Mercados españoles cerrados
  • IBEX 35

    8.168,00
    +6,90 (+0,08%)
     
  • Euro Stoxx 50

    3.725,39
    -29,21 (-0,78%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0187
    -0,0063 (-0,61%)
     
  • Petróleo Brent

    94,46
    +0,34 (+0,36%)
     
  • Oro

    1.792,40
    -14,50 (-0,80%)
     
  • BTC-EUR

    22.821,06
    -47,85 (-0,21%)
     
  • CMC Crypto 200

    533,20
    -2,02 (-0,38%)
     
  • DAX

    13.573,93
    -88,77 (-0,65%)
     
  • FTSE 100

    7.439,74
    -8,32 (-0,11%)
     
  • S&P 500

    4.145,19
    -6,75 (-0,16%)
     
  • Dow Jones

    32.803,47
    +76,67 (+0,23%)
     
  • Nasdaq

    12.657,55
    -63,04 (-0,50%)
     
  • Petróleo WTI

    88,53
    -0,01 (-0,01%)
     
  • EUR/GBP

    0,8431
    +0,0003 (+0,03%)
     
  • Plata

    19,86
    -0,26 (-1,30%)
     
  • NIKKEI 225

    28.175,87
    +243,67 (+0,87%)
     

15 sitios mágicos de Cataluña que deberías conocer

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·23 min de lectura
En este artículo:
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
Vista aérea de Barcelona. (Photo: Getty Images)
Vista aérea de Barcelona. (Photo: Getty Images)

Vista aérea de Barcelona. (Photo: Getty Images)

Llega el verano, las ganas de desconectar de la rutina diaria y una pregunta se hace común en multitud de hogares españoles e internacionales: cuáles son los mejores sitios para visitar en Cataluña.

La región española, según los datos publicados el pasado 1 de junio por el INE, Cataluña fue en abril la comunidad con una mayor cantidad de turistas. En total, España recibió ese mes 6,1 millones de turistas internacionales, de los que casi 1,2 eligieron Cataluña como su opción para visitar nuestro país.

Aunque los datos no son los previos a la pandemia, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, afirmó que en este verano de 2022 se recuperarán los niveles previos.

Cataluña es una autonomía que tiene todo. Desde Barcelona hasta el Pirineo pasando por las impresionantes playas y municipios de la Costa Dorada y de la Costa Brava. Desde Francia hasta la Comunidad Valenciana, la autonomía catalán es un lugar único para viajar en vacaciones.

Desde El HuffPost te ofrecemos una guía son los sitios para visitar en Cataluña que no te puedes perder.

1. Barcelona

Si alguien se pregunta qué visitar en Cataluña, la primera respuesta es fácil: Barcelona. Con más de 1,6 millones de personas, la ciudad condal es la segunda ciudad más poblada de España y un destino único para pasar las vacaciones de verano.

Dentro de la ciudad y como una de los obligados sitios que visitar en Cataluña emerge el templo expiatorio de la Sagrada Familia. Esta obra de Antoni Gaudí, que comenzó en 1882 y que está inacabada, es uno de los reclamos más importantes del país por sus fachadas únicas y las torres que las secundan y que, con sus 172 metros cuando se terminen, se convertirán en las más altas del mundo.

La Sagrada Familia de Barcelona. (Photo: Getty Images)
La Sagrada Familia de Barcelona. (Photo: Getty Images)

La Sagrada Familia de Barcelona. (Photo: Getty Images)

Otra actividad que hay que hacer sí o sí en Barcelona es recorrer el puerto marítimo y Las Ramblas, una avenida de kilómetro y medio que va desde Colón a la Plaza Cataluña. Durante todo su recorrido, los turistas y las actividades son una constante, así como cuenta con espacios tan conocidos como el mercado de La Boquería, el mosaico de Miró y la fuente de Canaletas, un lugar de peregrinación si te gusta el fútbol y eres del FC Barcelona, ya que ahí celebra sus títulos.

