Mercados españoles abiertos en 2 hrs 50 min
  • S&P 500

    4.455,48
    +6,50 (+0,15%)
     
  • Nasdaq

    15.047,70
    -4,50 (-0,03%)
     
  • NIKKEI 225

    30.259,91
    +11,10 (+0,04%)
     
  • Dólar/Euro

    1,1727
    +0,0010 (+0,08%)
     
  • Petróleo Brent

    79,03
    +0,94 (+1,20%)
     
  • BTC-EUR

    37.581,41
    +1.391,19 (+3,84%)
     
  • CMC Crypto 200

    1.100,11
    -2,95 (-0,27%)
     
  • Oro

    1.759,30
    +7,60 (+0,43%)
     
  • HANG SENG

    24.255,55
    +63,39 (+0,26%)
     
  • Petróleo WTI

    74,90
    +0,92 (+1,24%)
     
  • EUR/GBP

    0,8572
    +0,0000 (+0,00%)
     
  • Plata

    22,65
    +0,23 (+1,00%)
     
  • IBEX 35

    8.873,10
    -3,80 (-0,04%)
     
  • FTSE 100

    7.051,48
    -26,87 (-0,38%)
     

Calcula a qué edad deberías empezar a ahorrar para tu jubilación

Pareja montada en una bicicleta.
Pareja montada en una bicicleta.

Nunca es tarde para ahorrar de cara a la jubilación; sin embargo, el tiempo juega en nuestra contra. No solo porque cuanto más tiempo tardemos en empezar a ahorrar, mayor esfuerzo tendremos que hacer si queremos acumular una cifra que nos ayude a mantener un nivel de vida similar al actual, sino porque si optamos por un plan de pensiones, sacaremos menos provecho del interés compuesto.

Supongamos, por ejemplo, que cada año ganamos 30.000 euros brutos. Para complementar nuestra pensión pública en el futuro, contratamos un plan de pensiones que, imaginemos, tendrá una rentabilidad media constante del 1%. Nos fijamos como meta alcanzar los 100.000 euros brutos (antes del pago de impuestos previo al rescate) en el momento de la jubilación. ¿Cuánto dinero necesitaríamos aportar cada mes?

Según la calculadora de planes de pensiones que acaba de lanzar el equipo de HelpMyCash, si ahorramos durante 40 años, necesitaríamos aportar cada año a nuestro plan 2.040 euros para amasar 100.000 euros. Lo lógico sería pensar que si dedicamos la mitad del tiempo, 20 años, tendríamos que ahorrar 4.080 euros cada mes para conseguir la misma meta, es decir, el doble. Sin embargo, la realidad es que necesitaríamos aportar cada año 4.500 euros en total.

La importancia del interés compuesto

La culpa de este desajuste hay que achacársela al interés compuesto, que permite rentabilizar no solo el dinero aportado, sino también las ganancias que se van obteniendo a medida que pasan los años y que se van acumulando en el plan. Y la moraleja sería la siguiente: cuanto antes empecemos a ahorrar, menos esfuerzo necesitaremos hacer para alcanzar un mismo objetivo, es decir, menos cantidad de dinero tendremos que aportar.

Al empezar a ahorrar antes, se generan intereses durante más tiempo, por lo que al final, la ganancia es mayor. En el primer caso, tras 40 años, habríamos aportado un total de 81.600 euros a nuestro plan y el resto hasta llegar al objetivo serían ganancias. En el segundo caso, el importe invertido sería de 90.000 euros, pero las ganancias se reducirían a 10.000.

Comparativa sobre el ahorro en un plan de pensiones.
Comparativa sobre el ahorro en un plan de pensiones.

La fiscalidad, la principal ventaja de los planes de pensiones

El interés compuesto no es patrimonio exclusivo de los planes de pensiones. La principal ventaja de este producto es su fiscalidad. Al aportar dinero a un plan de pensiones, se aplaza el pago de impuestos sobre el dinero invertido. Ese capital tributará, junto con las ganancias obtenidas, en el momento del rescate como rendimiento del trabajo y pagará el IRPF correspondiente. Resultado: pagaremos menos impuestos mientras trabajamos.

Generalmente, cuando estamos en activo nuestros ingresos son mayores que cuando estamos retirados, por lo que el tipo impositivo que nos aplican es mayor. Si rescatamos el capital del plan de pensiones de forma periódica, podemos conseguir que en el momento del rescate el tipo impositivo aplicado sea inferior al que hubiésemos pagado mientras ahorrábamos.

Según los resultados de la calculadora, un contribuyente con unos ingresos brutos anuales de 30.000 euros que, por ejemplo, ahorre 2.000 euros brutos al año durante 30 años con una rentabilidad del 1% se ahorraría el pago de 18.000 euros en concepto de impuestos durante su vida laboral y en el momento del rescate, suponiendo que tuviese una pensión de 20.000 euros y recuperase su dinero en 10 años, pagaría solo 12.037 euros en concepto de impuestos. Al final, tras 30 años ahorrando, tendría un saldo neto disponible de 58.228 euros.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente