Mercados españoles abiertos en 6 hrs 52 min

3 claves para enseñar una vivienda en venta durante la desescalada

La seguridad es vital a la hora de enseñar una vivienda en venta durante la desescalada. Foto: Pixabay

Desde hace varias semanas los españoles estamos siguiendo un plan de desescalada que, progresivamente, pone fin al confinamiento estricto establecido a causa del coronavirus. Sin embargo, a pesar de que esto supone la vuelta a nuestras rutinas y la posibilidad de tener encuentros con otras personas, las medidas de seguridad, de limpieza y de distanciamiento social no deben relajarse. La sombra de los rebrotes y la probabilidad de perder el terreno que hemos ganado sigue ahí. Pero ¿qué pasa si quiero vender mi piso y necesito enseñar la vivienda a las visitas? Es este artículo contamos algunas precauciones básicas que podemos tener en cuenta.

1- Aportar toda la información posible al comprador antes de la visita

Las visitas no deben durar más tiempo de lo necesario. De hecho, algunas agencias inmobiliarias han reducido la duración de los encuentros a un máximo de 30 minutos. En este sentido, es aconsejable aportar al comprador toda la información que necesite sobre la casa y la operación de forma online o telefónica y con antelación a la visita. 

Artículos relacionados:

De esta manera, el encuentro puede ser breve y se evita que las conversaciones y las explicaciones sobre cuestiones como, por ejemplo, las características de la vivienda, las condiciones de la venta o el precio de la casa alarguen el tiempo de la visita más de lo necesario. 

Además, es recomendable que se limite el número de personas que vienen a ver la vivienda. Por ejemplo, si la propiedad es grande, se puede recibir hasta tres visitantes, más el agente inmobiliario. En cambio, si el inmueble es pequeño se recomienda que no sean más de dos personas. Si se da el caso de que el comprador está sumamente interesado en la casa y necesita la opinión de parientes o familiares, es aconsejable planificar varias visitas en días diferentes.

2- Tomar las medidas de seguridad recomendadas por las autoridades

Es sumamente importante que durante el encuentro se tomen todas las medidas de seguridad recomendadas por las autoridades para evitar los contagios. Esto implica usar mascarillas, guantes o pantallas protectoras dentro de la vivienda y ponerse gel hidroalcohólico (o agua y jabón) para lavarse las manos. 

Asimismo, es aconsejable mantener la distancia de seguridad de dos metros entre personas y evitar aglomeraciones en los espacios pequeños o las zonas comunes de la finca. Por ejemplo, es recomendable evitar el uso del ascensor por sus escasas dimensiones y optar por utilizar las escaleras. Si esto no es posible, los visitantes deberán subir de uno en uno. 

3- Desinfectar la vivienda tras recibir a las visitas

Es recomendable pedir a los visitantes que, en la medida de lo posible, eviten tocar las superficies u objetos de la casa durante la visita. No obstante, una vez que las personas se hayan ido de la vivienda es imprescindible limpiar, ventilar y desinfectar todos los espacios

Es fundamental hacer hincapié en aquellas zonas calientes o en las superficies con las que posiblemente pudieron tener contacto los visitantes como, por ejemplo, los pomos de las puertas, los pasamanos o las sillas o mesas, en el caso de que las hayan utilizado.

En este sentido, es importante utilizar los químicos adecuados. Debemos tener en cuenta que no todos los productos de limpieza sirven para desinfectar. Por esto, antes de recibir a las visitas, debemos adquirir aquellas soluciones que sean efectivas contra el virus. El alcohol y la lejía son los más utilizados, pero estos en algunos casos pueden resultar un poco agresivos. Por este motivo, debemos comprar varios tipos de productos para que podamos hacer una limpieza integral sin perjudicar ningún objeto.