Además, también están el Liceo y el Palau Güell, dos de los edificios más simbólicos de la ciudad, así como la Plaza Real. Los barrios Gótico y Born, aledaños a Las Ramblas, son dos de las principales zonas para perderse por sus calles.

¿Y el Park Güell? Ya no solo de Barcelona, el Park Güell es uno de los sitos bonitos de Cataluña y España. Declarado Patrimonio de la Humanidad y construido por Gaudí, sus edificios, sus esculturas y sus maravillosas postales lo convierten en uno de los puntos más turísticos de España. Es imposible no conocer la Escalinata del Dragón.

El Park Guell de Barcelona. (Photo: Getty Images)
El Park Guell de Barcelona. (Photo: Getty Images)

El Park Guell de Barcelona. (Photo: Getty Images)

Ver Barcelona desde las alturas es un plan que muchas personas marcan en rojo en sus agendas. Para poder ver la ciudad desde el área, subir a la montaña de Montjuic o ir al Tibidabo, el punto más alto con 572 metros, son planes fantásticos.

En Montjuic se puede visitar el castillo y la fortaleza militar, así como el Estadio Olímpico Lluís Companys, la Torre Calatrava o la Fuente Mágica de Montjuic. Por su parte, en el Tibidabo, además del parque de atracciones, se puede admirar la iglesia dedicado a Don Bosco y subir a la Torre de Collserola, el que es el punto más alto de la zona.

2. El Bages

No solo la provincia de Barcelona es Barcelona. Fuera de la capital hoy otros imprescindibles sitios para visitar en Cataluña y, uno de ellos, es la comarca del Bages. 

Con Manresa a la cabeza, está comarca situada a poco más de 50 kilómetros de Barcelona recibe miles de turistas cada año. Una de las excusas para acudir a esta ciudad es ver la basílica de la Seu, de estilo gótico, tras el puente viejo que cruza el río Cardener.

La Cueva de Sant Ignasi, a la que se retiró Ignacio de Loyola, la plaza mayor con el Ayuntamiento o el parque de la Sequía son otros puntos de interés si uno decide desplazarse a Manresa.

En la misma comarca también hay otros atractivos como el Monasterio de Montserrat o el municipio de Cardona. El primero, ubicado en la montaña que lleva su nombre a más de 700 metros de altura, es un punto imprescindible para los creyentes de toda España y un sitio referencia a nivel mundial.

Por su parte, Cardona cuenta con un casco antiguo que permite un viaje al pasado y un castillo de más de 1.100 años y que está considerada como una de las fortalezas medievales más importantes de Cataluña.

La catedral de Manresa. (Photo: Getty Images/EyeEm)
La catedral de Manresa. (Photo: Getty Images/EyeEm)

La catedral de Manresa. (Photo: Getty Images/EyeEm)

3. Vallés occidental

A escasos kilómetros de Barcelona ciudad, justo detrás de la sierra de Collserola, se encuentra San Cugat del Vallés, un bonito municipio de 90.000 personas al que se puede ir con facilidad en transporte público desde la capital.

En un día se puede ver este turístico lugar en el que su monasterio levantado sobre una antigua fortificación romana es uno de los pilares turísticos de la ciudad. Tras casi 100 años desde que se declarara Bien Cultural y de Interés Nacional, este espacio es un lugar mágico de obligada a visitar.

Otro lugar de interés turístico en San Cugat del Vallés es el primer museo de Europa dedicado a Marilyn Monroe, un sitio particular creado por la Casa Museu–Cal Gerrer.

Sea uno más o menos fan de Monroe, este museo garantiza conocer la vida de la actriz más de cerca, ver fotografías inéditas, libros de la celebrity o incluso cabellos suyos.

Además, en esta misma comarca se encuentra Terrasa, la que es una de sus capitales. El Museo Textil, el de Ciencia o el parque de Vall Paradís componen algunos de los espacios más turísticos de la ciudad.

