Mercados españoles cerrados
  • IBEX 35

    8.997,00
    +72,00 (+0,81%)
     
  • Euro Stoxx 50

    4.182,91
    +33,85 (+0,82%)
     
  • Dólar/Euro

    1,1608
    +0,0007 (+0,06%)
     
  • Petróleo Brent

    84,74
    +0,74 (+0,88%)
     
  • Oro

    1.769,30
    -28,60 (-1,59%)
     
  • BTC-EUR

    52.784,97
    +2.626,95 (+5,24%)
     
  • CMC Crypto 200

    1.443,11
    +36,37 (+2,59%)
     
  • DAX

    15.587,36
    +124,64 (+0,81%)
     
  • FTSE 100

    7.234,03
    +26,32 (+0,37%)
     
  • S&P 500

    4.471,37
    +33,11 (+0,75%)
     
  • Dow Jones

    35.294,76
    +382,20 (+1,09%)
     
  • Nasdaq

    14.897,34
    +73,91 (+0,50%)
     
  • Petróleo WTI

    82,25
    +0,94 (+1,16%)
     
  • EUR/GBP

    0,8443
    -0,0035 (-0,42%)
     
  • Plata

    23,36
    -0,11 (-0,48%)
     
  • NIKKEI 225

    29.068,63
    +517,70 (+1,81%)
     

China mantiene la ‘mente abierta’ sobre diálogo comecial de G7

·4 min de lectura

(Bloomberg) -- El embajador de China ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) dijo que hay margen para que Pekín trabaje con Estados Unidos, la Unión Europea y otras naciones occidentales en un acuerdo destinado a frenar las prácticas que están en el centro del conflicto comercial que aún persiste entre EE.UU. y China.“China mantendrá la mente abierta a ello”, dijo Li Chenggang en una entrevista en Ginebra el miércoles, su primera conversación conocida con un medio de comunicación occidental desde que fue nombrado en febrero. “Si tenemos una discusión justa y franca sobre los temas, creo que China hará todo lo posible para mantener la mente abierta”.Los ministros de Comercio de las siete economías avanzadas más grandes del mundo están trabajando en una iniciativa destinada a frenar los abusos comerciales de China, como la transferencia forzada de tecnología, los subsidios industriales que alteran el mercado y las acciones que distorsionan el comercio por parte de empresas estatales.

El objetivo del Grupo de los Siete en las conversaciones, que se han estado realizando desde 2017, es producir un acuerdo que pueda ser adoptado finalmente por los miembros de la OMC. Pero lograr que China se una a las conversaciones, cuyo objetivo es aparentemente restringir el modelo económico estatal de Pekín, sigue siendo un gran obstáculo.

Si China se suma, las negociaciones podrían representar el intento más importante de reescribir las normas de la OMC desde que se lanzó la fallida Ronda de Doha de negociaciones comerciales en 2001.

Sin embargo, Li advirtió que las nuevas normas de comercio internacional no deben negociarse en ausencia de China y luego presentarse como un hecho consumado. “No se puede prejuzgar su conclusión y luego poner las normas sobre la mesa y pedir a los demás que simplemente digan ‘sí’ o ‘no’”, señaló. “Eso dificultará mucho el debate”.Una resolución multilateral integral de las prácticas comerciales más divisivas de China lograría mucho más que la tregua bilateral que EE.UU. y China firmaron en 2019 y que dejó sin resolver muchos de los conflictos clave en la relación comercial entre ambos países.

Li dijo que estos temas no se abordaron en la primera fase del acuerdo comercial entre EE.UU. y China porque la Administración Trump nunca apoyó sus acusaciones con pruebas.

“En las negociaciones y discusiones, frecuentemente le pedimos a la otra parte, ‘Por favor, dénnos los hechos’”, dijo Li. “Si hay un problema real en la práctica, lo investigaremos. Si algo está mal, lo corregiremos. Pero no hay hechos”.“La otra parte dice que tal vez algún día tomemos represalias contra nuestras empresas”, agregó Li. “Pero si no puede darme los hechos, ¿qué puedo hacer?”

Ciertamente, EE.UU. publicó un extenso informe en 2018 que detallaba las formas en que el “modelo económico perturbador del comercio liderado por el Estado” de China perjudicó a otras naciones.

El informe señala que China proporciona subsidios masivos que distorsionan el mercado a sus industrias nacionales, ejerce control sobre sus empresas estatales e influye en el precio de factores clave de producción, como la tierra, la mano de obra, la energía y el capital.

El informe estadounidense se refirió a la presentación de Alibaba Group Holding Ltd. a la Comisión de Bolsa y Valores de 2014, en la que se afirmaba que el Gobierno chino “ejerce un control significativo sobre el crecimiento económico de China mediante la asignación de recursos, el control del pago de obligaciones denominadas en moneda extranjera, la fijación de la política monetaria, la regulación de los servicios e instituciones financieras y la concesión de un trato preferencial a determinaas industrias o empresas”.

En cuanto al robo de tecnología, EE.UU. publicó un informe en 2018 en el que se detallaba como las restricciones a la propiedad extranjera de China, las aprobaciones administrativas y los requisitos de las empresas conjuntas en sectores como los vehículos eléctricos y la aviación obligaban a las empresas extranjeras a transferir sus secretos tecnológicos a los chinos.

El informe decía que “las empresas extranjeras no tienen un recurso efectivo en China y han dudado en denunciar estas presiones informales por temor a las represalias del Gobierno chino y a la posible pérdida de oportunidades de negocio”.

Nota Original:China Keeping ‘Open Mind’ on G-7 Talks Aimed at Trade Abuses

More stories like this are available on bloomberg.com

Subscribe now to stay ahead with the most trusted business news source.

©2021 Bloomberg L.P.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente