicos o enfermeras suelen recomendarlos.

El lagrimeo y el goteo nasal son síntomas de resfriado, pero si además tienes escalofríos y fiebre alta, no hay duda, has pillado la gripe. (Foto: Getty Images)

Aunque la realidad es que los tratamientos antibióticos no son eficaces en la cura de procesos víricos, como es el caso de la gripe (y si no lo sabías, ya te lo estoy contando yo). Pero claro, a ver quien es el guapo que pasa ‘a pelo’ esos 15 días de dolores y molestias permanentes.

El problema es que al tomarlos sí se nota mejoría (o eso crees), cuando en realidad lo que ocurre es que estás generando resistencias y alteraciones de la flora intestinal, que tiene un importante papel regulador y estimulante del sistema inmunitario, y la toma de antibióticos puede hacerte enfermar de nuevo.

image

¿Sabías que lavarse las manos con jabón podría salvar alrededor de 230.000 vidas al año, especialmente en países subdesarrollados? (Foto: Getty Images)

Así pues, la vacunación antigripal y unas correctas prácticas de higiene son medidas clave para evitar el desarrollo de procesos gripales. La vacuna antigripal pretende disminuir esta enfermedad en la comunidad y en aquellas personas más vulnerables a presentar complicaciones potencialmente graves.

En el caso de niños muy pequeños, ancianos, personas con enfermedades graves o enfermedades respiratorias crónicas, la gripe puede provocar complicaciones severas que requieran actuaciones específicas.

En estos casos, la vacuna antigripal es la única forma de prevenir las posibles complicaciones (potencialmente graves) que se pueden producir si se adquiere la enfermedad.

No es ninguna exageración: la gente muere de gripe. De hecho, entre 2.000 y 3.000 personas mueren anualmente en España por esta causa; con la vacuna se podrían impedir hasta la mitad de dichos fallecimientos.

Por ello, la vacunación antigripal así como la vacunación antineumocócica, constituyen una medida imprescindible para cierto tipo de pacientes. No obstante, antes de ponérsela es preciso seguir las indicaciones adecuadas y consultar con los facultativos y especialistas habituales.

“Los personas con EPOC, bronquiectasias, asma o fibrosis quística pueden llegar a presentar complicaciones mortales, fundamentalmente neumonías, si desarrollan procesos gripales”, asegura el Dr. Francisco Javier García Pérez, neumólogo y coordinador del Área de Enfermedades Infecciosas y Tuberculosis de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

Además, la vacunación es una medida fácil y segura que en la mayoría de los casos no provoca efectos secundarios relevantes”, según el experto.

Aparte de los mencionados, los principales grupos que deberían vacunarse son:

  • Los mayores de 65 años,

  • Las mujeres embarazadas,

  • Las personas con obesidad mórbida,

  • Los pacientes inmunodeprimidos,

  • Las personas con enfermedades crónicas (cardiovasculares, renales, metabólicas, neuromusculares, hepáticas, etc.).

Asimismo, para evitar la transmisión a amplias capas de la población, los residentes en centros con pacientes crónicos, el personal sanitario, los trabajadores de guarderías, colegios o residencias también son colectivos de especial interés en este sentido.

image

Para que el tratamiento sea efectivo ha de comenzar durante las primeras 48 horas tras el inicio de los síntomas. (Foto: Getty Images)

En cuanto a la eficacia de la vacuna antigripal, varía entre los individuos en función de su estado inmunológico. En adultos sanos oscila entre el 70 y el 90 por ciento de los casos; en la población infantil su eficacia se sitúa en el 80 por ciento.

“Los neumólogos recomendamos la vacunación antigripal, así como la neumocócica, en todos aquellos pacientes con enfermedades respiratorias crónicas ya que es una parte fundamental del tratamiento de cualquier enfermedad que afecte a la salud respiratoria de la población”, concluye el Dr. García Pérez.

En concreto, para la temporada invernal 2016-2017, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que las vacunas trivalentes de la gripe incluyan los componentes de las siguientes cepas análogas: “A/California/7/2009 (H1N1) pdm09”, “A/Hong Kong/4801/2014 (H3N2)” y “B/Brisbane/60/2008 (linaje Victoria)”.

Asimismo también recomienda que las vacunas tetravalentes, con dos virus de gripe B, contengan las tres cepas anteriores más una similar a “B/Phuket/3073/2013 (linaje Yamagata)”.

Ahora ya sabes que la vacuna es (literalmente) tu seguro de vida. Así que ve pidiendo cita al médico de cabecera para que no te pille el toro (la campaña de vacunación frente a la Gripe de este año da comienzo el día 19 de octubre). Él sabrá sopesar las posibilidad en función de tu edad y estado físico. ¡Que no se te complique la gripe!