El monasterio de San Cugat del Valles. (Photo: Getty Images/iStockphoto)
El monasterio de San Cugat del Valles. (Photo: Getty Images/iStockphoto)

El monasterio de San Cugat del Valles. (Photo: Getty Images/iStockphoto)

4. El Garraf

Sitges y Vilanova i la Geltru son dos de los lugares más especiales. En cualquier guía sobre sitios para visitar en Cataluña aparecen estas dos localidades como enclaves en los que disfrutar y desconectar.

Sitges es, sin duda alguna, uno de los sitios de moda de la costa de Barcelona. Sus edificios modernistas o de indianos aparecen en cualquier rincón y, combinados con las casas blancas de pescadores, hacen que pasear por sus calles sea todo un placer para la vista.

El Palau Maricel está lleno de obras de arte partes del país. Su recorrido desde el siglo X hasta el realismo y figuración de la primera mitad del siglo XX impresiona a todo aquel que se acerca a visitarlo. Igual que el museo Cau Ferrat, que fue propiedad de Santiago Rusiñol, y que cuenta con obras dePicasso o El Greco.

Otro de los rincones especiales de Sitges es la iglesia barroca de Sant Bartolomeu, que se encuentra en el paseo marítimo y que sirve para observar toda la costa de Sitges.

Precisamente, bañarse en las playas de la ciudad es una opción perfecta para quitarse el calor de encima, así como disfrutar del impresionante ambiente nocturno que hay en toda las arterias del centro de la ciudad.

Por su parte, en Vilanova i la Geltru también se podrá disfrutar de las aguas del Mediterráneo o recorrer el barrio marinero, donde se cuentan combates contra piratas que forman parte de la historia de la ciudad.

Además, la localidad costera alberga siete museos recomendables: el museo Víctor Balaguer, el espacio de arte moderno Torre Blava-Espai Guinovart, el centro marinero Espai Far, el Centro de Arte Contemporáneo, la Masía d’en Cabanyes y el Museo del Ferrocarril de Cataluña.

Por último, se puede caminar entre caballos en libertad dentro del Parque Natural del Garraf, gracias al refugio de caballos de la Fundación Miranda.

La costa de Sitges. (Photo: Getty Images)
La costa de Sitges. (Photo: Getty Images)

La costa de Sitges. (Photo: Getty Images)

5. Vilafranca del Penedès

¿Qué ver en Cataluña? ¿Qué ver en la provincia de Barcelona? Vilafranca del Penedès y toda la comarca del Alto Penedés son una excusa perfecta para viajar a esta zona y aprovechar su pareja natural y su llamativa ciudad.

Lo primero de todo, si eres amante de la historia y te gusta conocer culturas pasadas, a escasos kilómetros se encuentra Olérdola, un yacimiento arqueológico amurallado con restos íberos, romanos y medievales. Ahí se puede recorrer el castillo o visitar la iglesia de San Miguel.

Si ese municipio aparece antes de llegar a Vilafranca del Penedés, ahí ya sí o sí uno tiene que ir a la plaza Jaume I, la más importante y la que alberga el monumento más turístico: la basílica de Santa María y su cripta. Considerada como el primer edificio parroquial de Cataluña, esta nave de estilo gótico está construida sobre otro románico previo.

Además, en la propia plaza de Jaume I hay otros edificios que merecen la pena visitar: el Palacio Real, el Palacio Baltà , la Capilla de los Dolores y la de San Peregrino o la Casa Claramunt.

Fuera de la zona más medieval, hay un sitio que llama la atención y consigue que año tras año sea objetivo de miles de personas: la casa Miró, un templo modernista.

Todo ello, sin olvidarnos de su magnífica ruta por las bodegas de la zona en la que se podrá degustar los mejores vinos del lugar.

