Mercados españoles cerrados
  • S&P 500

    4.167,47
    +42,81 (+1,04%)
     
  • Nasdaq

    14.023,05
    +165,21 (+1,19%)
     
  • NIKKEI 225

    29.642,69
    +21,70 (+0,07%)
     
  • Dólar/Euro

    1,1975
    -0,0009 (-0,07%)
     
  • Petróleo Brent

    66,87
    +0,29 (+0,44%)
     
  • BTC-EUR

    52.524,82
    -683,82 (-1,29%)
     
  • CMC Crypto 200

    1.380,36
    -0,59 (-0,04%)
     
  • Oro

    1.768,50
    +32,20 (+1,85%)
     
  • HANG SENG

    28.793,14
    -107,69 (-0,37%)
     
  • Petróleo WTI

    63,33
    +0,18 (+0,29%)
     
  • EUR/GBP

    0,8683
    -0,0008 (-0,09%)
     
  • Plata

    26,02
    +0,50 (+1,94%)
     
  • IBEX 35

    8.571,60
    -16,80 (-0,20%)
     
  • FTSE 100

    6.983,50
    +43,92 (+0,63%)
     

Los 3 factores que fortalecieron al peso (por ahora) tras la elección en EEUU

Antonio Sandoval
·5 min de lectura
Los 3 factores que fortalecieron al peso (por ahora) tras la elección en EU
Los 3 factores que fortalecieron al peso (por ahora) tras la elección en EU

El peso mexicano vive un buen momento, es incluso una de las monedas que más se ha fortalecido a dos días de la elección presidencial en Estados Unidos, en la que todavía no hay ganador claro.

Pero la fortaleza de la divisa mexicana no obedece a factores internos; no es que los inversionistas hayan incrementado su confianza en la economía mexicana y que vayan a modificar sus expectativas, como erróneamente se menciona en diversos foros. De cualquier manera, el PIB del país se desplomará cerca de 10 por ciento este año, y en 2021 apenas crecerá un nivel promedio de 3.5 por ciento, lo que significa que la recuperación tardará años.

México sí está considerado todavía como un destino de refugio, y de rentabilidad, pero ligado a su nivel de tasa de interés. El país no tiene tasas parecidas a las de las naciones industrializadas, y eso le permite a sus mercados ser “competitivos”, que no necesariamente a su economía. Si la tasa baja, el peso y la economía pagarían las consecuencias de inmediato.

Como sabemos, la economía de Estados Unidos es vital para México, la mayor prueba de lo anterior es justamente lo que pasó con el peso en sólo dos días después de la elección, estos son los 3 factores que han fortalecido al peso, por el momento, no hay garantía de que sea una fortaleza permanente ni de que sea benéfico para la trayectoria económica.

El desenlace electoral en Estados Unidos llegará inevitablemente

Por el momento, hay posibilidades de que el candidato demócrata logre la victoria y saque a Donald Trump de la Casa Blanca. Este escenario volvió a impulsar a las bolsas de valores nuevamente ayer jueves. El Dow Jones subió 1.95 por ciento, el S&P 500 avanzó también 1.95 por ciento y el indicador del sector tecnológico, el Nasdaq, añadió una ganancia de 2.59 por ciento a los beneficios obtenidos el miércoles.

Empieza a perfilarse un ganador, los mercados celebran porque conocen el paquete económico que aplicará, más estímulos fiscales de manera especial. ¿Y eso que tiene que ver con el peso mexicano?, la respuesta es: todo. En el siguiente punto le decimos por qué.

México es un destino de refugio, con relativa estabilidad política y una economía golpeada, pero relacionada estrechamente con su vecino del norte. La recuperación estadounidense “jalará” y “estabilizará” sí o sí a la de México. Conforme disminuye la incertidumbre los capitales, especialmente estadounidenses, que buscan rentabilidad, tienen en los mercados financieros de su vecino del sur una de las mejores opciones.

Basta verlo sólo por tasa de interés, en septiembre pasado el banco central mexicano bajó su tasa de referencia a 4.25 por ciento, pero en Estados Unidos las tasas están cercanas al cero absoluto. Por lo tanto, hablamos de 425 puntos base, una rentabilidad que en pocas naciones se pagan, y en muchas de ellas con mayores riesgos, es evidente que los capitales foráneos se han posicionado nuevamente en el mercado nacional para aprovechar esos 425 puntos base que multiplicado por millones o quizás miles de millones de dólares son rendimientos que nadie en su sano juicio despreciaría, menos si en el país de origen de los capitales se paga cero por ciento.

No solo en EU, también los principales bancos centrales mantendrán las tasas en cero al menos hasta 2023

También entra el covid-19, que ha obligado a reconfinamientos parciales en Europa y que avanza implacable en la mayor parte del territorio de Estados Unidos. El riesgo de una recaída económica es latente, con mayor razón las tasas no subirán e incluso existe la posibilidad de que en algunas partes del planeta se adentren en zona negativa. Por el momento no se espera que suceda en Estados Unidos. En México, la posibilidad de un nuevo confinamiento no es lejana, aunque las autoridades lo han negado. Pero tampoco es probable que su tasa de interés vaya a bajar porque ha quedado demostrado que, ante la falta de estímulos fiscales, la recuperación del consumo no se presentará por medio del descenso abrupto de los réditos, no en las condiciones actuales, por lo que los inversionistas externos consideran que tienen garantizado un rendimiento de al menos 400 puntos base en un escenario de 365 días.

Así, el peso se mueve en estos momentos más por el entorno global, por lo que sucede y/o sucederá en la mayor economía del planeta, que por las condicione locales, mismas que en esencia no se han modificado desde hace meses. Si acaso, ha mejorado la expectativa de desplome del PIB nacional que ya ubica el Fondo Monetario Internacional (FMI) ligeramente arriba de 9 por ciento y no en 10.5 por ciento como a mediados del año. De cualquier forma, será un desplome histórico, el mayor en 90 años.

Entonces, ¿es buena o mala para la economía mexicana la recuperación del peso?

Un peso fuerte siempre es una señal favorable, cuando menos visto desde la óptica de los mercados financieros, ya que habla de cierto atractivo para los capitales foráneos.

También la estabilidad del peso permite que haya menos presiones inflacionarias, Empresas Productivas del Estado como Pemex y CFE reflejen menos impacto en sus balances por pérdidas cambiarias, y que aquellas empresas privadas endeudadas en dólares tengan menos presión sobre sus finanzas.

Pero, la estabilidad cambiaria sujeta a los capitales foráneos siempre tendrá riesgos, sobre todo porque hoy, más que nunca, Estados Unidos enfrenta una de las situaciones más adversas en décadas, y de eso depende el peso. Ligar la fortaleza de nuestra divisa a un incremento de la confianza en la economía nacional no siempre es acertado por increíble que parezca. Vivimos otras épocas.

Noticias relacionadas

VIDEO | Ventas de Microsoft impulsadas por la pandemia