Mercados españoles abiertos en 1 hr 29 mins

Gana la lotería, pero la mejor noticia se la dieron después

Diane Bishop fue diagnosticada con cáncer en abril del año pasado. Desde entonces, la enfermedad se fue diseminando desde el seno hasta su pulmón y el hueso pélvico. La mujer canadiense ya se había sometido a tres rondas de quimioterapia y radiación, pero su organismo no respondía al tratamiento y su sistema inmune era cada vez más débil.

Tampoco podía renunciar a su trabajo ya que era madre soltera y no podía darse el lujo de dejar de cobrar un sueldo. Si lo hacía, entre el seguro de desempleo y los beneficios por discapacidad, cobraría solo 1,127 dólares al mes, una suma que apenas cubría su hipoteca.

Pero el pasado 18 de octubre, CBC News publicó un artículo sobre su lucha, y la historia tomó un nuevo giro. Comenzaron a llegar desconocidos a su tienda para animarla y ayudarla con dinero, y sintiéndose un poco más holgada, invirtió en un capricho: un raspadito de la lotería. Y como un merecido golpe de suerte, después de haber vivido una cadena de agonías, se ganó el premio mayor: un millón y medio de dólares canadienses. ¡Pero eso no fue todo!

Su médico fue quien le dio una noticia que le cambió la vida. Su organismo estaba comenzando a responder al tratamiento y el cáncer había empezado a ceder. Con sus finanzas aseguradas, Diane pudo renunciar a su trabajo y confiesa que el estrés y la ansiedad de estar enferma se habían ido… que ahora solo espera que el cáncer la deje tranquila por un buen tiempo y poder vivir un poco más.