Vista de uno de los rincones de Vilafranca del Penedés. (Photo: Getty Images/iStockphoto)
Vista de uno de los rincones de Vilafranca del Penedés. (Photo: Getty Images/iStockphoto)

Vista de uno de los rincones de Vilafranca del Penedés. (Photo: Getty Images/iStockphoto)

6. Vic

Por último y antes de salir de la provincia de Barcelona para adentrarnos en la de Girona emerge Vic, un municipio de más de 45.000 habitantes situado a una hora escasa de Barcelona.

Entre sus zonas más turísticas está la plaza Mayor, una de las más grandes del país en las que siempre hay algún tipo de actividad festiva y en la que se monta el mercado semanal. A escasos metros, emerge la Casa Comella, construida por Gaietà Buïgas y que tiene uno de las fachadas más únicas e icónicas.

Otro enclave imprescindible es la catedral con el campanario más alto de Cataluña de estilo románico.

Todo ello, sin olvidarnos de la curtidería que hay junto al río Mèder. Estos talleres en los que antiguamente curtían y trabajaban las pieles se están recuperando para permitir al turista revivir tiempos pretéritos.

Vista aérea de Vic. (Photo: Getty Images/iStockphoto)
Vista aérea de Vic. (Photo: Getty Images/iStockphoto)

Vista aérea de Vic. (Photo: Getty Images/iStockphoto)

7. Girona

Uno de los sitios para visitar en Cataluña es Girona. Toda su provincia y su capital hacen las delicias de los turistas. Playas, montañas, zonas históricas, calles que han sido escenarios de las mejores producciones y un ambiente especial hacen que este lugar siempre esté entre los que más visitantes recibe al cabo de un año.

En Girona hay un elemento arquitectónico que destaca por encima del resto: la iglesia de Santa María, es decir, la catedral y sede del obispado de Girona. Su fama es tan grande que es uno de los escenarios del que se enamoraron los productores de Juego de Tronos, la exitosa serie de ficción de HBO, para situar el Gran Septo de Baelo.

Ubicada en el casco antiguo de la ciudad, la catedral de Santa María cuenta con la nave gótica más ancha del mundo (22,98 metros) y la segunda más ancha de cualquier estilo, solo superado por la basílica de San Pedro del Vaticano. Pero para acceder a ella, el visitante tendrá que subir los 90 escalones de estilo barroco que la separan de la calle y la elevan a las alturas.

La catedral de Girona. (Photo: Getty Images)
La catedral de Girona. (Photo: Getty Images)

La catedral de Girona. (Photo: Getty Images)

No solo la catedral aparece en Juego de Tronos, también numerosas vías de la ciudad y lugares como los Baños Árabes, otro espacio al que hay que acudir sí o sí. Este lugar, situados próximos a la catedral, es una construcción románica de finales del siglo XII y mezclan el estilo de una terma romana con un baño árabe, ya que utilizan el sistema calor por vapor.

Otro monumento que hay que ver dentro de la capital gerundense es el Monasterio de Sant Pere de Galligans, cuyo claustro de estilo romántico con más de un milenio de historia te dejará boquiabierto. Actualmente, es sede en la ciudad del Museo de Arqueología de Cataluña.

Finalmente, y aunque la escalonada calle de la Pujada de Sant Domènec y la iglesia de San Martí llamen la atención, la ciudad está cargada de rincones especiales y únicos.

Además y para continuar viendo edificios cargados de historia, uno solo tiene que recorrer los poco más de 70 kilómetros que separan Girona de Rosas. Ahí aparece la conocida como Ciudadela de Rosas, una fortaleza con más de 600 años de historia en la que quedan restos de una villa romana con la perfecta escultura de un monasterio que se mantiene en pie. Se puede completar con el el dolmen de la Creu d’en Cobertella, el primer punto de la conocida como Ruta Megalítica.

Si uno busca playa y sol, la costa de Rosas acostumbra a estar llena de turistas con ganas de satisfacer estos deseos.

