Mercados españoles cerrados
  • IBEX 35

    8.244,10
    +137,70 (+1,70%)
     
  • Euro Stoxx 50

    3.533,17
    +96,88 (+2,82%)
     
  • Dólar/Euro

    1,0559
    +0,0034 (+0,33%)
     
  • Petróleo Brent

    112,62
    +2,57 (+2,34%)
     
  • Oro

    1.828,10
    -1,70 (-0,09%)
     
  • BTC-EUR

    20.077,69
    -264,09 (-1,30%)
     
  • CMC Crypto 200

    462,12
    +8,22 (+1,81%)
     
  • DAX

    13.118,13
    +205,54 (+1,59%)
     
  • FTSE 100

    7.208,81
    +188,36 (+2,68%)
     
  • S&P 500

    3.911,74
    +116,01 (+3,06%)
     
  • Dow Jones

    31.500,68
    +823,32 (+2,68%)
     
  • Nasdaq

    11.607,62
    +375,43 (+3,34%)
     
  • Petróleo WTI

    107,06
    +2,79 (+2,68%)
     
  • EUR/GBP

    0,8599
    +0,0021 (+0,25%)
     
  • Plata

    21,13
    +0,09 (+0,42%)
     
  • NIKKEI 225

    26.491,97
    +320,72 (+1,23%)
     

5G, tan cerca y tan lejos: las 3 claves de esta tecnología y por qué hay que moderar expectativas

  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
·9 min de lectura
En este artículo:
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.
  • ¡Vaya!
    Se ha producido un error.
    Vuelve a intentarlo más tarde.

En los últimos tiempos, es mucho lo que se viene hablando de 5G. Una tecnología sin dudas disruptiva para las redes móviles, que pasarán a tener una participación aún mayor en la conectividad total al sumar a la actual conexión de personas (a través de sus smartphones) la de los objetos. Pero así como 5G promete una verdadera revolución en las comunicaciones, también es necesario considerar que sus beneficios no llegarán tan pronto como pareciera al escuchar las loas de parte de la industria.

Las redes basadas en tecnología 5G ya son una realidad en varios países, incluyendo a algunos, como China, EE.UU. y Corea del Sur, que avanzan con ritmos de despliegue muy intensos.

Otros están dando sus primeros pasos en la materia, como sucede en Brasil o Chile, por mencionar a algunos en la región. Pero también otros países, como es el caso de Argentina, todavía están en la dulce espera. 

5G, tan cerca y tan lejos: las 3 claves de esta tecnología y por qué hay que moderar expectativas

Para analizar la realidad y perspectivas de 5G es necesario tener muy presente que no se trata simplemente de una tecnología "más rápida". Aporta además una capacidad mucho mayor para conectar simultáneamente múltiples dispositivos así como una menor latencia (tiempo que transcurre entre un estímulo y la respuesta que produce).

Esto hace que ya no se trate simplemente de comunicar personas a través de sus celulares (como viene ocurriendo mayormente desde que arrancó la telefonía móvil) sino que, por su mucha mayor capacidad de conexión simultánea de dispositivos y tiempos de respuesta casi inmediatos, 5G marcará la diferencia a la hora de conectar cosas (objetos, maquinarias, infraestructuras, etc.). Así, estas tres mayores capacidades adelantan un cambio mucho más profundo por delante.

Los nuevos usos gracias al 5G

Por las características mencionadas, 5G no es apenas una versión de 4G potenciada. Hay un cambio profundo en pasar de conectar personas a hacerlo con objetos varios.

Por lo tanto, no alcanza con cambiar a un smartphone 5G para apreciar todas sus virtudes. También deberán desarrollarse nuevos objetos conectables lo que, a su vez, implicará en muchos casos nuevas formas de hacer las cosas. Por supuesto, estas nuevas capacidades tienen otras necesidades, como la ubicuidad (para conectarse sin importar el lugar) y la confiabilidad (para garantizar el funcionamiento de actividades críticas).

5G, tan cerca y tan lejos: por qué hay que moderar expectativas

De este modo, los usos de 5G pueden dividirse en tres grandes grupos, cada uno con distinto timing para lograr una adopción masiva: smartphones, acceso fijo inalámbrico de características similares a la fibra óptica y todo lo que puede agruparse como IoT (Internet of Things) o conectividad de las cosas.

