Mercados españoles abiertos en 2 hrs 49 min
  • S&P 500

    4.070,56
    +10,13 (+0,25%)
     
  • Nasdaq

    11.621,71
    +109,31 (+0,95%)
     
  • NIKKEI 225

    27.381,10
    -1,46 (-0,01%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0879
    +0,0005 (+0,04%)
     
  • Petróleo Brent

    86,35
    -0,31 (-0,36%)
     
  • BTC-EUR

    21.798,34
    +288,33 (+1,34%)
     
  • CMC Crypto 200

    537,98
    +20,97 (+4,06%)
     
  • Oro

    1.932,50
    +3,10 (+0,16%)
     
  • HANG SENG

    22.320,69
    -368,21 (-1,62%)
     
  • Petróleo WTI

    79,47
    -0,21 (-0,26%)
     
  • EUR/GBP

    0,8770
    +0,0005 (+0,06%)
     
  • Plata

    23,79
    +0,17 (+0,71%)
     
  • IBEX 35

    9.060,20
    +24,60 (+0,27%)
     
  • FTSE 100

    7.765,15
    +4,04 (+0,05%)
     

A las mujeres les disgusta tener una jefa mas que a los hombres

En España, solo el 5% de puestos directivos están ocupados por mujeres, según un estudio presentado el pasado mes de mayo por la consultora PwC. Esta flagrante discriminación de género parece tener difícil solución. El estudio, que fue elaborado a partir de la actualización de la base de datos de más de 7.500 directivos de la revista ‘Actualidad Económica’, pone de manifiesto que existe una especie de obstáculo invisible que no permite su evolución profesional.

Una parte de ese techo de cristal bien lo podría formar una nueva realidad que ha descubierto otro estudio, esta vez realizado en Estados Unidos, y que asegura que solo una quinta parte de los trabajadores quieren que su superior sea una mujer, frente a un tercio que prefiere a hombres. Al resto, le da lo mismo.

La evolución a lo largo de los años de las preferencias de los norteamericanos por tener un superior hombre y mujer (Gallup).
La evolución a lo largo de los años de las preferencias de los norteamericanos por tener un superior hombre y mujer (Gallup).



El trabajo, realizado por la consultora Gallup, está basado en entrevistas a 1.032 personas, reveló que el 39% de las mujeres prefiere tener a un hombre como jefe, mientras que solo el 26% de los hombres quiere lo mismo. En ese mismo estudio se refleja que el 51% de los americanos tiene un superior masculino, y el 33%, una mujer. De este último grupo, el 27% preferiría tener otra mujer como jefa en un nuevo trabajo, mientras que solo el 15% de los que actualmente tienen un jefe hombre les gustaría encontrarse en su próximo destino a una fémina dándoles órdenes.

Estos no son los únicos estudios que pintan una realidad nada alentadora para las mujeres. En una encuesta realizada en 2010 a 142 secretarias de bufetes de abogados, ninguna dijo preferir tener una jefa, y el 47% de ellas aseguró que le daba igual.

[Más: Silicon Valley ofrece detener el reloj biológico para atraer talento femenino]

Como señala el Wall Street Journal, otra encuesta realizada en 2011 a 1.000 mujeres trabajadoras descubrió que el 95% de ellas se habían sentido menospreciadas laboralmente por otras mujeres en algún punto de su carrera. Y en 2008, un estudio encargado por la Universidad de Toronto en el que se entrevistó a 1.800 trabajadores encontró que los que tenía como jefe a un hombre sufrían menos estrés que aquellos que tenían a una jefa.

Resultados nada alentadores que podrían ser parte de la causa de las conclusiones del estudio realizado por Gallup. Pero también puede que la falta de fe de las mujeres en las capacidades de otras mujeres sea un factor decisivo para el mantenimiento de este problema. Esa es la teoría de Sheryl Sandberg, una de las altas ejecutivas más poderosas y famosas de Estados Unidos. Sandberg defiende en su libro “Vamos adelante: las mujeres, el trabajo y la voluntad de liderar” que una de las primeras cosas que las mujeres deben hacer para poder romper el techo de cristal que les impide crecer es respetarse entre ellas en un entorno laboral.

Te puede interesar:

- En qué se fijan realmente los hombres y las mujeres cuando ven un anuncio

- Pizza Hut se disculpa con una cliente a la que llamó ‘gorda’

- Pide una aumento de sueldo al presidente de su empresa y pone en copia a 200.000 empleados