Vista de Girona. (Photo: Getty Images)
Vista de Girona. (Photo: Getty Images)

Vista de Girona. (Photo: Getty Images)

8. Alto Ampurdán

La comarca del Alto Ampurdán, en plena Costa Brava, es uno de esos sitios bonitos de Cataluña que hay que ver. En esta zona se encuentran municipios tan turísticos como Figueres, Cadaques o Peralada.

Trasladarse de Girona a Figueres es sencillo. Tan solo hay que recorrer los 50 kilómetros que los separan para llegar a una localidad que cuenta con el castillo de San Ferrán, a poco más de 15 minutos del centro y considerado como la fortaleza moderna más grande de Europa. En total, algo más de 32 hectáreas en las que uno se cansa de caminar. Incluso se puede ir por el foso o bajar a la parte subterránea para hacerse una idea de cómo era vivir ahí hace siglos.

Pero si hay algo por lo que llama la atención Figueres es por el homenaje permanente que hay en cada rincón a Salvador Dalí. En la calle Monturiol se encuentra la Casa Natal del artista, donde residía su familia y en la que su padre tenía su notaria. Además, también emerge el teatro-museo sobre él.

La ruta por la comarca hace que el visitante se traslade otros 35 kilómetros al este, hasta llegar a la costa en Cadaqués, uno de los municipios más turísticos de la Costa Brava.

La ciudad gerundense de Cadaqués. (Photo: Getty Images)
La ciudad gerundense de Cadaqués. (Photo: Getty Images)

La ciudad gerundense de Cadaqués. (Photo: Getty Images)

Ahí, si uno quiere seguir conociendo más de cerca la vida de Dalí, también lo puede hacer. En Portlligat se puede ver la casa que compró con Gala para vivir delante de la playa. Además, en la playa Grande se encuentra la estatua que le homenajea y con la que se podrá el visitante inmortalizar en una foto. Como curiosidad, Lorca también tiene la suya.

Finalmente, en Cadaqués se podrá disfrutar de sus playas y calas únicas, así como de los miradores que ofrecen una vista privilegiada de la zona.

Por último, y para seguir conociendo ese lugar, hay que dedicar un día a ver Peralada. Escasamente cuenta con 2.000 personas, pero puede presumir de tener uno de los castillos más impresionantes y que mejor lucen en la actualidad.

La que en en su día fue residencia de los condes del municipio se levantó en el siglo XIV y tiene en su puerta principal y en las dos torres que la acompañan su parte más atractiva. Actualmente, en su interior se encuentra un casino.

Junto al castillo y al casco histórico repleto de calles estrechas con encanto, también se puede visitar el museo del Castell de Peralada o el Claustre de Sant Domenech.

El castillo de Peralada. (Photo: Getty Images)
El castillo de Peralada. (Photo: Getty Images)

El castillo de Peralada. (Photo: Getty Images)

9. La Garrocha

Otra comarca que es una de las fijas en las listas de lugares para visitar en Cataluña es La Garrocha, con Olot y Besalu al frente.

Alejada y sin ningún tipo de conexión con la costa se encuentra este territorio que tiene uno de los pueblos más bonitos de España. En cada ránking de este tipo se incluye Besalu. Es un fijo año sí, año también.

Cruzar el puente románico de Besalú supone toda una experiencia y un viaje directo al medievo. Cada serie ambientada esa época podría estar rodada en este municipio y, de hecho, Westworld, una de las más famosas de la plataforma HBO, se grabó parte de la tercera temporada ahí. Su estado de conservación deja boquiabierto a todo aquel que lo visita.

Al otro lado del puente, llama la atención las torres de defensa que hay, así como todo el casco histórico y la judería. En la iglesia de Sant Vicent, del siglo XII, se encuentra una reliquia de la Vera Cruz, un punto clave para muchos peregrinos del mundo.

A 20 minutos en coche de Besalú está Olot, un municipio de unas 30.000 personas situado en un paraje natural único. Conocido popularmente como la ciudad de los volcanes, forma parte del Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrocha.

Hacer excursiones por la zona para ver los volcanes de Montsacopa o el Montoliveto o ver el jardín botánico del Parc Nou te hará perderte en medio de paisajes naturales.

El puente de Besalú. (Photo: Getty Images)
El puente de Besalú. (Photo: Getty Images)

El puente de Besalú. (Photo: Getty Images)

10. Ripollès

Cerca de Olot se encuentra la comarca del Ripollès, un destino en el que la naturaleza vuelva a reinar pero en el que no hay que olvidar monumentos históricos de gran valor. Por ello, Ripoll, Camprodon y Beget son tres sitios para visitar en Cataluña.

En Ripoll la joya de la corona es el monasterio de Santa María, construido en el siglo IX por Guifré el Pelós. Su portada está considerada por los expertos como una de las mejores obras del románico catalán y en ella se dibujan episodios de la Biblia. Por su parte, la basílica de Santa María es también un atractivo, así como la necrópolis en la que se encontraron 65 tumbas de distintas épocas.

El museo Etnográfico, próximo al monasterio, permite conocer de primera mano cómo era la vida en la comarca, ya que se exponen objetos relacionados con los trabajos que desempeñaban.

Todo ello, rodeado del magnífico paraje que ofrece el Parque Natural de las Cabeceras del Ter y del Freser, un lugar idóneo para hacer sendas, excursiones y desestresarse rodeado de montañas de casi 3.000 metros de altura. Un espacio ideal para desconectar y recargar pilas en medio de la naturaleza.

Beget y Camprodon son dos municipios pequeños pero que también acostumbran a aparecer en las listas de pueblos más bonitos. Sus calles medievales, puentes y entorno hace que visitarlos sea un placer para la vista.

Beget, situado en un bonito pareja natural. (Photo: Getty Images/iStockphoto)
Beget, situado en un bonito pareja natural. (Photo: Getty Images/iStockphoto)

Beget, situado en un bonito pareja natural. (Photo: Getty Images/iStockphoto)

11. Tarragona

Tras Barcelona y Girona, otro de los sitios para visitar en Cataluña es la provincia de Tarragona y, especialmente, la capital de la provincia. Una ciudad cargada de historia y monumentos que se combinan perfectamente con poder tomar el sol en la playa y bañarse en las aguas del mar Mediterráneo.

De toda la ciudad, el enclave que más gusta a los turistas es el anfiteatro romano, que data de finales del siglo II. En él se pueden imaginar las batallas de gladiadores y de personas contra animales que se celebraban. Actualmente se mantienen parte de las gradas de piedra, que en su día eran capaces de albergar a unas 14.000 personas. En su interior se pueden observar los restos que quedan de la iglesia de Santa María del Miracle, levantada un milenio después.

Por toda la ciudad hay monumentos que te permiten imaginar cómo era la vida hace dos milenios. Por ejemplo, la plaza del Forúm se ha levantado sobre el que fue el antiguo Foro Provincial romano y alberga uno de los pórticos de la época (además de edificios cargados de simbolismo e historia). Pero los restos de este Foro Provincial no solo se encuentran en esta plaza, en la del Pallol están una puerta, una bóveda y las pilastras del antiguo beaterio.

El anfiteatro romano de Tarragona. (Photo: Getty Images)
El anfiteatro romano de Tarragona. (Photo: Getty Images)

El anfiteatro romano de Tarragona. (Photo: Getty Images)

Ahí, además, hay una maqueta de la ciudad que da al visitante una idea de cómo era Tarraco durante la época romana.

Por si se quiere seguir conociendo la parte histórica, también se puede recorrer el más de kilómetro de la antigua muralla, la más antigua no localizada en Italia, o el acueducto de Les Ferreres. Por último, el Museo Arqueológico Nacional de Tarragona alberga piezas únicas.