En el smartphone

Por contar con una gran base instalada que naturalmente debe renovarse, es en los smartphones donde primero impacta 5G.

No obstante, inicialmente, no habrá cambios significativos. En materia de velocidad, 5G no aporta mucho en un smartphone. Ya con 4G se pueden ver videos (la aplicación más demandante en términos de velocidad), con lo cual no cambiará ver Netflix o YouTube desde el celular con 5G.

Poco aporta tener una conexión de 200 Mbps si un video en 4K (lo más exigente en la actualidad) sólo necesita 25 Mbps. Los otros 175 Mbps se desperdician. Y por supuesto, no habrá diferencia alguna en los usos más masivos como la mensajería, las redes sociales o hasta una videollamada. 

En el caso de la latencia, esta no impacta demasiado a un smartphone. Por ahora al menos, su aporte puede tener sentido en el caso de algunos videojuegos (especialmente de acción o deportes), aunque quizás no alcanzan como para justificar las inversiones en redes por parte de los operadores. 

5G marcará la diferencia a la hora de conectar cosas (objetos, maquinarias, infraestructuras, etc)

Por el momento, la principal ventaja de 5G en el smartphone es la mayor capacidad de conectar masivamente múltiples dispositivos en forma simultánea.

Por ejemplo, cualquiera que haya concurrido a un estadio a ver un partido de fútbol o un show multitudinario sabe que el celular reduce mucho su funcionalidad, ya que las tecnologías actuales no soportan tantos dispositivos conectados simultáneamente.

Lo mismo puede aplicarse en cualquier lugar con alta densidad de personas (y sus celulares). En otras palabras, para el usuario de un smartphone, 5G significa tener servicio y buena prestación en ámbitos de alta concurrencia.

Claro que para que esto suceda, no sólo hace falta que las redes 5G estén disponibles, sino también que los usuarios tengan equipos "5G ready". No obstante, en cuanto al uso en sí, para un usuario de 4G no existe actualmente diferencia significativa en el uso en cuanto a qué puede hacer con 5G.

En el hogar

Por lo tanto, las expectativas de la industria respecto de 5G se fundamentan básicamente en los usos no tradicionales de las redes móviles.

La principal ventaja de 5G en el smartphone es la mayor capacidad de conectar masivamente múltiples dispositivos

El primero en orden de desarrollo será seguramente el acceso fijo inalámbrico. Con velocidades que pueden estar a la par de las de las conexiones cableadas de mayor capacidad, la tecnología 5G permite a los operadores no sólo competir con las redes cableadas existentes, sino también llevar más fácilmente banda ancha de gran capacidad a zonas sin cobertura. Además, con una instalación mucho más simple que desplegar un cable hasta el interior del hogar. 

A modo de ejemplo, a un año del lanzamiento en los EE.UU. de su servicio de acceso fijo inalámbrico basado en 5G, el operador T-Mobile ya cuenta con 1 M de suscriptores, de los cuales 1/3 son de áreas rurales.

Con capacidades en términos de velocidad y de latencia similares a la fibra óptica, algunos hasta la llaman "fibra inalámbrica". Más allá de la denominación marketinera, se trata de una buena alternativa, no sólo en áreas rurales sino también en suburbanas, donde compite frente al ADSL o los inalámbricos tradicionales así como también con el acceso a Internet por cable de los operadores de TV.

En los objetos

Pero más allá de lo que ocurra en el rubro smartphones o acceso fijo inalámbrico, la verdadera revolución que promete 5G estará dada por lo que ocurra con el IoT (Internet de las cosas).

5G: el primero en orden de desarrollo será seguramente el acceso fijo inalámbrico

Esto es, el uso de la red para interconectar un sinfín de objetos tales como sensores, interruptores, máquinas industriales, infraestructura urbana, etc. En este aspecto, el IoT se beneficia por la mayor densidad de dispositivos conectados simultáneamente (con una capacidad entre 10 y 100 veces superior) que habilita 5G así como la menor latencia (algo fundamental, por ejemplo, en operaciones remotas, vehículos de conducción autónoma, drones y más).

Estos usos todavía forman parte mayormente de pruebas piloto y demos ya que todavía se está determinando el foco de los desarrollos, identificándose sectores y actividades más propicias para implementaciones. Las posibilidades son muchas aunque la viabilidad no siempre acompaña. 

Baño de realidad

Es sabido que la industria TIC es propensa a generar expectativas ante la llegada de cada nueva tecnología. No está mal que así sea ya que esos avances son los que permiten también que el resto del ecosistema, así como sus usuarios (sean individuos u organizaciones) puedan planificar y desarrollar los futuros usos y planificar en consecuencia.

Pero a veces también es necesario tener presente que se trata de una evolución que se da progresivamente, en la medida en que maduran estas tecnologías, los productos relacionados, las aplicaciones habilitadas y hasta la mentalidad de los usuarios. Esto es aplicable también a la tecnología 5G.

5G: el IoT se beneficia por la mayor densidad de dispositivos conectados simultáneamente

Por eso, a la hora de hacer una comprobación de la realidad no queda otra alternativa que moderar expectativas respecto de 5G, aunque no por esto despreciando su capacidad transformadora. 

En el caso de los smartphones, que es donde primero llega 5G, el resultado inicial puede ser bastante decepcionante porque tiene poco para aportar en lo inmediato. Habrá que esperar a que se desarrollen y masifiquen nuevas apps que capitalicen sus mayores capacidades.

Será el caso de usos de realidad virtual, que crea entornos de apariencia real (aunque Zuckerberg quiera llamarla ahora metaverso). También de realidad aumentada, que combina y potencia la realidad con elementos virtuales. Hasta tanto esto no ocurra, es muy posible que haya desazón entre quienes cuenten con equipos 5G

En cuanto al acceso fijo inalámbrico, crecerá en la medida en que lo haga la cobertura en las áreas propicias. No obstante, su difusión no será inmediata, ya que estará muy condicionada a la existencia de tendidos previos de fibra óptica (algo en lo que Argentina ha perdido terreno en los dos últimos años).

Por otra parte, todavía el equipamiento necesario en el hogar (un módem/router 5G) necesita bajar de precio significativamente para ser viable en economías como la de Argentina. Llegará eventualmente, como siempre sucede con la tecnología

5G: con capacidades en términos de velocidad y de latencia similares a la fibra óptica, algunos la llaman "fibra inalámbrica"

Finalmente, y a pesar de lo mucho que se habla al respecto, el IoT en general tardará más tiempo aún en aplicarse masivamente. Es que su utilización requiere, además de la existencia de la infraestructura, de dispositivos varios según lo que se quiera conectar, herramientas de software para administrar a los mismos así como su integración dentro de los sistemas de las organizaciones (públicas o privadas) que los utilicen.

Finalmente, al cambiar la forma de operar, requiere además el rediseño de distintos procesos que los involucren. 

Moderar expectativas

Por todo lo que promete, sumado al "bombo" generado por los más interesados, las expectativas respecto de 5G son altas.

Por supuesto, mucha de la fuerte promoción de 5G es impulsada por los fabricantes de equipamiento y componentes para redes móviles. Una situación esperable ya que se ven afectados por las menores ventas de equipamiento 4G, tecnología que ya tiene más de 12 años de vida y que por lo tanto se encuentra muy difundida globalmente y con alto grado de madurez. 

5G: es necesario disponer de la infraestructura, los dispositivos y la integración

No obstante, es cierto que tiene todo dado como para ser una generación que marque un antes y un después en materia de telecomunicaciones, aunque también hay que tener presente que los cambios que promete no se darán en lo inmediato. 

Para que todos estos nuevos usos sean una realidad difundida, es necesario disponer antes de la infraestructura que los soportará, los dispositivos que se conectarán y la integración de éstos con su entorno.

Algo que demandará tiempo, trabajo y dinero. Por lo tanto, es más saludable bajar un cambio, moderar expectativas y contener ansiedades para no verse defraudado por promesas que no podrán cumplirse en el corto plazo. El camino por delante es largo y recién se empieza a recorrer en todo el mundo. No sea cosa que nos invada la decepción.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente