Mercados españoles abiertos en 35 mins.

El exceso de dinero lleva a Noruega a aplicar recortes en el gasto

La otra cara de la moneda

Unos tanto y otros tan poco. Hay países, pocos, muy pocos, donde los recortes en el gasto público no se producen por falta de dinero sino por lo contrario. Y si no que se lo pregunten a Noruega. El rico país nórdico acaba de cambiar de coalición gobernante para dar paso a una liderada por los conservadores. Y con ello acaba de decidir recortar el gasto del enorme chorro de dinero público que procede de sus inmensos yacimientos de petróleo.

La futura nueva primera ministra, Ema Solberg, acaba de anunciar como primera medida de su ejecutivo que recorta en un 1% la cantidad que se gasta al año de ese multimillonario fondo creado sobre los ingresos del oro negro, que acumula un patrimonio de 750.000 millones de dólares, unos 600.000 millones de euros, equivalentes casi al 60% de todo el PIB que es capaz de generar España en un año.

El motivo de fondo es que la economía del país va demasiado bien, en el sentido de que está creciendo bastante, lo que es bueno, pero al mismo tiempo se está descontrolando la inflación, que es malo, y se está revalorizando demasiado la corona noruega. Las exportaciones pueden ser las grandes perjudicadas. El nuevo gobierno, que accederá el poder a mediados de octubre, tendrá que hacer frente a una posible burbuja inmobiliaria, a unos salarios en el sector industrial un 70% superiores a la media de la Unión Europea y a una corona sobrevaluada. Los síntomas de una burbuja en toda regla.

[También de interés: El país rico que invierte con sabiduría porque sabe que dejará de serlo]

La líder del Partido Conservador se había comprometido durante la campaña electoral a tomar esa medida y ahora pretende cumplir su palabra. Esta formación, que se aupó con la victoria prometiendo rebajas de impuestos, quiere rebajar la regla de gasto de ese fondo que establece un límite anual del 4% al 3%.

El partido conservador no quiere ser categórico en este tema y se declara dispuesto a volver a agotar el límite de gasto en caso de que haya una crisis internacional y desaceleración económica. Esta norma sobre el uso del enorme fondo soberano de Noruega, el segundo más rico del mundo después del de China, fue introducida por la coalición laborista saliente hace varios años.

Curiosamente, la buena marcha del fondo es otra de las causas que provoca el debate sobre los límites a su uso. Porque su efecto ha sido parcialmente minado al haberse cuadruplicado el patrimonio de esa bolsa de riqueza desde 2005, lo cual provoca que la cantidad disponible para el gasto cada vez sea mayor.

Además, la propia existencia del fondo provoca incluso fisuras dentro de la coalición de partidos que ha ganado las elecciones. Los conservadores, los liberales y los demócratas cristianos quieren que exista la norma, pero el Partido del Progreso ha hecho campaña para abolir ese límite para permitir una mayor inversión en infraestructura. Ahora, con vistas a entrar en el Gobierno, se muestra más flexible.

Problemas de ricos, de un país, además, suficientemente lúcido para saber cómo administrar sus recursos con el fin de que duren la mayor cantidad de tiempo posible.

IDNet Noticias

@Jorcha