Otra opción para conocer más de cerca la ciudad es visitar la catedral de Santa Tecla, en la parte más alta del casco histórico y construida en el siglo XIV sobre un templo romano. En ella se pueden apreciar tanto sellos propios del estilo románico y del gótico.

Ya cerca del mar, se puede recorrer el paseo de más de un kilómetro de la Rambla Nova, la principal avenida de la ciudad y que termina en el Balcó del Mediterrani, un mirador ubicado a 40 metros sobre el nivel del mar. Desde ahí se puede tener una panorámica única de la costa, del puerto marítimo y del anfiteatro.

Cerca de Tarragona también hay lugares muy turísticos como Salou o Cambrils, donde ir a disfrutar de la playa, el mar y del ambiente nocturno tarraconense es el abecé de la mayoría de sus turistas.

Además, se encuentra el parque de atracciones de PortAventura, considerado como uno de las principales atractivos de la Costa Dorada y el parque de atracciones más visitado de España.

En la instalación, dividida en varias zonas, destacan fundamentalmente el Shambhala, el Draghon Khan (icono del parque desde sus inicios con sus velocidades de vértigo y sus ocho loopings), el Furius Baco o la Stampida.

La atracción Shambhala, en PortAventura. (Photo: Getty Images)
La atracción Shambhala, en PortAventura. (Photo: Getty Images)

La atracción Shambhala, en PortAventura. (Photo: Getty Images)

12. Bajo Campo

Además de Cambrils, mencionado anteriormente, la comarca del Bajo Campo ofrece varias posibilidades turísticas de mucho nivel. Por ejemplo, Reus o Prades son dos lugares para visitar en Cataluña.

En la primera ciudad, capital de la zona, lo más visitado es la plaza Mercadal, situada en pleno casco. Más allá de sus simbólicos soportales, destacan los edificios modernistas que la rodean. Uno de ellos es la Casa Navàs, construida a comienzos del siglo pasado por el arquitecto Lluís Domènech i Montaner. Otro espacio de la plaza que hay que visitar es el Gaudí Centro. La ciudad rinde homenaje a uno de los reusenses más célebres con este centro de interpretación sobre su vida con réplicas de sus obras.

Por su parte, la iglesia Prioral de Sant Pere, construida en el siglo XII, combina varios estilos históricos y es otra de las principales atracciones de la ciudad.

Prades, conocido como La Villa Roja, es un lugar idóneo para escapar del calor al estar a 1.000 metros de altura. Sus calles y sus plazas combinan a la perfección con un entorno natural único que permite relajarse y desconectar de la rutina.

La ciudad de Reus. (Photo: Getty Images)
La ciudad de Reus. (Photo: Getty Images)

La ciudad de Reus. (Photo: Getty Images)

13. Delta del Ebro

Tras recorrer los más de 930 kilómetros que hay desde Fontibre, donde nace el río Ebro, hasta el Mediterráneo, el río pasa por ciudades tan importantes como Logroño o Zaragoza. En ellas deja estampas para guardar en la retina.

Sin embargo, es en la zona de su desembocadura donde crea un ecosistema único que lo convierte en una de las zonas que visitar en Cataluña. El delta del Ebro, un humedal que va desde Sant Carles de la Ràpita hasta L´Ampolla, es un Parque Natural considerado Reserva de la Biosfera.

En todo esta zona se pueden observar multitud de especies animales, predominando las aves, así como plantas propias. Las lagunas de la Tancada y L’Encanyissada son dos observatorios de aves en donde se pueden ver flamencos, gaviotas, garzas, cigüeñas, etc. En septiembre se pueden llegar a observar más de 3.000 flamencos. 

Además de las lagunas, el delta del Ebro tiene pueblos bonitos que atraen a muchos turistas cada verano. Deltebre o Sant Jaume d’Enveja son dos ejemplos.

Y una playa especial: la del Trabucador. Durante toda esa playa, estrecha pero muy alargada, se puede caminar teniendo el mar a ambos lados, casi como si fuera una película.

