Mercados españoles abiertos en 5 hrs 7 min

3 fórmulas efectivas para vender un piso en tiempo récord

Cómo lograr vender un piso rápidamente

Vender una vivienda no es cosa de un día. Es un proceso que toma tiempo y que implica cierto grado de dedicación por nuestra parte, no sólo para recopilar la extensa documentación obligatoria sino también para encontrar al tan anhelado comprador. Según la sociedad de tasación Tinsa, el tiempo medio de venta de un piso en el país ronda los ocho meses, pero si nos corre prisa cerrar el acuerdo, este periodo nos puede resultar excesivo. En este artículo explicamos tres medidas que podemos tomar para lograr vender nuestra vivienda rápidamente.

1- Fijar un precio de venta competitivo

Muchas veces el cariño que le tenemos a nuestro hogar nos hace sobrevalorar la vivienda y podemos incurrir en el error de poner un precio de venta demasiado alto, que no se corresponde con lo que dicta la oferta y la demanda de nuestra localidad. 

Esto puede traer como consecuencia que tardemos demasiado tiempo en vender, ya que las probabilidades de que encontremos a un comprador dispuesto a pagar lo que pedimos son muy bajas. Por esto, si nuestro objetivo es cerrar el negocio rápidamente, es fundamental que hagamos una investigación exhaustiva del mercado de nuestra zona para que podamos fijar un precio de venta realista

Para lograr esto, podemos sondear los precios de los pisos que se han vendido en nuestra zona, consultar la opinión de un par de expertos inmobiliarios de nuestro barrio y tasar nuestro piso, bien sea de manera online o con un profesional en la materia. Esto puede representar un gasto que va entre los 200 euros y los 500 euros si lo hacemos con un técnico o nos puede salir gratis si utilizamos las múltiples herramientas online de valoración que existen en la web.

Así, con toda esta información a mano, tendremos una idea más precisa de cuánto vale nuestro piso en el mercado y podremos fijar un precio de venta lo suficientemente atractivo, que pueda despertar el interés de muchos potenciales compradores.

2- Promocionar al máximo la venta en los portales inmobiliarios

Para poder conseguir un comprador primero debemos llegar a él y no existe un recurso más efectivo para ello que colgar anuncios en los portales inmobiliarios. Estas páginas reciben millones de visitas al mes y suelen ser muy fáciles de utilizar. Además, tienen la ventaja de que nos ofrecen anuncios gratuitos si vendemos como particulares.

No obstante, es importante tener en cuenta que no basta con publicar un simple anuncio. Debemos esforzarnos en promocionar al máximo la venta y redactar una publicidad atractiva, que contenga toda la información esencial de la vivienda y una buena cantidad de elementos visuales como fotos o vídeos, que motiven al comprador a contactar con nosotros.

También, podemos apostar por pagar para destacar nuestros anuncios. Casi todos los portales nos ofrecen la posibilidad de contratar publicidad premium para que nuestro piso tenga mayor visibilidad y destaque por encima del resto de los anunciantes.

Los precios de este servicio varían en función de la web y del tiempo en que queramos disfrutar de la posición preferente, pero, para hacernos una idea, aparecer en las primeras posiciones de búsqueda durante un mes nos puede costar entre unos 20 euros y unos 40 euros. Así, utilizando todos los recursos, disminuyen las probabilidades de que tardemos demasiado tiempo en recibir ofertas.

3- Vender el piso a un ‘iBuyer’

Esta es una alternativa poco conocida, pero que puede resultar una estrategia ideal si nos urge vender nuestro piso. Los iBuyers son empresas que nos compran directamente nuestra vivienda en muy pocos días. Además, se encargan de gestionar al completo la documentación de la venta, de forma que nosotros no tenemos que preocuparnos de nada.

Para vender con un iBuyer solo tenemos que contactar con la compañía de nuestra preferencia y aproximadamente en 24 horas recibiremos una oferta inicial por nuestro piso. Si aceptamos, podemos finiquitar la venta en pocas semanas y recibiremos el dinero al contado en el momento de la firma de la compraventa. Eso sí, debemos tener en cuenta que esta celeridad implica vender el piso por un precio inferior a su valor de mercado.

Como podemos ver, aunque no existen fórmulas mágicas para vender nuestro piso en un abrir y cerrar de ojos, hay algunas medidas que podemos tomar para aumentar las probabilidades de encontrar rápido un comprador o, en su defecto, de cerrar el negocio en el menor tiempo posible.

Artículos relacionados que te pueden interesar: