Mercados españoles cerrados

3 cosas que debes tener en cuenta para vender tu piso sin una inmobiliaria con éxito

Consejos para vender nuestra vivienda de particular a particular con éxito. Foto: Pixabay

Es habitual que algunos de nosotros, al decidir vender nuestro piso, optemos por hacerlo sin la ayuda de una inmobiliaria. Así, nos podemos ahorrar una buena cantidad de dinero en comisiones y cuotas por el servicio de intermediación. No obstante, la vía en solitario puede ser un tanto compleja. Nos toca ejecutar todos los pasos necesarios para lograr la venta de la casa y encargarnos al 100% de la gestión de la documentación. Además, por desconocimiento, somos propensos a cometer algunos errores en el proceso. ¿Qué debemos tener en cuenta para lograr hacerlo con éxito? A continuación damos algunos consejos.

1- Fijar un precio de mercado es esencial para vender rápido

Lo primero que debemos tener en cuenta es que el precio que fijemos va a ser determinante en la velocidad de venta. Por este motivo, si nos urge vender la casa, tenemos que ser muy cuidadosos para no pasarnos con el precio. De lo contrario, las probabilidades de encontrar rápido a un comprador se reducen significativamente. En este sentido, es fundamental que investiguemos lo que pasa en el mercado.

Artículos relacionados:

Pero ¿cómo lo hacemos? En primer lugar podemos utilizar las múltiples herramientas de tasación online para valorar nuestro piso. Estas son en su mayoría gratuitas. Pero, eso sí, es recomendable hacer tantas valoraciones como nos sea posible, ya que la diferencia en los resultados que arroja una plataforma u otra puede ser muy grandes. 

Además, podemos tasar nuestro piso con las inmobiliarias online, ya que la mayoría de ellas tienen herramientas parecidas a las webs de valoración gratuitas. Aunque, también es aconsejable pedir la opinión de algunos agentes inmobiliarios de nuestro barrio. Estos, con su conocimiento de la zona, nos podrán ofrecer con más detalle los precios que se manejan en el área por un piso como el nuestro.

También podemos hacer un sondeo de los precios de los pisos similares al nuestro publicados en los portales inmobiliarios. Así, sabiendo a cuánto venden nuestros vecinos y con toda la información que hemos recopilado en nuestra investigación, podemos definir un rango de valores sobre los que podemos movernos y establecer un precio de salida para nuestro piso.

2- A mayor publicidad, mejores oportunidades

Fijar un precio que se ajuste a la realidad del mercado es fundamental, pero publicitar la venta en el mayor número de canales disponibles también lo es. Si nuestro piso no es visible para aquellos que se encuentran en la búsqueda de una vivienda para comprar, difícilmente lograremos cerrar el negocio. Por esto, es aconsejable publicar nuestros anuncios de venta en los portales inmobiliarios y dedicar esfuerzos para lograr que estos sean atractivos y que ofrezcan toda la información necesaria para el potencial comprador. 

Es decir, no basta con especificar la cantidad de metros cuadrados y el número de habitaciones que tiene la vivienda. Debemos describir con detalle las características de nuestro piso, las ventajas que tiene vivir en el barrio y la cercanía de la casa con algunos servicios básicos como, por ejemplo, el transporte público, los centros de salud o los supermercados.

Además, es aconsejable utilizar recursos visuales como fotografías y vídeos para captar la atención de los interesados. De esta manera, el usuario se puede hacer una idea aproximada de cómo es la casa y se verá motivado a contactar para hacer una visita. 

Lo mejor de todo: publicitar nuestra casa en los portales inmobiliarios nos sale gratis, ya que la mayoría de estas webs ofrecen este servicio de forma gratuita a los particulares.

3- Atar el negocio con un contrato de arras para tener seguridad jurídica

Otra cosa que debemos tener en cuenta al vender nuestro piso sin la ayuda de un profesional es que, una vez hemos logrado captar a un comprador, debemos utilizar algunos mecanismos legales para garantizar, en la medida de lo posible, que el negocio se lleve a cabo.

En este sentido, es aconsejable redactar un contrato de arras. Este es un documento privado con plena validez legal, que sirve para dejar bien atadas las condiciones de la venta y las posibles penalizaciones por el incumplimiento de alguna de las partes. Así si, por ejemplo, el comprador en el último minuto decide echarse para atrás con la compra, podemos quedarnos con el dinero que nos entregó en forma de reserva como indemnización.

En Internet abundan muchos modelos de contratos que podemos utilizar de base para redactar el nuestro. Generalmente son gratuitos. Aunque es vital que seamos muy cuidadosos a la hora de elaborar este documento, porque algún error o la omisión de algún dato importante nos puede traer muchos quebraderos de cabeza. Especialmente, porque el notario utilizará este escrito para hacer la escritura de compraventa.