La playa del Trabucador, en el delta del Ebro. (Photo: Getty Images)
La playa del Trabucador, en el delta del Ebro. (Photo: Getty Images)

La playa del Trabucador, en el delta del Ebro. (Photo: Getty Images)

14. Lleida

¿Sitios para visitar en Cataluña? Barcelona es la zona más conocida, Girona y Tarragona, gracias a sus conocidas como Costa Brava y Costa Dorada respectivamente, también logran una gran afluencia de turistas año tras año. ¿Y Lleida?

Quizás sea la más desconocida de las cuatro, pero su capital y su entorno pirinaico hacen que viajar a Lleida no sea una mala decisión y que el visitante acaba enamorado de la zona.

En Lleida ciudad uno puede ir a visitar sus dos catedrales: la vieja y la nueva. La más antigua, la conocida como Seu Vella y construida en el siglo XIII, está situada sobre una colina en pleno centro de la ciudad, al lado del río Segre. En ella se podrán contemplar rasgos del estilo romántico y gótico y, en caso de decidirse y subir los 238 escalones de su torre, se tendrá una vista privilegiada de toda la ciudad.

Por otro lado, la Catedral Nueva, sede de la Diócesis de Lleida, fue construida a finales del siglo XVIII y presenta un estilo barroco. Ir de una a otra no lleva más de 15 minutos de caminata por el centro histórico.

Otro emplazamiento que no se pueden dejar de visitar en la capital ilerdense son el castillo del Rey. Aunque solo se conservan una parte de la muralla y algunas habitaciones, su origen data del siglo IX y fue vivienda de los Reyes de la Corona de Aragón.

Además, otro edificio simbólico de la ciudad es el Ayuntamiento, que se encuentra en el Palacio de la Paeria, del siglo XII. Lo más llamativo de la casa consistorial es que por un lado ofrece un lado románico y por el otro una fachada neoclásica.

La ciudad de Lleida. (Photo: Getty Images)
La ciudad de Lleida. (Photo: Getty Images)

La ciudad de Lleida. (Photo: Getty Images)

15. Valle de Arán

Historia y naturaleza. Un lugar especial que le convierten en un fijo de las listas de lugares para visitar en Cataluña, especialmente si no se busca playa y sí montaña.

El Valle de Arán, con más de 630 kilómetros cuadrados, es un enclave mágico, especial y lleno de belleza se mire por donde se mire. En pleno Pirineos, esta zona alberga municipios como Vielha, Bossòt o Bausén, grandes montañas de la altura del Colomers, Montardo o La Forcarada.

Vielha, la capital de la zona, sede del Conselh Generau d’Aran y el centro de un gran condado, ofrece al visitante una postal única: sobre uno de los puentes que cruzan el río Garona, que pasa por el centro del pueblo, y con el espectacular fondo de los Pirineos y de las casas de piedra típicas de la zona.

Además, se puede visitar la cascada Saut Deth Pish, situada a 17 kilómetros, o miradores desde donde tener una panorámica de la zona, como son el del Lago de Vielha o ell de la Ròca de Sèrra.

Finalmente, en la zona también hay sitios mágicos como Montgarri o la estación de esquí Baqueira y Beret, el resort más grande de España.

Vielha, en el Valle de Arán. (Photo: Getty Images)
Vielha, en el Valle de Arán. (Photo: Getty Images)

Vielha, en el Valle de Arán. (Photo: Getty Images)

Estas 15 zonas son 15 sitios para visitar en Cataluña hacen que haya que visitar la región al menos una vez en la vida. La belleza de sus playas, su entorno natural, la historia de sus ciudades más grandes y de sus pueblos más pequeños, así como la gran cantidad de obras de arte de todas las épocas históricas hacen que esta comunidad española sea la favorita para muchos. Un lugar soñado para disfrutar de las vacaciones.

Así que ya no hay excusa porque ya se sabe que ver en Cataluña, ya solo falta hacerlo.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente