Mercados españoles cerrados

3 claves para ganar dinero con tu casa

 

¿Pensando en vender su casa? La reactivación del mercado inmobiliario durante los últimos meses hace que la actualidad sea un buen momento para deshacerse de ella y obtener más dinero con la operación. ¿Cómo? En este artículo se desgranan tres claves para sacar beneficio monetario a la vivienda: vender y comprar otra más barata, aprovecharse de la segunda residencia y alquilarla para sacar todo el partido a tu piso.
Clave 1. Vender ¡y comprar más barato!
La reactivación del mercado inmobiliario durante los últimos meses ha propiciado que el precio de la vivienda haya subido. Según el Informe de Tendencias del Sector Inmobiliario realizado por Sociedad de Tasación (ST), el importe medio de la casa nueva creció un 1,9% en la segunda mitad del 2016. Es una buena noticia si se plantea vender su piso.

  • Sepa cuánto vale su casa en un minuto.


Clave 2. ¿Usa de verdad su segunda vivienda?
La segunda vivienda no siempre está bien rentabilizada: se utiliza muy poco, genera muchos gastos e impuestos y hasta puede representar más de un problema a los propietarios.

Para evitar estos escenarios, y aprovechando el repunte en el precio de los pisos, la solución pasa por vender. La operación puede ser muy rentable, si se respetan ciertos límites: habrá que fijarse en el coste de su adquisición y calcular cuáles son los beneficios que irán a la cuenta corriente.
Clave 3. Vivienda para invertir
Alquilar y buscar una rentabilidad a la casa siempre ha sido una práctica muy habitual entre algunos de los inversores. Los últimos datos del sector inmobiliario apuntan que el rendimiento por arrendamiento es más elevado que el que se puede encontrar a través de los productos destinados para el ahorro. Su interés supera el 5%, frente al 1% que ofrecen depósitos a plazo, pagarés bancarios o cuentas de alta remuneración.
Ajustarse a la nueva situación laboral
Puede que, como consecuencia de los ajustes dentro de la empresa en donde trabaje, le hayan bajado su salario. En este caso, una de las alternativas para mantenerse dentro del presupuesto familiar pasa por vender la vivienda actual e irse a otra igualmente cómoda, pero no tan amplia y a lo mejor sin tantas habitaciones. Esto puede ser muy rentable para los intereses de los vendedores, sobre todo porque conseguirán dotarse de mayor liquidez tras esta transacción monetaria. El fruto de esta operación inmobiliaria podrá generar un saldo positivo. El único requisito para su éxito consistirá en saber esperar con mucha inteligencia.